Sangrado vaginal en el embarazo

Siempre se ha dicho eso de que cada embarazo es un mundo. No sabéis hasta que punto se está cumpliendo en mi caso. Esto de lo que os vengo a hablar hoy es otra de esas cosas que, en el embarazo de Valkiria, ni supe lo que era. Además de algo que asusta bastante y no contribuye, para nada, a que estés tranquila. Os hablo del sangrado vaginal. Que en mi caso no se limitó al primer trimestre.

No voy a entrar a explicaros todos los tipos de sangrados vaginales que pueden darse, ni sus causas. Para ello ya hay páginas en las que lo desglosan muy bien. Yo quiero contaros como fue mi experiencia con el sangrado vaginal y como lo viví.sangrado-vaginal-embarazo

La primera vez que me pasó no le dí la mayor importancia. Mas que nada porque pensé que, otro mes mas me iba a bajar la regla, era el típico marroneo previo. ¡Pero no! En ese caso, como corroboraría mas tarde, era lo que llaman un sangrado de implantación. Algo totalmente nuevo para mi. Esto ocurre, en ocasiones, cuando al implantarse el óvulo ya fecundado en las paredes del útero se produce una erosión del tejido del endometrio. No suele durar mas de un par de días y, aunque dicen que no duele, a mi me dolía igual que cuando me tiene que venir la regla.

Durante el resto del primer trimestre no volví a sangrar. Pero llegado el segundo trimestre, un par de semanas antes de nuestra segunda visita a urgencias, empecé a tener pequeños marcados. Al principio siempre pasaba el día después de haber mantenido relaciones sexuales. Como ya sabía que esto era algo normal, y la cosa no pasaba de un flujo rosado, no le dí mayor importancia. Días después, sin sexo de por medio, empecé a soltar hilitos de sangre mezclados con el flujo después de ir a hacer de vientre. Ya os he contado mis problemas de estreñimiento en este segundo embarazo. Primero comprobé de donde salía aquello y luego empecé a preocuparme cuando ya no hacía falta que hiciera esfuerzos o no, salían hilitos de sangre de vez en cuando.

Llame a mi matrona y le conté la situación. Ella, obviamente, sin verme y solo de palabra poco podía hacer. Como los medios de los que disponen allí no son muchos, me recomendó acudir a urgencias inmediatamente después de que ocurriera el próximo sangrado. Allí podrían determinar mediante ecografía si se trataba de un hematoma uterino, alguna pequeña herida en las paredes de la vagina, infección o algo sin importancia. ¡Con tantas opciones me acojoné!

Decidí ir a la mañana siguiente al hospital, pero eso no llegó a pasar. Justo esa noche me desmayé y nos tocó ir a urgencias. Aprovechando el viaje ya les comenté también todo lo del sangrado vaginal, aunque en aquel momento hacía horas del último. Me exploraron y no vieron nada. Descartaron algunas opciones como el hematoma o la infección, pero me dijeron que, al haber pasado muchas horas, no podían ver de donde salia la sangre. Que si me volvía a pasar volviera a urgencias ipso facto. Pero no paso más.

Unas semanas después, cuando la matrona vio el informe de urgencias. Esos informes en los que la mitad de cosas suenan a chino. Me dijo que, por lo que ponía, se trataba de un sangrado por erosión de las paredes de la vagina. Porque había algunas células que no deberían estar ahí y, al haber mas concentración de sangre en la zona, se producían esos sangrados. Bien fuera al mantener relaciones sexuales, al ir al baño, al toser o estornudar… Al hacer cualquier cosa que hiciera que las paredes de la vagina se frotaran. ¡Que curioso es el cuerpo humano!

Lo cierto es que, aunque finalmente resultó no ser nada, a mi me tuvo bastante preocupada. Como he dicho al principio, con mi anterior embarazo no sangre nada de nada, así que toda esta situación me pilló de novata. Y así sumamos un sustillo más a la lista de este embarazo…

¿Tuvisteis sangrado vaginal durante vuestros embarazos?

 

Consejos de padre (62): El día de la marmota

Normalmente la protagonista de los Consejos de Padre suele ser Valkiria y sus ocurrencias. Pero me vais a permitir que le robe el protagonismo esta semana porque hay algo que necesito gritar. ¡NO! ¡NO ESTOY A PUNTO DE PARIR! ¡AUN ME QUEDAN CASI 3 MESES! Ofú…¡que alivio! Ahí queda dicho. Y es que, últimamente, mi vida se a convertido en lo más parecido al día de la marmota, aquella genial película de los 90.

