Consejos de padre (57): Sinceridad inocente

Los niños pequeños son sinceros por naturaleza, ¡brutalmente sinceros! Y lo que dicen lo dicen desde la mas pura inocencia, sin maldad alguna. Al menos los primeros años. Ellos simplemente observan, afirman y comparten sus pensamientos. ¡Sin filtro! Ya os hablamos hace casi un año de como Valkiria empezaba a meternos en situaciones de “tierra trágame” con su inocente sinceridad.

El caso es que ahora que ya es mas mayor, que ya entiende mucho mejor las cosas, hay momentos en los que esa sinceridad, tan apabullante, empieza a “preocuparme”. Sigue diciendo todo aquello que se le pasa por la cabeza, sin maldad alguna. Pero creo que ya tiene edad suficiente para ir entendiendo que hay ciertas cosas que no se deben decir a otras personas. Creo que es la base del respeto a los demás.

Os pongo en situación. El otro día, volviendo las dos a casa desde el cole, nos cruzamos con un niño con su madre. Valkiria de repente soltó, en las narices del niño y señalando: “Mira mamá, ese niño tiene la barriga muy gorda” Yo intenté hacerme la loca pero solo conseguí que lo volviera a repetir. Fue un auténtico tierra trágame. Y cuando ya hubimos pasado de largo le expliqué a Valkiria que eso no se podía hacer porque, igual que a ella no le gustaba que le llamaran pequeñaja y se ponía triste y enfadada. Posiblemente a ese niño tampoco le gustaba que le dijeran que tenía la barriga gorda.

No es una cuestión de decirle que no puede hacer observaciones que son ciertas, sino que hay cosas que simplemente, no se pueden decir, por respeto a los demás. Igual el concepto es un poco complicado para una niña de 3 años. Sin embargo, creo que cuanto antes se empiecen a explicar estas cosas, ayudaremos a que nuestros hijos sean sensibles a que, en este mundo, todos somos diferentes y tenemos nuestras propias características.

Si en una situación así yo le riera la gracia a mi hija, ella entendería que decir esas cosas es gracioso y eso, personalmente, creo que es muy peligroso. Así que hoy lo que se suponía que tenía que ser una sección de humor me ha quedado bastante sería, pero es que el tema no es para menos y, seguramente, escribiré sobre esto en profundidad mas adelante.

¿Como hacéis frente a este tipo de situaciones?

¿Les explicáis a vuestros peques donde está el límite de la sinceridad?

consejo-padre-sinceridad-inocente

Si te ha gustado, compártelo:Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

4 Replies to “Consejos de padre (57): Sinceridad inocente”

  1. Carolina mamá ríe

    Es que es supercomplicado y yo tengo la esperanza que conforme se vaya haciendo mayor lo vaya entendiendo por si solo porque yo soy incapaz de explicárselo mejor jejejejej
    El otro día entramos a una casa y soltó “mamá esta casa huele mucha peste”…la verdad es que tenía razón, pero yo casi me muero allí…y no precisamente por el olor!!

    Reply
    • Mamá Puñetera Post author

      Ostras! Vaya salida! jajajaja… La verdad es que en ese momento te quieres morir, luego se lo explicas y tal… Pero como en el fondo sabemos que no lo hacen con maldad, sino con la sinceridad mas inocente, se hace muy difícil como explicarles el tema…

      Reply
  2. Socorro que soy mamá

    Como te entiendo 🙈 la última de mi hija fue decir en el veterinario cuando mi hermana la llevo a vacunar al gato, que Lila tiene tanto pelo en la barriga como su padre. Pues como esas una detrás de otra, da igual sobre quien lo diga, y remata con un “pero si es verdad” como bien dices es hora de explicarles las cosas que deben o no decir.
    Me encanta esta sección en su versión graciosa o en la seria 😉

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *