Operación pañal: ¡Dejando el pañal nocturno!

¡En esta casa los pañales pasaron a la historia! ¡Se acabó! ¡Over! ¡Finito!… Y nunca imaginé que este último paso hacia el fin del bebé que era Valkiria fuera a ser tan sumamente sencillo. Esto de la maternidad y la crianza tiene sus momentos difíciles, pero también tiene otros que son tan fáciles que ni te lo crees. Para nosotros, dejar el pañal nocturno fue uno de esos momentos que ocurren de manera natural y van como la seda.

Nunca tuve prisa por quitarle el pañal por la noche. No se me pasó ni por la cabeza quitarlo a la vez que el pañal de día. Es más, después de asistir a la charla sobre como las pautas para afrontar la operación pañal, tuve mas que claro que íbamos por el buen camino. (Respeto a quien lo haga todo del tirón, pero simplemente no nos pareció el mejor método para nosotros).
operacion-panal-maternidad-nocturno

Empezamos con la operación pañal allá por febrero. Nos saltamos a la torera eso de quitarlo con el buen tiempo. El principio no fue fácil, no por el tema pipis, sino por las cacas, pero un mes después, la operación pañal iba bien en lineas generales. Como dos meses mas tarde, sería abril, ya me dijeron en la guarde de quitarle el pañal en la siesta porque se levantaba siempre seca. Y así lo hicimos. Hubo algunos escapes, de los de despertarse de la siesta y no llegar a tiempo al baño. Pero tampoco fueron muchos.

Así seguimos varios meses, solo usando el pañal para la noche. Hasta que a finales de junio Valkiria empezó a pedirnos dejar de usar el pañal nocturno. Supongo que serían varios factores. Ella ya se sentía mas mayor, el pañal empezaba a darle calor y le molestaba. En ese momento intentamos alargarlo un poco porque aun no se levantaba como mínimo 4 o 5 días seguidos seca. Aparte de que casi nunca se despertaba en mitad de la noche pidiendo pipí. La cosa siguió sin cambios un mes más.

Pero a finales de julio, un día volvió a pedirlo de nuevo: “Mamá, ya soy mayor, no quiero pañal“. Ahí me dí cuenta de que estaba negando su ritmo natural de evolución. Tampoco había nada que lo impidiera. Solo dos semanas después nos íbamos de vacaciones a la montaña, pero tenía la sensación de que iba a ir bien. ¡Y así fue!

Evidentemente, hubo noches en las que se hizo pis encima. Pero tampoco fueron mas de 1 o 2 a la semana. Y solo las dos primeras semanas. Durante nuestra estancia en la montaña solo se hizo pis un día y como su cama siempre tenía empapadores no fue un gran estropicio. Ella sigue sin despertarse en mitad de la noche a pedir ir al baño, muy raro es el día que lo hace, y a pesar de que bebe bastante agua de noche (cosas del verano), aguanta muy bien desde que se acuesta hasta que se levanta. Esta última fase de la operación pañal ha pasado casi vista y no vista. En tres semanas ya estaba todo normalizado y he puesto muchas menos lavadoras de las que esperaba poner. Así que ya está. Hasta aquí nuestra relación de 2 años y 10 meses con los pañales.

¿Cuando dejaron vuestros peques el pañal nocturno?

¿Fue fácil o difícil dar este último paso?

 

487C1B3E76F063B9F02F088CFD651C17

Nuestra experiencia a contramarcha

El desconocimiento de los sistemas de retención infantil a contramarcha aun es muy grande. Desconocimiento y desinformación. Por eso, con motivo de la Semana Europea de la Movilidad, hoy día, 21 de septiembre, día europeo sin muertes en carretera, me uno a la campaña que están llevando a cabo desde Ni un peque mas en peligro, con el apoyo de Madresfera, para que todos los niños viajen seguros.

a4-septiembre

Este tema genera muchas dudas en los padres. Nosotros fuimos prueba de ello. Ya os conté la de meses que me pasé investigando y buscando la silla que comprar para Valkiria. En mi investigación pasé por varias fases, primero preguntando en tiendas y luego informándome en internet. Y fue a través de la red que encontré las sillas a contramarcha. ¡Esas grandes desconocidas de las tiendas normales! Podéis probar, es fácil. Vais a cualquier tienda de puericultura y preguntáis por las sillas a contramarcha y que tipo de sillas son mas seguras. Yo lo hice y las caras de poker fueron impresionantes. Si encontraba alguien que supiera de lo que estaba hablando ya era para darse con un canto en los dientes. Y por supuesto, allí no las tenían. En Valencia, cuando yo buscaba solo había dos tiendas donde las vendían.