La única diferencia es que aquí el tiempo si que sigue pasando y los protagonistas van cambiando. Pero, día tras día, para mi la escena sigue siendo la misma. Y ya me empiezo a cansar de repetirme. He barajado varias opciones. Tatuarme “No, aun no” en la frente. Colgarme un cartel del cuello. O hacerme 7 camisetas iguales, una para cada día, todas con el mismo mensaje que el tatuaje.

Aparte tengo un problema. Bueno dos. Esto del embarazo me ha dejado la mecha muy corta. Vamos que me gasto mas mala leche que de costumbre. Y la segunda es que a mi se me notan las cosas en la cara en seguida. Así que os imaginaréis los caretos de aburrimiento supino que pongo cada vez que escucho la dichosa pregunta. Lo se… La gente no tiene la culpa. ¡Pero no lo puedo evitar!

Vale que el barrigón es enorme. Vale que estemos a las puertas del verano mas caluroso desde 1981 (manda huevos…) pero… ¿es necesario poner esas caras de estupor y compasión cada vez que le contesto a alguien que, hasta finales de agosto, no está prevista la llegada del bebé? Cualquier día acabaré soltando alguna burrada tipo: “¡Si ya voy por el mes 15 de embarazo!” o “¡Es que llevo cuatrillizos!” No se… Solo pare ver que cara ponen y divertirme un ratejo…

En fin, creo que debo de ir practicando la sordera selectiva y hacer como los extranjeros cuando no entienden ni papa de lo que les dices… Asentir y sonreír…consejos-padre-marmota

¿Alguna vez en vuestra vida os habéis sentido viviendo en el día de la marmota?

 

 

Festivales de fin de curso, ¡ese mundo!

Llamadme novata, pero esto del festival de fin de curso me tiene un poco acojonada…  Que el año pasado, en la guarde, ya tuvimos, pero era todo como mas de andar por casa, mas intimo y, sobretodo, cero preocupaciones para nosotros porque de casi todo se encargaron allí. Este año, en cambio, la cosa es bien diferente. Empezando porque tuvimos una reunión con la tutora para explicarnos, con detalles, todos los por menores del festival… Y digo yo… ¿Se nos está yendo de las manos esto de los festivales de fin de curso?

Estoy tan sumamente empanada con esto del embarazo que, cuando fui a la reunión, pensé que ya era el día del festival, ¡alma de cántaro! Lo que me explicaron a continuación me dejó con el culo cuadráo. Como el cole al que va Valkiria tiene 3 clases por curso y el festival es de todo el ciclo de infantil, intuyo que será mas largo que un día sin pan.

Cada curso hacen 4 canciones diferentes. Los niños han sido mezclados y distribuidos en cada baile de un modo, mas menos, aleatorio. Aunque se supone que hay canciones mas movidas que otras donde meten a los niños que mas se prestan a esto de bailar. A Valkiria la han puesto en la canción mas movida de su curso (porque será…). No se yo si, llegado el momento, con un anfiteatro a parir de gente, no le dará el pánico escénico. Porque mi hija es movida, si, pero también se intimida ante grandes multitudes. Y, por lo que me contaron, la que se forma ahí no parece que vaya a ser ni medio normal.

Allí estaba yo, sentada con mi mega barrigón en la mini silla donde se sienta mi hija. Con los ojos como platos y libreta en mano para no perder detalle. A todo esto, las mamas que compartían mesa conmigo, todas ellas con hijos mayores y bregadas en esto de los festivales de fin de curso, asentían a cada cosa que decía la maestra.

Nos fue diciendo, niño por niño, que canción le había tocado y en que parte del anfiteatro estaría, para que intentáramos, llegado el día, coger sitio cerca de nuestros peques. Y digo intentar porque ahí viene el kit de la cuestión. Ese que como os decía me tiene “acojonaita perdía”.

festivales-fin-curso

Como si de un concierto de Justin Bieber se tratase, el día del festival, hay abuelitas, cargadas con sus sillas, sus abanicos y sus botellas de agua que se sientan a la puerta del cole para hacer cola desde primera hora de la mañana, ¡en Valencia en pleno junio! ¡El festival es a las 18:30 de la tarde! ¿Hola señoras? ¿Están ustedes locas o son la versión abuela de Belén Esteban? ¡Yo por mi nieto MA-TO!

festivales-fin-curso

No contentos con eso, hay que desarrollar todo un plan de ataque estratégico si no nos queremos quedar sin ver un pijo durante todo el festival. Hay que dividir fuerzas. Dan tres entradas por niño. La puerta de entrada es una, la de la cola de abuelitas. Pero a la vez hay que dejar a los niños por la puerta de infantil. Así que, mientras dos hacen cola, el tercero tiene que correr a dejar el niño y volver a la cola antes de perder su sitio.

Mira que pasé toda mi juventud asistiendo a festivales multitudinarios, comiendo polvo y colas para todo. ¡Pero esto me da mucho mas miedo! Las mamas repetidoras me aseguraron que se montan unos pollos tremendos por coger un buen sitio. Incluso un año hubo tortas entre varios padres. ¡Vamos a ver! ¿De verdad hay que llegar a eso? ¡Menudo ejemplo! Aun con todo esto, por mucha estrategia planificada que lleves, si no tienes abuelita haciendo cola desde horas intempestivas, no eres nadie, y cogerás el sitio que buenamente puedas (o te dejen).

La parte dos de todo este estrés festivalero es a la hora de los modelitos que lucirán. Si ya no tenía bastante una con el grupo de whatsapp del cole. Ahora también hay que sufrir el grupo del festival. Debates sobre como hacerles la ropa a las niñas, donde comprar la tela, como tienen que ir peinadas o si irían mas monas así o asa… ¡De verdad que complicaito es todo! Total para tres minutos de canción.

¡Vale! Se que luego seré otra madre caldosa mas mirando embobada como su niña lo da todo (o no…) en el escenario. Haciendo mil fotos y pensando que como la mía ninguna. ¡Pues claro! ¡A quien no le pase eso que venga y me lo diga! Ya estoy pensando en alquilar una señora mayor para que haga cola ese día haciéndose pasar por mi madre. Porque a las abuelas reales no las engaño para una locura así ni poniéndoles mis mejores ojos de gatito de Shrek.

festivales-fin-curso

¿Los festivales de vuestros coles también son un sálvese quien pueda?

¿Tenéis algún consejo de madre veterana?

 

¿Sabes suficiente sobre nutrición infantil? Nestlé bebé te ayuda

El tema de la nutrición infantil es una de esas cosas que a todas las madres nos preocupa e interesa. Pero no solo nos debería preocupar una vez tenemos a nuestro bebé en brazos. Sino desde el momento en el buscamos quedarnos embarazadas. Siendo aun mas importante cuando ya tenemos el ansiado positivo que nos confirma nuestro estado de buena esperanza.

Tuve el placer de asistir, junto con otras Super Mamis Blogueras, a la presentación del Programa Educativo de Nutrición online que han lanzado para ayudarnos durante los 1000 primeros días en la vida del bebé (incluyendo el embarazo).

programa-nutrición-nestlé

¿Como que 1000 primeros días?

Pues si, estudios recientes han demostrado la importancia de una correcta alimentación desde el embarazo hasta, aproximadamente, los dos años de vida del bebé. En estos 1000 días es fundamental establecer unos hábitos nutricionales adecuados, pues estos influirán durante el resto de su vida y le ayudarán a prevenir males tan comunes de nuestro tiempo como la obesidad.

¿En que consiste el Programa Educativo de Nutrición?

Se trata de un curso online, realizado por expertos en nutrición infantil, y totalmente gratuito, que está dividido en cuatro etapas: embarazo, 0-6 meses, 6-12 meses y 12-24 meses. En cada una de ellas aprenderemos de una forma sencilla y amena, mediante artículos e infografías, sobre distintos aspectos relacionados con la nutrición. Además, consta de una parte práctica, con herramientas, vídeos y consejos donde podremos aplicar todo aquello que hayamos aprendido. Para ello solo tendréis que daros de alta en el club Nestlé Bebé y podréis tener acceso a todo el contenido del Programa. Os dejo el link directo en la siguiente imagen:

programa-nutrición-nestlé

No es necesario hacer el curso de manera lineal. Esto quiere decir que, al estar dividido por etapas, podéis ir directamente a aquella que mas os interese. En la que te encuentres tu o tu bebé en ese momento.

Evento de presentación del Programa Educativo de Nutrición

La verdad es que todavía no había tenido la oportunidad de contaros que recientemente me he unido al programa de Super Mamis Blogueras de Nestlé Bebé. Pronto tendréis sorpresas en el blog en relación a esto. Como tal fue por lo que me invitaron a asistir a este evento de presentación en Madrid. Fui para allá con mis amigas Marisa de La estrella de Gael y Núria de Mamirrachadas, ¡no podía haber mejores compañeras de viaje!

Una vez allí, el evento se celebró en una tienda que me dejó enamoradita perdida. Un espacio multidisciplinar, totalmente kid-friendly. En el puedes desde asistir a talleres, hasta tomarte un café con tu peque. Aparte de comprar algo de su tienda, porque todo lo que tienen es precioso. Empezamos conociéndonos un poco. Reencontrándonos con algunas compañeras bloggers y desvirtualizando otras. Después de un café reparador, comenzó la presentación. Nos explicaron en lo que consistía el Club Nestlé Bebé y, lo principal, todo lo relativo al Programa Educativo de Nutrición.

Después nos retaron mediante un juego por equipos, poniendo a prueba nuestros conocimientos sobre nutrición infantil. ¡Lo dimos todo! Y el Valencia team nos quedamos a las puertas de la gloria, pero no pudo ser, jajajaja… ¡Fue super divertido! Nos reímos un montón y, aunque la mayoría de las preguntas ya las sabía, hubo muchas dudas que aproveché para refrescar. Que a pesar de que una no vaya a ser primeriza, la memoria no da para acordarse de absolutamente todo. Ya me entendéis 😉

programa-nutrición-nestlé programa-nutrición-nestléprograma-nutrición-nestléprograma-nutrición-nestléprograma-nutrición-nestléprograma-nutrición-nestlé

-Al final todas nos graduamos con honores-

¿Que me parece el Programa Educativo de Nutrición?

Me parece una herramienta super interesante para solucionar cualquier duda que nos pueda surgir en cuanto a la alimentación de nuestros peques. Nunca llegaremos a saberlo todo, así que, antes que recurrir a fuentes poco fiables, mejor acudir a un programa de nutrición realizado por expertos, como este. Además, el hecho de que sea online, accesible desde cualquier ordenador, tablet o teléfono móvil, lo hace mucho mas atractivo de cara a los padres de nuestra generación. Padres que vamos corriendo a todas partes y aprovechamos cualquier ratito para consultar cosas en internet. ¿Puede Nestlé ponernoslo más fácil? Yo creo que no, por eso os animo a apuntaros 😉 ¡Os encantará!

¿Conocíais el Programa Educativo de Nutrición de Nestlé?

¿Que os parecen este tipo de herramientas?

 

¿Niño o niña? Nuestro bebé es…

¡Ya tocaba! ¿no? Nos hemos hecho mucho de rogar con esto de desvelar el misterio del sexo del bebé en camino… Entenderme, para mi este embarazo está siendo muy distinto al anterior. Mas accidentado como ya os he ido contando. Si a eso le unimos que, casi seguro, será mi último embarazo. ¡Con esto cerramos la paraeta! Pues teníamos ganas de hacer algo especial, algo que recordáramos siempre. ¡Y no sabéis lo que nos ha costado ponernos de acuerdo…!

Yo busqué e investigué sobre como anunciar el sexo del bebé. Acabé en Pinterest, obvio. Donde hay tantas ideas como puedas soportar. Pero todas tenían un factor común. El uso del rosa o del azul para desvelar el resultado… Sin duda es lo más recurrente y lo mas visual. El problema es que ninguno de los dos somos de caer en esos tópicos, aunque a mi me daba más igual y ya tenía una idea mas menos clara. Pero el Papá Cascarrabias, como tenía que hacer honor a su apodo, insistía en que no, que no y ¡que no!… Así que hemos tenido días y días de brainstorming… Hasta que llegamos a algo que nos gustaba a los dos y que, en cierto modo, teniendo que darle la razón a mi medio melón, nos representa mucho mejor como pareja y como familia.

El padre de las criaturas prefería niña, por una cuestión premonitoria… Él lo había soñado. Y como eso le había salido bien con Valkiria… ¡estaba clarísimo! ¡Hasta el nombre estaba decidido de hacía meses! A mi en cambio me daba lo mismo. Si era niña, bien. Si era niño, también. Lo único que quería era que viniera bien. Todo lo demás, secundario.

Cosas que dice la gente, como que si son del mismo sexo se llevarán mejor… ¿porqué? Que alguien venga y me lo explique, porque yo creo que eso es una simple cuestión de caracteres, no de sexo. O que es mejor tener uno de cada, porque así tienes la parejita…¡ay que bien, la parejita! Pues vale… Parece que en esta vida siempre tiene que haber algo mejor y algo peor. Pues oye, lo que sea será, decepción ninguna.

En fin, que ya no me enrollo más… Que seguro que estáis pensando que soy una pesada y me estoy haciendo la misteriosa, jejeje… Aquí os dejo la resolución a uno de los secretos mejor guardados del 2017…

Nuestro bebé es…

 

bebé-embarazo