Segundo trimestre del embarazo y segundo susto

A puntito de abandonar el segundo trimestre, el sábado entraré de lleno en el tercero, ¡tercer trimestre ya! Siento que este embarazo se me escapa entre los dedos, aunque no he tenido esa sensación desde el principio. Solo este segundo trimestre. ¡Que razón tienen cuando dicen que cada embarazo es un mundo!

Después de acabar los tres primeros meses con un susto, el segundo trimestre dio el pistoletazo de salida con la analítica y ecografía del triple screening. Esa en la que le miden el pliegue nucal al bebé y te dicen los porcentajes de padecer ciertas enfermedades. Por aquí pasaré rápidamente porque no me apetece entrar en detalles. La ecografía fue bien, lo de después no tanto. Pero como os digo, lo pasé tan mal que no tengo ganas de profundizar en ello en este momento. Quizá algún día lo haga, por compartir mi experiencia, pero no hoy.

eco-trimestre-triple-screening-Su primer perfil-

La especie de angustias que solo se calmaban comiendo se fueron disipando a medida que entré en este segundo trimestre. Así como se calmó el hambre voraz. Al cansancio le costó mas abandonarme. ¿Donde estaba esa energía que me invadió en este periodo de mi anterior embarazo? ¿Quién se la había llevado? Ingenua de mi, con una niña de 3 años y medio una ya no tiene tiempo de pasarse el día contemplando la barriga. Apenas da tiempo a descansar. Y muchas veces solo me acordaba del embarazo cuando me pasaba haciendo algún movimiento raro y mi cuerpo me daba un toque de atención en forma de latigazo en el abdomen. ¡Todo muy bucólico….ejem…!

Quitando algunas semanas, tirando hacia el final del trimestre, en las que realmente si que note cierta subida de energía. el resto he estado tan cansada como en el primero, ¡sino mas! Porque al ir creciendo la barriga, todo se vuelve mas difícil.

Cosas que en mi primer embarazo aparecieron pasado el segundo trimestre, en este, han llegado muy muy pronto. Como los problemas para poder coger la postura y dormir a gusto. Los tirones en los ligamentos redondos cuando ando demasiado deprisa. Los pinchazos que te recorren por dentro. Según mi matrona porque todo está mas cedido y no he tonificado la zona entre embarazos. Por eso también el tamaño tremebundo de mi barriga. Y no. No estoy a punto de parir, ni llevo gemelos. Solo es que una es de echar barriga en modo pepino torpedo. ¡Que le vamos a hacer!

Segunda visita a urgencias del embarazo

Sobre la semana 18 llegó el segundo susto. Fue un lunes, justo después del fin de semana de fallas. Habíamos estado pasando unos días en Barcelona por un congreso al que asistí y descasar, lo que se dice descansar, descansamos poco. Volvimos un domingo y, aprovechando que el Papá el lunes no trabajaba nos fuimos a un centro comercial y comimos fuera. Otro día de no parar. Una vez ya en casa me empecé a encontrar mal. Me notaba floja y congestionada. Así que me acosté. Dos horas después me desperté para ir al baño y, al sentarme en el váter, solo tuve tiempo de llamar a mi marido antes de tirarme al suelo y perder el conocimiento.

Obviamente, hasta el momento de despertar todo está en blanco para mi. Cuando abrí los ojos la mala cara de mi marido valió mas que mil palabras. Menos mal que lo tengo entrenado en el tema. Los desmayos son algo habitual en mi. Pero normalmente van asociados a algún momento intenso de dolor o ansiedad. Y de la última vez hacía como 5 o 6 años. Aparte de que nunca me había pasado estando embarazada. Esta vez pasó sin mas, sin ningún motivo aparente, por muchas conjeturas que yo haya podido hacer luego al respecto.

Además, esta vez, por la posición o la propia congestión, estuve a punto de tragarme la lengua. Eso tampoco me había pasado nunca. Comprensible la cara de susto de mi pobre marido, que intentó abrirme la boca como pudo, sin conseguirlo y finalmente me colocó de lado, facilitando la caída de la lengua y la entrada del aire. El que se desmaya no se entera de nada, pero el que lo vive desde fuera lo pasa fatal…

Cuando me recuperé un poco, llamamos a mis suegros para que se quedaran con Valkiria (a la que por suerte le pilló todo dormida) y nos fuimos a urgencias.

