Compras primavera/verano 2016

Imagino que, a estas alturas, el que mas y el que menos habrá empezado con el temido cambio de armarios. El calor ya se va dejando notar y toca sacar todo aquello que guardamos hace unos meses. En el caso de los niños poca cosa o nada se puede aprovechar de un verano para otro, así que toca ir de compras y hacerse con varios modelitos para pasar los meses de calor lo más fresquitos posibles.

En nuestro caso en concreto, como Valkiria parece que cuando más crece es justo durante el verano, de momento nos sirven muchas de las cosas del año pasado como leggings, pantalones cortos y muchas camisetas. Pero aun así hay muchas otras prendas que ya no podemos hacer servir, o porque le están pequeñas o porque este año, ya sin pañal, no son nada útiles, como es el caso de los monos. Me encantan pero este verano no compraremos ninguno porque Valkiria necesita tener la mayor libertad posible en caso de necesitar ir al baño.

Lo que más falta hacía comprar eran sandalias, porque eso si que es imposible aprovechar de un año para otro. De hecho el sábado pasado se empeñó en ponerse unas y aunque se le salía el dedito gordo por delante aun va y me dice: “mamá me están muy bien, no me aprietan delante”… ¡Me meo de la risa con ella!

Nos fuimos de compras con los iaios y compramos varias cosas que he dividido en looks, para hacerlo diferente a como lo hago siempre:

esfera-conguitos-maternidad-verano-compras

Recorrimos varias tiendas pero al final acabamos picando en Sfera. Esta tienda me gusta mucho tanto para Valkiria como para mi. Los tallajes se ajustan bastante bien a su percentil, así que no solemos tener muchos problemas de talla. De todos modos ahora estamos en un momento de impás entre el tallaje de bebé y el tallaje de niña. Por ahora le suele ir mejor la talla más grande de bebé, que suele ser la 24-36 meses, pero como sabéis no todas las marcas tallan igual. Compramos estos pantalones estampados de algodón fresquitos y una camiseta blanca también de algodón con bordados. ¡Si, el blanco es guarrisimo! ¡Lo sé! ¿Pero a que queda mono el conjunto? Luego compramos estas sandalias cerradas por delante de la marca Conguitos, con suela y tira de piel y hechas en España. El azul navy siempre es muy combinable en verano y al ser cerradas podemos ir al parque sin problemas con ellas, porque no sabéis lo que le molesta a Valkiria que le entre arena en los pies en el parque cuando lleva sandalias, ¡Me monta unos dramas!

sfera-zara-verano-niña-compras

Siguiendo en Sfera, compramos también este vestido azul con bordados, ¡super fresquito!, que eligió ella misma, así como las sandalias. En realidad, como a los niños de a partir de 2 años les encanta elegir, le di dos opciones de vestido y de sandalias y ella eligió lo que más le gusto. ¡Las sandalias casi se las lleva puestas! A mi no me entusiasman demasiado por aquello de que son rosas, pero es justo por eso por lo que le encantan a ella… Me dijo: !Estas me gustan mucho mami, son rosas! Para rematar el look compramos hace un tiempo este sombrero tipo gorrita con visera y orejitas de Zara, ¿no os parece monísimo? El único problema es que aun le va un pelín grande, pero vamos, todavía queda verano por delante.

primark-ots-verano-niña-compras

Hace cosa de un mes estuvimos en Primark y compramos bastantes cosas de cara al verano. Se que algunos me diréis que esta marca es bastante mala de calidad y no os lo niego, pero para el trote de todos los días y con lo salvaje que es Valkiria, a nosotros nos va fenomenal, así que, aparte de todo lo demás, compramos este vestido que es un poco más apañado. En realidad tiene un tono menos rosa que lo que se ve en la foto, es más un tono coral, que es el color del verano parece. Aun no lo ha estrenado porque, a pesar de ser la talla 24/36 meses, al ser de Primark, aun le va un poco grande. Completamos el look este fin de semana con las terceras sandalias que le compramos, esta vez de tiras en tono marrón, de la marca OTS que se vende en El corte Inglés. También de piel y hechas en España. Aunque no se si me tocará cambiarlas porque las tiras le van un poco anchas. Como veis prefiero el cierre de hebilla al velcro…

primark-niña-verano-compras

Y como os decía cargamos de camisetas básicas para todos los días, vestidos para la playa y esta camisa fresquita para poner con vaqueros cortitos.

Aun quiero comprar algunas cosas más: unas cangrejeras para la playa, bañadores y una falda vaquera, pero aun no he encontrado las adecuadas.

¿Que os parecen nuestras compras?

¿Ya estáis llenando el armario para el verano?

 

487C1B3E76F063B9F02F088CFD651C17

Consejos de padre (39): Silencio…

El silencio después de tener criaturas es un estado que genera sensaciones controvertidas. Por un lado lo echas de menos, ¡mucho! Esos momentos de silencio en los que podías disfrutar tranquilamente de un libro o lo que te diera la gana; y por otro lado te genera desasosiego. Y digo desasosiego porque, desde que eres padre, el silencio solo puede significar una cosa… ¡Algo esta pasando!

Como no es posible estar las 24 horas del día pendientes de ellos, hay momentos en los que están jugando en otra habitación a la vez que nosotros aprovechamos para hacer tareas en casa. Mientras los escuchas jugar no hay problema, aunque oigas golpes o cosas siendo lanzadas por todas partes, creerme, eso no es problema, podéis estar tranquilos. Pero, ¡ay cuando dejas de oírlos! Ahora si, preocúpate, ¡sal corriendo! Cuando reina el silencio es que algo están tramando y, posiblemente, no será nada bueno.

Y es que hasta con la cosa más simple te la pueden liar. Todos los niños tienen un objeto, un juguete fetiche, con el que sabes que no los puedes dejar solos. Para algunos es un balón, para otros bloques de madera que hacen las veces de armas arrojadizas… Y para nosotros son las pegatinas. ¡Si, si! Algo tan sencillo e inofensivo como las pegatinas. Tu prueba a dejar a Valkiria sola con una hoja llena de pegatinas y pueden pasar dos cosas: que luego te pases tres horas despegando pegatinas de todas partes de la casa, hasta de los rincones mas recónditos; o que esas mismas tres horas te las pases corriendo detrás de ella para quitarle todas las pegatinas del cuerpo. Esto es una nueva modalidad deportiva que estoy por patentar. Aunque para el caso tengo una tercera opción, que ya requiere de que otra persona esté con ella y es dejar que te pegue a ti todas las pegatinas del mundo. ¡Os aseguro que no hay método de depilación mas infalible!

consejos-de-padre-silencio-maternidad

¿Cual es ese juguete que no les podéis dejar a vuestros peques para que jueguen a solas?

 ¿Que sentís cuando reina el silencio?

487C1B3E76F063B9F02F088CFD651C17

 

Pautas para llevar a cabo la operación pañal

Estamos entrado en la época estrella para llevar a cabo la Operación Pañal, si señores, ¡pañales fuera! Ya llega el calorcito, los peques empiezan a ir mas ligeritos de ropa, con menos capas y eso facilita mucho las cosas a la hora de escapes y demás eventualidades. Esto que nosotros nos saltamos a la torera, porque empezamos nuestra operación pañal hace ya 3 meses, allá por finales de febrero, cuando el tiempo aún no acompañaba ni un poquito. Pero vamos, que lo de empezar a quitar pañales con el buen tiempo es una recomendación, como otras tantas, pero no una ley escrita en piedra. Así que, para todos aquellos que esteis viendo que se acerca inminentemente el momento de decir adiós a los pañales, aquí van una serie de pautas y consejos, que no obligaciones, para que este momento de cambio sea lo mas ligero posible para todos los miembros de la familia:

Lo primero es, ¿Cuando estará preparada mi criatura?

Pues no hay una edad establecida a partir de la cual ya a todos los niños se les pueda quitar el pañal. Es una cuestión madurativa, por eso hay niños que con dos años justos están más que preparados y otros que rozando los tres aun están un poquito verdes. Se dice que alrededor de los 2 años y medio el cerebro del niño ya está lo suficientemente desarrollado para afrontar el control de esfínteres. Pero eso quiere decir, como he dicho antes, que a esa edad todos tengan que estar preparados. También hay que tener en cuenta otros factores como:

  • El sexo del niño: por norma general las niñas suelen controlar antes que los niños
  • El estilo de aprendizaje del niño: muchos niños aprenden por imitación, pero otros no.
  • El interés o atención del niño: si el niño no muestra ningún interés por hacer pis en el wc posiblemente no esté preparado.
  • Que conozca conceptos básicos como delante y detrás, arriba y abajo, etc… Y que atienda a ordenes sencillas como “ven aquí”.
  • Que se sienta incomodo cuando hace pis o caca en el pañal o, incluso, que avise cuando ya lo haya hecho o lo vaya a hacer.
  • La psicomotricidad: el niño tiene que ser capaz de agacharse, incorporarse, saltar, subir, bajar, etc…

operacion-pañal-maternidad

¿Que hacemos a continuación?

Pues lo primero es comprar todo aquello que nos vaya a hacer falta para llevar a cabo nuestra operación pañal: orinal, reductor, elevador, empapadores, cuentos, etc… Luego, en caso de estar yendo a la guardería, pactaremos con las profesoras cuando empezar a retirar el pañal. Debemos tener confianza en ellas pues pasan mucho tiempo con ellos y saben cuando un niño está preparado o no. Si nuestro peque no va a la guardería tendremos que ser nosotros los que estemos un tiempo observándolo para determinar si lo vemos preparado o no.

Es recomendable empezar con la operación pañal en sábado, para así tener un día mas tranquilo para estar por y para el peque. De este modo tendremos, al menos, esos dos días para afrontar la nueva situación con tranquilidad. Podemos hacer de ese día algo especial, regalándole algo como el reductor o ropa interior envuelta en papel de regalo.

Una vez retiremos el pañal, ya no se vuelve a poner más que para la siesta y para dormir por la noche. Solo si 20 días después de haber empezado con la operación pañal, vemos que la cosa no progresa podemos volver a valorar la opción de ponerlo, pero, siempre siempre, consultándolo antes con las profesoras. Se que hay otros métodos con los que el pañal se quita de golpe de día y de noche, pero nosotros no lo hemos hecho así y nos está yendo bien. De hecho, la psicopedagoga que tenemos en la guarde tampoco lo recomienda.

Al principio no es necesario preguntarle todo el rato si tiene pipi porque muchas veces ni siquiera te contestará. Es preferible llevarlo al váter cada 30 minutos, aunque sea con negativas, pero no llegando al punto de llorar. Esto es solo para generarle una rutina, pero si se niega, no pasa nada, se le deja y si se hace pis encima no pasa nada. Para ayudar a los niños que les cuesta ir al váter podemos asociar ese momento a algo que les guste: leer cuentos, jugar con la tablet o con algún juguete. A veces puede funcionar regalarle algún juguete para que juegue solo en el baño.

Conforme los días pasen podemos ir alargando la pauta de micción, a cada hora u hora y media, depende del aguante que demuestre el niño. Esta claro que si te lo pide en cualquier momento también hay que llevarle.

Es recomendable usar el reductor al orinal, mas que nada porque de ese modo ya se acostumbran directamente a usar el váter, como toda la familia y así evitamos que vaya haciendo pipi por toda la casa. El pipi se hace en el cuarto de baño.

No hay que restringir en ningún momento la cantidad de agua que damos al niño y hay que intentar que durante todo el proceso el niño se sienta motivado y tranquilo. Evitar salir corriendo al baño (aunque se que esto es difícil porque nosotros mas de una carrera nos hemos pegado). Pero, repito, si se hace pipi o cada encima, NO PASA NADA, en ningún momento regañar o avergonzar al niño, ni a solas ni mucho menos delante de nadie. Se le puede explicar lo que ha pasado, pero sin que sienta que ha hecho nada malo.

¿Y cuando quitamos el pañal por la noche?

Lo primero que aprende a controlar un bebé es la caca durante la noche; luego controlan la caca durante el día; luego el pipi durante el día y, por último el pipi por la noche. Este ultimo pipi nocturno ya no es una cuestión de edad. Los hay que a los pocos meses después de controlar el diurno ya están preparados para controlar el nocturno; y los hay que un año después aun no lo están. Según algunos estudios, es alrededor de los 3 o 3 años y medio cuando empiezan a estar preparados. Pero como todo no es una fecha grabada en piedra.

Entonces, ¿que debemos observar en nuestro hijo para saber que está preparado?

  • Primero que durante el día ya casi nunca tengamos escapes.
  • Que tenga una pauta de aguante del pis de al menos 1 hora y media.
  • Que saque el pañal seco por las mañanas al menos cuatro noches seguidas en una semana.
  • Que no haya antecedentes familiares de enuresis (escapes nocturnos más allá de los 6 años)
  • Que sea capaz de pedir pipi.
  • Que ya hayamos quitado el pañal durante la siesta.

Todas estas pautas y consejos que os he dado nos las dio la psicopedagoga de nuestra guardería en la escuela de padres que tuvimos sobre control de esfínteres. La charla fue muy larga y dio para mucho. Yo aquí he intentado resumirlo lo mejor que he sabido. Espero que os sirva. Nosotros los hemos aplicado en nuestra operación pañal con Valkiria y, a día de hoy, 3 meses después, puedo decir que nos ha ido muy bien. Ya apenas hay escapes de ningún tipo durante el día y hace dos semanas que le quitamos el pañal también en la siesta con resultados satisfactorios, así que vamos ¡viento en popa a toda vela!

¿Seguisteis algún tipo de consejo para llevar a cabo vuestra operación pañal?

 

487C1B3E76F063B9F02F088CFD651C17

 

Infancia sobre ruedas

Desde que se inventó la ruedo, allá por el 5000 AC, los humanos hemos sentido fascinación por todo aquello que las llevara. Me imagino a los niños en la antigüedad jugando con carretillas de acá para allá, al fin y al cabo un niño es un niño, ahora y hace miles de años. Pero esos niños del pasado habrían alucinado con la cantidad de opciones que existen hoy en día para que una criatura juegue sobre algo que lleve ruedas. Porque los niños de hoy tienen una infancia sobre ruedas.

Yo recuerdo con mucho cariño todos aquellos juguetes con ruedas que me acompañaron en mi infancia, desde una primera moto correpasillos azul, que acabé partiendo por la mitad (no me preguntéis como…), hasta mis primeros patines, pasando por cada una de las bicis que tuve. Miles de recuerdos. Y ahora es Valkiria la que disfruta de esas experiencias porque, a pesar de su corta edad, ya ha tenido mas juguetes con ruedas de los que pensaba que podríamos llegar a almacenar… Y creo que esto es solo el principio.

Lo primero que tuvo fue un correpasillos de madera, de esos con actividades. Esta claro que en esto no se podía montar, pero si que le dio mucho juego para ayudarle a dar sus primeros pasos, aunque al principio le costaba mucho regular la velocidad que cogía y algún tortazo se dio.


andador-madera-infancia

Luego llegó el triciclo evolutivo. Esas bicis con tres ruedas que tienen una barra para que los puedas empujar tú al principio y luego puedes ir quitándoles cacharros hasta dejarlos en un simple triciclo. Yo esto pensaba que sería LA COMPRA, así, con mayúsculas, porque además no son nada baratos. Así que en su primer cumpleaños se lo regalaron los abuelos. Al principio lo usamos mucho, prefería mil veces ir ahí metida que en el carro sentada. Tenía su arco de botones y sonidos que le encantaba aporrear y todo. Así pasamos, mas menos, un año. Pero llegó un momento que había que quitarle ya el arco ese para que pudiera ella ir mas cómoda, y ahí fue cuando dejó de parecerme tan maravilloso el invento. Desde que le quitabas eso el manillar iba suelto, al menos en la nuestra, se que hay otras en las que se puede dejar fijo. Eso hacía que el hecho de que el triciclo fuera recto dependía solo de que Valkiria lo mantuviera recto y ella no estaba por la labor. Aparte de que le daba por bajar los pies y frenar el cacharro. Al final resulto ser un engorro, muy complicado de manejar y la acababa llevando inclinando la moto de delante, como si ella fuera haciendo un caballito. Ahora ya prácticamente no la usamos. Probamos de quitarle el palo, a ver si ella podía pedalear siendo solo triciclo, pero no se si es que no tiene suficiente fuerza en las piernas o es que estos pedales no funcionan bien, pero al final no conseguía avanzar y se enfadaba mucho.

triciclo-feber-bebes-infancia

Con año y poco, esas navidades le regalaron un correpasillos de madera. Le gustó mucho y era monísimo, pero tenía un problema y es que las ruedas eran de esas que giran sin ton ni son, con lo que la niña iba loca, chocándose con todo a nada que cogía algo de velocidad. Esto apenas lo usó unos meses. Son de esas cosas que crees que serán más útiles de lo que al final son en realidad. correpasillos-de-madera-infanciaLuego tuvimos otro de esos de plástico con botones y sonidos que le regaló una niña en el parque, aún ronda por aquí y durante mucho tiempo le hizo más caso a este que al otro.

correpasillos-rayo-mcqueen-infancia

En su segundo cumpleaños llegó la moto, la típica moto de plástico grandota, como un correpasillos con forma de moto. Ella se moría por tener una, de hecho había cogido mucha práctica de usar las de la guarde. Así que cuando se la regalaron no le pudo gustar mas. La ha estado usando mucho durante estos últimos seis meses… pero el tiempo pasa volando y ahora ya quiere otras cosas.

moto-famosa-niña-maternidad-como-puedas-infancia

Lo que son los niños, que se fijan en todo. Ya nos había pasado de bajar al parque con sus compañeros de clase, todos con sus bicis de aprendizaje o equilibrio que les llaman y Valkiria con su moto. Ella quería una bici como los demás. Los niños son así. Pensaba esperarme a verano al menos, pero justo ayer buscando otra cosa en tiendas de cosas de bebés de segunda mano encontré una que estaba prácticamente nueva y a muy buen precio… ¡Y me la lleve! No os podéis imaginar la ilusión que le hizo, solo hacía que decirle a los demás niños: “Mira fulanita, tengo una bici de mayores” -y señalándole las bicis de ambas añadía- “¡son iguales!”. Aun le hace falta mucha práctica y crecer unos centímetros porque, al ser bajita, le llegan los pies de puntillas. Pero mi Valkiria es muy tozuda y aprende muy rápido, ¡nada se le resiste!

bicicleta-sin-pedales-my-bike infancia

Para acabar con el parque móvil de casa, en navidades le trajeron Los Reyes un patinete porque tenía mucha ilusión por tener uno. Pero sus majestades no cogieron uno lo suficientemente pequeño y, aunque le encanta, como le va un poco grande, se cansa y se agobia en seguida de ir en él. Supongo que dentro de unos meses le sacará mucho más partido que ahora.

patinete niña infancia sobre ruedas

Aún nos quedan muchas bicis, triciclos, patines, patinetes y demás por lo que pasar, pero para tener solo dos años y medio creo que ya vamos bien servidos de cacharros con ruedas, ¿no creéis?

¿Vosotros también habéis tenido tal cantidad de juguetes con ruedas?

¿Que es lo que más han usado vuestros peques?

 

487C1B3E76F063B9F02F088CFD651C17

 

Buscando colegio desesperadamente (II)

¡Ya esta hecho! Ya no hay mas vueltas que darle a este asunto… ¿o si? No, en serio, ya esta. A finales de la semana pasada ya entregué los papeles de la preinscripción del colegio para Valkiria, pero me apetecía contaros como fueron los últimos colegios que vi y cual ha sido, finalmente, nuestro orden de elección.

Seguí mi peregrinar por jornadas de puertas abiertas asistiendo a las de un centro concertado de nuestro distrito. En este caso concertado laico. Un centro pequeño en el que solo tienen una clase por curso. Esto en principio es algo que me tira bastante para atrás. Lo siento, por experiencia propia no me gustan los centros tan pequeños. Me parecen muy endogámicos. Esta claro que lo que por un lado es una desventaja, para otras cosas puede ser una ventaja. Ellos te dicen que así el colegio es como una gran familia en la que todos se conocen y todos cuidan de todos. Que así, a su vez, los niños están también mas controlados. Pero a mi me parece que en un centro tan pequeño es muy fácil poner etiquetas y que ya no te las puedas quitar en la vida. No se si me explico. Pero claro, esta opinión es personal y basada solo en mi propia experiencia. Por otro lado, no me gusto que no tuvieran cocina propia, es decir, que el servicio de comedor es de catering. No les cabe una cocina, es lo que hay, pero como alumna que ha comido en muchos comedores escolares os diré que no es lo mismo. ¡Para nada! Los comedores de catering suelen ser lo peor, o mucho han tenido que cambiar las cosas en estos años.

Otra cosa que no me gustó fue que no tenían un patio para los pequeños, era el mismo patio de asfalto para todos, ni un triste árbol, ni un triste tobogán. Nada. Y aunque no compartan patio con el resto de cursos, me pareció algo super triste. Y para acabar con la retahíla de cosas que no me gustaron, llevan uniforme… ¡odio el uniforme! Me parece algo de lo más sexista y arcaico. Y aquí puede que algunas os llevéis las manos a la cabeza, pero es lo que pienso. Todos los puntos positivos del uniforme los entiendo, lo de que así todos son iguales, no hay clases y lo de que así no tienes que pensar en que ponerles y no estropean la ropa de la calle. Vale, hasta ahí todo correcto. Pero no entiendo porque a día de hoy las niñas tienen que seguir llevando falta y leotardos, no lo entiendo y punto. A mi me parecería perfecto si me dejaran elegir que ponerle a mi hija, si falda o pantalón; o si fuera uniforme de pantalones para todos igual. Para que ellos pudieran jugar a hacer el cabra con comodidad, independientemente de que fueran niños o niñas. Pero me parece que eso no pasa en ningún lado.

Por lo demás el centro no estaba mal (aunque así a simple vista parece que le he sacado mas cosas malas que buenas). A los profesores se les veía muy implicados, contestaron sin problemas y satisfactoriamente a todas mis preguntas (incluida la de los escapes puntuales) y pudimos conocer a la profesora que estará el año que viene con los que entren en 3 años, que parecía una mujer muy agradable. A pesar de todas las cosas malas que he argumentado os diré que este colegio está en nuestra lista final, en último lugar, pero está, así que aun podría ser que nos lo dieran.

Bored young woman, close-up, studio shot

El último colegio que fui a ver era un colegio público, pero no de nuestro distrito, sino de uno que tenemos al lado, pero que curiosamente me pilla más cerca que otros de mi propio distrito. Este colegio público también era pequeño, de una sola linea, es decir 25 plazas, así que en ese sentido tiene el mismo aspecto negativo para mi que el anterior. Pero por otro lado las instalaciones eran muy nuevas, tenían cocina y eran una escuela únicamente en valenciano. La manera de trabajar me gusto porque, a pesar de no ser solo por proyectos, si que los incluían de vez en cuando y hacían muchas actividades con los niños aprovechando las facilidades del barrio en cuanto a museos y demás. Otra cosa que no me gustó demasiado era que el patio de los pequeños solo tenía dos árboles, según la directora no les quisieron poner más los arquitectos ¡que majos ellos!¿¡Que es esa tontería de poner árboles en un colegio, por dios?! (Notese mi tono irónico). Así que el patio se reduce a un pasillo ancho con bancos forrados de suelo de ese para amortiguar los golpes (se ve que el primer mes ya se abrió la cabeza un niño), ¡unos fieras estos arquitectos!

Este colegio también lo hemos incuído, pero sinceramente tiene tanta demanda que no creo que entremos, no tenemos puntos suficientes, pero aun así lo hemos puesto.

Había un colegio más que me hubiera gustado ver, pero por motivos familiares no pudo ser. Se trata de otro colegio público de linea en valenciano. Todo el mundo que fue a verlo me habló muy bien de él. Trabajan por proyectos y los profesores están muy implicados con el centro. Tienen comedor con cocina, muchas actividades extraescolares y un ampa muy fuerte. Este también lo hemos puesto, aunque tampoco nos corresponde por distrito. No creo que nos lleguen los puntos, pero a falta de una opción pública que nos gustara de nuestro distrito, pues decidimos poner esta…¡igual suena la flauta!

¡La suerte está echada! Ahora ya solo queda esperar hasta el día 2 de junio que salen las listas provisionales y saldremos de dudas. ¡Que larga espera! Nuestra primera opción, y para mi la mejor, es un concertado del que os hablé en la primera parte de este post, ¡ojala y nos cojan! Y si no, como nos dijo una directora de uno de los centros: “Pelead a muerte por vuestra primera opción” Así que eso haremos, porque hasta que no salgan las listas definitivas no estará todo dicho.

¿Ya sabéis donde ira vuestro peque el año que viene?

¿Habéis tenido suerte?

 

487C1B3E76F063B9F02F088CFD651C17