Triofix-contramarcha

Hay muchas cosas que no entiendo en torno a este tema, como porque no se regula por ley si está mas que demostrado que viajar a contramarcha hasta los 4 años es infinitamente más seguro. O porque se siguen vendiendo esa temeridad que llaman sillas de escudo y que son cualquier cosa menos seguras. Hay muchos intereses por muchas partes. ¡Poderoso caballero es don dinero! Pero bueno, mientras eso no cambie, al menos, a nosotros nos quedará la oportunidad de intentar dar a conocer este modo de viajar a cuanta mas gente mejor.

Valkiria ha viajado siempre a contramarcha. Primero en un maxi cosi y luego, al año, pasó directamente a una silla de grupo 1-2-3 en la que podrá ir a contramarcha hasta los 4 años. Ahora está a punto de cumplir 3 y va la mar de feliz en su silla. Es muy gracioso cuando otros niños, hijos de amigos, ven que Valkiria va al revés y preguntan que porqué va así, si ya no es un bebé.  Ella no entiende nada, pero tampoco creo que le importara. Ve perfectamente por la ventana, no se marea, ni siquiera leyendo un cuento o viendo la tablet; y, para nada va encogida. Yo sigo yendo a su lado, pocos han sido los viajes que hemos hecho con ella sola detrás, pero si tuviera que hacerlo a menudo compraría un espejo para poder verla y listo.

Lo que me sorprende del tema es el desconocimiento que hay en general y la cantidad de mitos y excusas. Aparte de todas las que he dicho antes, hay otras que me dicen mucho, como que apenas se encuentran para probarlas y que son caras. Lo primero, se soluciona fácilmente. Hay directorios donde ponen las tiendas en cada comunidad autónoma. y lo segundo… os diré que hay sillas de las que se encuentran en cualquier tienda que son igual o mas caras que la que compré yo, por ejemplo.

Creo que cualquier padre quiere lo mejor y, sobretodo, lo más seguro para su hijo, así que por favor, informaros. No porque yo os lo diga, sino porque es pura evidencia física y no hay derecho a que por intereses ajenos, al final los que paguen el pato sean los más pequeños. Nadie quiere tener un accidente, pero desgraciadamente ocurren, y si nos parece importante que nuestro coche lleve airbag, tan importante, o mas, es que nuestros niños viajen seguros.

Así que ya sabéis. Si este tema os preocupa. Si creéis que es interesante. O queréis ayudarnos a darlo a conocer, compartid alguno de los artículos que hoy se van a publicar bajo el hastag #yoviajoseguro ¡Hagamos ruido! Y si vuestros hijos ya van a contramarcha podéis decir gracias a quien, donde os informasteis, compartiendo una foto de vuestro peque en su silla a contramarcha en instagram o un tweet en twitter y contarnos porque vuestro peque viaja seguro.

polaroid

¿Conoces la contramarcha?

¿Tus peques ya viajan así?

 

487C1B3E76F063B9F02F088CFD651C17

 

Tipos de tronas, ¿cual es mejor?

A estas alturas llevamos casi 2 años y medio usando varios tipos de tronas y creo que ya puedo decir, con mas o menos seguridad, que tipo de trona me gusta más. O cual me hubiera gustado probar y no consideré en su día. Porque tenemos tantos tipos de tronas como presupuesto y espacio tengamos. Vamos a ver las opciones que hay en el mercado:

Tronas evolutivas

Este tipo de tronas, sin duda, son las mas resistentes y duraderas en el tiempo. Me refiero a las hechas de madera claro. Los modelos de otros materiales me imagino que también serán resistentes. Pero la robustez de la madera es difícil de igualar. Aunque la más conocida de este tipo de tronas es la Tripp Trapp de Stokke, buscando me he dado cuenta de la infinidad de marcas y modelos que tenemos en el mercado para elegir. Algunos mucho más económicos que este famoso modelo. Este tipo de trona la conocí tiempo después de ya tener la nuestra y siempre me generó curiosidad. Me gusta lo de que crezca con el niño y se pueda usar hasta los 10-12 años. Además, ayuda mucho a la autonomía personal del niño y está muy en la linea de la pedagogía Montessori. Quizá lo único negativo que le veo es que ocupan mucho sitio. A pesar de que he visto que hay algunos modelos que son plegables. A partir de 70 € tendríamos modelos de este tipo.

 

tronas-evolutivas

Tronas convertibles

Este fue el tipo de trona que nosotros buscamos desde el primer momento. Pero, eso si, la queríamos de madera. ¡Y lo que nos costó encontrarla! Son tronas que luego se pueden usar de silla y mesa. Lo malo es que ocupan mucho espacio, así que no son aptas para casas pequeñas. Lo mejor es que tienen una vida muy larga por el hecho de poder usarla luego para otras cosas que no son comer. Nosotros ya hace como 1 año que dejamos de usar nuestra trona como tal. Ahora Valkiria la usa como mesa y silla en su rincón de juegos. Nuestro modelo es de Bebé Due, la funda se quita y limpia en lavadora. El resto de la trona se puede limpiar con un trapo húmedo. Los precios suben a partir de los 60€.

tronas-convertibles

Tronas plegables

Este tipo de tronas suelen ser de plástico y aluminio. No son precisamente ligeras y la mayoría, a pesar de ser plegables, ocupan bastante espacio. Nosotros tenemos dos tronas de este tipo, curiosamente el mismo modelo. Una en casa de mis padres y otra en casa de los suegros. El niño queda bastante bien sentado desde que empieza a utilizarla, si bien, ahora, ya se le empieza a quedar pequeña este tipo de trona. Además el respaldo no se puede mover y esta ligeramente recostado (al menos en nuestro modelo). Me parecen una opción bastante económica, pues tenemos modelos desde los 45 €.

tronas-plegables

Tronas de diseño

Esta categoría es un poco pupurrí de todas las anteriores, porque en ella hay tronas evolutivas, plegables y convertibles. Pero con un denominador común, todas tienen un diseño moderno y actual. Lo que viene a ser que no te desentonan con la decoración de tu casa si te gusta tenerlo todo acorde. Su precio es bastante más elevado que la mayoría de las anteriores. A partir de 150 €.

tronas-diseno

Tronas de viaje

Son todas aquellas tronas que podemos plegar y transportar de manera cómoda. Ya sea para ir de viaje o a comer a un restaurante. A nosotros, al principio, no nos pareció algo necesario, pero con el tiempo, ¡ay amigos! ¡Que equivocados estábamos! Al final nos la acabaron regalando mis suegros y le hemos sacado tanto partido o mas que a nuestra trona de casa. De hecho, a día de hoy es la que usamos de diario, pues la tenemos puesta en una silla del salón y Valkiria prefiere comer ahí porque se siente mas mayor pudiendo comer en la misma mesa con nosotros. Hay varios tipos de tronas portátiles: tenemos las que se acoplan a la silla con correas, siendo bastante estables. Algunas llevan incluso compartimentos para meter la comida y bandeja. Luego hay otras que son como un saco que se acopla al respaldo de la silla y lleva un arnés para poner al niño. A mi personalmente este modelo no me acaba de convencer. Y luego están las que se enganchan a la mesa, en vez de a la silla. No las hemos probado, pero me da cierta sensación de inseguridad. Podemos comprar una trona de viaje a partir de 30 €.

tronas-viaje

Bonus Track

La trona Antilop de Ikea merece un apartado para ella sola. Por solo 13 € te la puedes llevar a casa y para el caso es lo mismo. A mi, en su momento, me pareció excesivamente endeble. Pero con el tiempo he tenido oportunidad de probarla con Valkiria, sobretodo en restaurantes, y cumple bastante bien su función. Puede que no me la comprara para uso diario, pero para uso esporádico, como en una segunda vivienda, o en casa de los abuelos, es una opción muy recomendable.

antilop-trona-con-cinturon-de-seguridad-blanco__0168182_pe322024_s4

En conclusión, existen muchos tipos de tronas, no creo que haya una mejor que otra. Como en casi todo, hay una mejor para cada familia y cada caso. Dependerá de si tienes más o menos espacio o del uso que necesites darle. Pero, seguro, que entre todas estas encuentras aquella que mejor se acople a vuestras necesidades.

¿Que tipo de tronas os gustan mas?

¿Cual tenéis en casa?

 

487C1B3E76F063B9F02F088CFD651C17

 

Adaptándose al periodo de adaptación

Casi superada la primera semana de colegio de Valkiria, tengo que decir que, este periodo de adaptación me parece el mas largo del mundo mundial. Por parte del centro quiero decir. Casi semana y media en el que los niños han ido entrando de 4 en 4, pero en el que solo han ido 2 horas cada día. Vamos que no les ha dado tiempo a nada, ni a ellos ni a nosotros. Y no acabo de ver los beneficios de alargar tanto esto. Pero supongo que estará hecho bajo supervisión de los psicopedagogos del centro.

Bueno, opiniones personales aparte. Ya la semana que viene empezará con horario normal. Lo que supondrá madrugar mucho mas de lo que lo hemos hecho en el último año. A esto también tendremos que adaptarnos. Pero al menos Valkiria tendrá más tiempo para familiarizarse con su nuevo cole e interactuar con sus compañeros.

colegio-adaptacion

Nuestra semana ha transcurrido en lineas generales bien. Su primer día de cole, el lunes pasado, lo vivió con muchísima emoción. Fue super contenta. Alucinó con su colegio, con el patio, con su clase. Además era especial porque Papá nos acompañaba hasta allí. ¡Estaba encantada! Yo no me podía creer que todo fuera a ser tan maravilloso. Aunque habiendo ido ya el año anterior a la guardería, las cosas pintaban bien.

A partir del martes, ya solas ella y yo, la cosa empezó a decaer. El martes, bien. Pero llegado el miércoles… ¡la cosa cambió! Ya en casa me empezó a decir que ella no quería ir al cole, que se quería quedar en casa. Y yo intentando dialogar con ella mientras la achuchaba para que desayunara y nos preparábamos para asalir. Hasta el cole fue bien, pero fue llegar a la puerta de su clase y ¡ay horror! ¡Yo me quiero ir de aquí! Su profesora intentó cogerla pero Valkiria forcejeaba. Así que tuve que entrar yo con ella a clase e intentar distraerla con otras cosas. La calmé jugando con plastilina y, cuando la dejé, ya estaba calmada y contenta. Incluso me dijo que me portara bien (que cachonda mi niña).

En realidad, ha pasado exáctamente lo mismo que el año pasado, ¡matemático! Primeros dos días bien, y al tercero… ¡catapum! Solo que este año parece que se le ha pasado antes. También es mayor y entiende mejor las cosas.

Ayer y hoy todo parece haber vuelto a la normalidad. Si bien ayer me contó su maestra que Valkiria le dijo: “Perdona, pero yo mañana no voy a poder venir” ¡Así tal cual! Y su seño, claro, alucinada perdida. Solo lleva una semana de cole y ya alucinan con ella. Cuando digo que Valkiria es tremenda no me faltan razones.

periodo-adaptacion-colegio

Esperemos que, a partir de la semana que viene, la cosa ya vaya como la seda. Pero este año, me temo, tendremos mas de una adaptación que hacer, porque en octubre empezará a quedarse en el comedor y el horario normal. Y ahí… ahí si que puede dar mucho de si la cosa. Ya nos ha advertido incluso su maestra, que lo del comedor hay niños que les genera mucha ansiedad. Y Valkiria siendo mal comedora como es, tiene muchas papeletas para entrar dentro de ese grupo. Cruzo los dedos porque me equivoque y todo vaya bien. Pero eso, solo el tiempo lo dirá.

¿Como han llevado vuestros peques su primera semana de adaptación al cole?

 

487C1B3E76F063B9F02F088CFD651C17

De visita al museo de las ciencias

Uno de los recuerdos que tengo de infancia es lo mucho que me gustó mi primera visita a un museo de las ciencias. No fue en Valencia, por aquel entonces aquí no teníamos de eso. Fue en Barcelona, en un viaje escolar y me alucinó. Si bien es cierto que yo, por aquel entonces era mucho mayor que Valkiria, tenía unos 11 años. Pero aún así teníamos muchas ganas de vivir con ella esta nueva experiencia.

Por fin, hace un par de semanas decidimos ir. Principalmente porque sabíamos que había un exposición sobre dinosaurios que tenía buena pinta. Valkiria lleva tiempo que le encantan los dinosaurios, no se muy bien porqué, así que pensamos que le haría gracia.

El museo de las ciencias Príncipe Felipe se encuentra en lo que se llama “La ciudad de las artes y las ciencias” que lo componen este museo, el oceanográfico y el hemisferico. Es uno de esos sitios obligatorios si alguien viene a visitar Valencia. Yo ya había estado en varias ocasiones. Aunque hacía bastantes años de la última vez.

La entrada de adulto son 8 €, pero puedes entrar y salir en el día las veces que quieras. Los niños hasta 4 años no pagan. ¡Eso había que aprovecharlo! Nosotros pasamos allí casi todo el día, mas tiempo del que esperábamos en realidad. Entramos sobre las 11 y fuimos directos a la última planta, donde estaba la expo de los dinosaurios.

museo-ciencias-dinosaurios museo-ciencias-dinosaurios-valencia

No esperábamos demasiada atención por parte de Valkiria, aún es muy pequeña para estas cosas. Pero tengo que decir que le impresionó bastante, sobretodo las reproducciones que había en la entrada de la exposición. Luego se lo pasó pipa en una zona de juegos que tenían habilitada al lado con la temática de los dinosaurios. No había mucha cosa, pero el arenero con brochas para desenterrar huesos la tuvo super entretenida.

museo-ciencias-dinosaurios-actividades

La exposición de los dinosaurios no es muy grande, no creo que tardáramos ni una hora en verla. Después seguimos viendo lo que había en esa planta. Una parte sobre el espacio y la otra sobre los genes y el cuerpo humano. Creí que Valkiria mostraría menos interés, pero el hecho de que pudiera toquetearlo todo a su antojo hizo que se lo pasara genial y prestara mucha atención a cada cosa que le enseñamos.

Sobre la 1 salimos a comer a uno de los dos centros comerciales que quedan a cada lado del antiguo cauce del río Túria. Resulta una opción mucho más económica que comer allí dentro y tendréis mucho más donde elegir. Dos horas mas tarde volvimos a entrar.

Fuimos directos a la zona infantil, un lugar en el que los niños pueden experimentar y jugar a la vez. Siempre acompañados de un adulto (aquello no es un chiquipark) No acabé de entender que hubiera que entrar por turnos de media hora. Pero imagino que será para los días de muchísima afluencia. Nosotros enganchamos dos turnos seguidos, de 3 a 4 de la tarde y estuvimos prácticamente solos. Al final se fue de allí llorando igualmente, por ella se hubiera quedado toda la tarde jugando.

Como veis el sitio tenía estructuras para poder construir con ladrillos de goma, carretillas, una grúa con poleas y varios elementos mas de construcción. También tenía unas mini vías a las que parecía faltarles la vagoneta, con un pequeño paso a nivel.

museo-ciencias-infantil-01

Al otro lado había animales, un circuito de agua con barquitos y algunas cosas más. Lo único malo, y esto es una sensación generalizada que me lleve de toda la visita, es que había muchas cosas en mal estado o estropeadas. Entiendo que es un lugar por el que pasa mucha gente, pero quizá debería estar mejor en cuanto a mantenimiento del lugar.

museo-ciencias-animales-01

El resto del día lo pasamos viendo los pollitos en las incubadoras y paseando por las demás de zonas del museo, algunas no demasiado interesante ni para un adulto. Pero eso si, antes de irnos volvimos a la zona de actividades infantiles de la exposición de los dinosaurios y estuvimos otro rato excavando huesos y pintando dinosaurios.

museo-ciencias-dinosaurios-descubrir

En general la experiencia estuvo bien. Pasamos un día divertido en familia y Valkiria estuvo toda la semana siguiente acordándose de ese museo en el que lo podía tocar todo todo. Con la única salvedad de la dejadez que parecía tener el lugar en algunas zonas.

Yo recomendaría acudir al museo de las ciencias con peques de a partir de 2 años y medio. Y, por supuesto, si venís a Valencia con niños no podéis saltaros la visita. Nosotros, sin duda, repetiremos este plan dentro de algún tiempo, aunque nuestro próximo objetivo será ir al oceanográfico a ver los animales marinos.

¿Habéis ido con vuestros hijos a algún museo de las ciencias?

 

487C1B3E76F063B9F02F088CFD651C17