Aquella noche había overbooking de preñadas, así que la cosa fue para largo. Cuando me vieron, me hicieron un chequeo rutinario, una eco para asegurar el bienestar de la criatura y una analítica. Tres horas después estábamos de vuelta a casa sin mas diagnostico que sincope vasovagal y derivación a cardiología y neurología.

Como os comentaba, esto me lleva pasando desde la primera vez que me bajó la regla, siempre unido a momentos de dolor, pero nunca me ha visto un médico al respecto. Lo que si tengo son antecedentes familiares. A mi madre y a un hermano suyo también les ha pasado durante toda su vida.

Cuando fui al cardiólogo, un mes después, no encontró nada raro y simplemente me dijo que tengo cierta predisposición a que me pasen estos sincopes y tengo que vivir con ellos. Nada que no hiciera ya.

Por suerte, el resto del trimestre ha transcurrido sin mas visitas al hospital. Se han repetido un par de episodios de estar al borde del desmayo, por culpa también de los problemas intestinales que si que estoy teniendo durante todo el embarazo. Pero he podido controlarlo antes de desmayarme. Estoy modificando ciertos hábitos en mi dieta para intentar regular mi transito intestinal. A ver si eso ayuda. Y espero no tener mas sustos por el estilo.

¿Como os encontrabais en el segundo trimestre de vuestros embarazos?

¿Notasteis diferencias considerables?

 

Si te ha gustado, compártelo:Share on Facebook15Share on Google+1Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

28 thoughts on “Segundo trimestre del embarazo y segundo susto

  1. Bea

    Jolines que susto. Yo tuve un sangrado a final del segundo trimestre, también estábamos de viaje y menudo susto. Me quitaron un polipo que fue lo que produjo el sangrado.

    Reply
    • Mamá Puñetera Post author

      Vaya… menudo susto! Yo también pasé por leves sangrados, pero lo del tema de la sangre es que asusta mucho, sea mucha o poca cantidad…

      Reply
    • Mamá Puñetera Post author

      jajaja, yo ahora ya casi que también, porque vaya tela lo que nos espera este verano de calor… uuuufff!

      Besos guapa!

      Reply
  2. 30 y... y mamá

    Me ha encantado leer esta segunda etapa de tu embarazo, de repente me ha entrado una morriña tremenda!!!
    Me alegro que el sustillo, quedase solo en eso, aunque me imagino que pasarías unos momentos horribles. Gracias a Dios todo sigue dentro de la normalidad.
    Que siga todo bien guapa. Ánimo!

    Reply
    • Mamá Puñetera Post author

      Gracias! Pues si, fueron momentos de mucha tensión y muchos nervios.
      Besos guapa!

      Reply
  3. Annabel

    Uff que susto 🙁 Lo del segundo embarazo es brutal, lo CANSADO que es, a mi además se me está pasando volando (33 semanas ya!!) sin darme ni cuenta, porque con la mayor y el ritmo tampoco te da para mucho más, a ir haciendo como se pueda, y lo de los mareos espero que no se repita 🙁

    Reply
    • Mamá Puñetera Post author

      Pues lo mismito pasa por aquí. A mi también se me está pasando en un suspiro. Creo que lo que mas lento pasó fue el primer trimestre, pero a partir de ahí, se me escapan las semanas sin darme cuenta!!!

      Reply
  4. Nueve meses y un día después

    aaaay, qué sustazo. Yo tuve un segundo embarazo muy mierder a nivel gastrointestinal. Me encontré mal el 98% de los días. Un mojón. Cuídate mucho, guapa.

    Reply
    • Mamá Puñetera Post author

      Ufff, es que eso no te deja hacer vida normal tampoco.
      Gracias preciosa!
      Besos!

      Reply
  5. Bebé friki

    Pero qeu sustos me das, entre los sofocos, que parece que vayas a parir mañana (te esperan unos meses de caras de incredulidad aún hermosa) y estas cosas me va a dar un parrús. Cuidate mucho, y a la cosa que viene más. Y no le des más disgustos a tu marido, mujer…

    Reply
    • Mamá Puñetera Post author

      Eso espero, porque quiero que mi marido me dure muchos años! jajajajaja Y a este ritmo pobre no gana para sustos!
      En fin, ahora ya parece que vamos en modo crucero, mas tranquilos 😉

      Reply
  6. monica

    Ostras pobre, ¡¡qué susto!!!. Cuidate mucho anda, y que te cuiden.
    Yo el segundo igual que el primero y el tercero, sin pena ni gloria jeje.

    Reply
    • Mamá Puñetera Post author

      Yo creo que no probaré con un tercero para comparar, jejeje… Pero entre el primero y este, el día y la noche!
      Gracias guapa!

      Reply
  7. Itzel

    Ostras cariño pues si que ha sido un segundo trimestre intenso!! Me alegro que todo vaya mejor y lo de los síncopes vasovagales los comparto, también me pasan. Que todo siga bien y el último estirón sea más leve cariño. Animo

    Reply
    • Mamá Puñetera Post author

      Muchas gracias guapa!
      Pues entonces ya sabes de que va la historia… En realidad, cuando convives con ello, tan solo es saber que hacer llegado el momento. Pero asusta mucho al que le pilla de por medio…

      Reply
  8. La mama fa el que pot

    Aix.cada embarazo es un mundo y me alegro que fuera todo un susto.
    En mi caso mi segundo embarazo también fue más accidentado. Supongo que entre que no te cuidas igual y que vas persiguiendo a la mayor todo suma.
    Espero que a partir de ahora vaya todo a mejor.

    Reply
    • Mamá Puñetera Post author

      Pues posiblemente sea por eso, no tienes tiempo de nada cuidando al mayor y hay días que se pasa el límite de lo que deberíamos hacer.
      Gracias guapa!

      Reply
  9. Aventuras de una Mami

    Vaya susto!! Yo tb tuve un primer embarazo muy bueno, un segundo embarazo… uff no me atrevo… al menos por ahora.
    Ya te queda poquito, pero para mi el tercer trimestre due el que más lento paso, y el más duro por motivos familiares.

    Reply
    • Mamá Puñetera Post author

      Bueno, igual mas adelante te animas!
      Para mi lo peor del anterior fue el último mes, porque ya estaba que no podía mas. Pero bueno… paciencia.

      Reply
  10. Juana M.Perea

    Me alegra que todo quedara en un susto.
    En mi embarazo, no noté cansancio si no todo lo contrario, estaba cargada de energía todo el tiempo. De echo hasta casi final del embarazo no comencé a estar un poco más pesada, pero parte de la culpa era del calor infernal de Agosto.
    Cuidate mucho, seguiré leyendo el avance de este segundo embarazo.
    Besos!

    Reply
    • Mamá Puñetera Post author

      Pues que suerte nena! Ojalá a mi me pasara lo mismo!
      Aunque si que es verdad que ahora me encuentro mejor que en todo el embarazo y ya estoy casi de 8 meses…
      Besos!

      Reply
  11. La Sonrisa Despeinada

    MI primer embarazo fue rodado, llena de energía, cuidándome..el segundo no. Entre cuidar del mayor y un montón de preocupaciones a lo largo de todo el embarazo por los resultados de las ecos, no puedo decir que lo disfrutase mucho la verdad, y muy muy cansada. Espero que ya se acaben los sustos y consigas relajarte un poquito antes del gran día.

    Reply
  12. Pilar_MamásFullTime

    Uuufff… lo de desmayarte en el baño es una pasada, un susto con mayúsculas.. hay que tomarse en serio lo de descansar aunque a veces es complicado, es cierto..

    Reply
    • Mamá Puñetera Post author

      Pues si… Pero a veces a una se le olvida… Eso si, ahora ya las cosas con mas calma 😉

      Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *