Camisetas molonas para el embarazo + sorteo

En esta casa somos muy camiseteros. El Papá Cascarrabias me gana de calle. Un día me dio por contarle las camisetas frikis que tenía y eran mas de 70… ¡70! También hay que decir que los hombres, en esto de las camisetas frikis y molonas lo tienes mucho mas fácil. Casi en cualquier tienda encuentran camisetas chulas. Pero, ¿y nosotras que? No sabéis la rabia que me da cuando veo que hay ciertas temáticas recurrentes en las camisetas de mujer, solo por ser para mujeres. Imagino que sabéis a que me refiero. Al final, muchas de las camisetas que me acabo comprando son de chico en la talla mas pequeña que encuentro.

Con esto del embarazo la cosa se vuelve un poco mas complicada. No me apetece deformar todas mis mejores camisetas. Así que acabo tirando de básicos baratos para que no me duela que se estropeen. Perdonarme, pero no soy muy fan de comprarme ropa exclusivamente para el embarazo. Algo tengo, pero relativamente poco.

Lo que si me apetecía mucho era tener alguna camiseta molona para usar durante el embarazo, sin ser necesariamente de embarazada. Pero que tuviera algo especial haciendo referencia a la panzota pancita y la criaturilla que crece ahí dentro. Buscaba camisetas graciosas y que a la vez representaran mi lado friki.

Estas me resultaron graciosas, pero para la primera no soy tan gamer y la segunda, aunque me hizo gracia, no es exactamente lo que buscaba.

Estas también me gustaron por su originalidad, sobretodo las dos primeras, pero seguían siendo demasiado genéricas.

Me puse a buscar por la red y encontré diversos ejemplos, aunque ninguno acabara de convencerme del todo. Entonces pensé… ¿y porque no diseñarla yo misma? Así sería justo como yo quiera… ¡Manos a la obra pues! Primero fue buscar la temática. Bueno… ¡vale! Eso no me costó demasiado. Tiré hacia un clásico infalible: Star Wars. Y partiendo de ahí, quería algo que aun siendo friki no fuera excesivamente evidente. De esas cosas que solo los verdaderamente fans pillan. Después de hacer un poco de investigación por la red, acabé sabiendo por donde tirar y compuse mi diseño.

Estas me gustaron, pero para algunas de ellas no me llegan las dotes de diseñadora. Así que opté por otra variante. Los que me sigáis en Instagram ya la visteis hace días. Pero por si no la habéis visto aún, aquí os dejo mi camiseta molona de Star Wars. En esta casa nos va mas el lado de la luz, así que opté por la clásica frase “The force is strong with this one” pero añadiéndole el logo de la orden Jedi.

Subí mi diseño a la web de Camisetas personalizadas, elegí por la opción premium a una cara. Como única pega que le pongo a la web es que el diseño no puede ocupar todo el frontal de la camiseta, solo una parte. Me hubiera gustado que el logo de la orden Jedi fuera mas grande y quedará sobre mi barriga, pero no podía ser. La camiseta me llegó muy rápido, son de Fruit of the loom, así que la calidad del algodón es muy buena. Y la impresión está muy bien, nada de vinilos. El Papá Cascarrabas, de hecho, dice que como me despiste me la quita para ponersela él… ¡Ya le vale!

¿Y lo mejor de todo sabéis que es? Que gracias a los amigos de Camisetas personalizadas puedo sortear una camiseta premium a una cara de impresión entre todos vosotros. Para que os hagáis esa camiseta que siempre quisisteis o se la regaléis a quien queráis… ¡A que mola!

Requisitos de participación

    • Rellenar el formulario con vuestros datos para poder localizaros en caso de ser los ganadores

  • Dar Me gusta en Facebook a Camisetas personalizadas
  • Dar Me gusta en Facebook a Maternidad como puedas

Participaciones extra

  • Compartir el sorteo de forma pública e invitar a dos amigos dejando un comentario en el post del sorteo en facebook. Si lo hacéis usad el hastag #CamisetasMCP para poder localizarlo y tendréis una participación extra.

Condiciones del sorteo

El sorteo estará activo desde hoy día 11 de mayo, hasta el 17 de mayo a las 12 de la noche y solo es válido para envíos a la península. Si queréis participar desde las islas aseguraros de tener una dirección peninsular a la que poder mandar el premio en caso de que os tocase. No serán validas las cuentas dedicadas exclusivamente a los sorteos. Una vez cerrado el plazo se realizará el sorteo a través de Sortea2. Cuando tenga el ganador/a comprobaré que se cumplen los requisitos estipulados. En caso de ser correcto procederé a anunciar el/la ganador/a en este mismo post y a través de mis redes sociales. En caso contrario repetiré el sorteo hasta que salga un ganador válido. Si pasadas 72 horas el ganador no da señales de vida (habiendo avisado también por mail), el sorteo se considerará desierto y lo repetiré para dar con otro ganador.

¡Mucha suerte a todos!

¿Tuvisteis alguna camiseta graciosa para poneros en el embarazo?

 

Consejos de padre (60): ¿Porque no lo saben todo?

Nuestros hijos creen que somos todólogos, es decir, que lo sabemos hacer todo y de todo conocemos. Tenemos las respuestas a todos los misterios del universo… ¡Ay pobres! Ojalá eso fuera así. Lo que ellos no saben aún es que sus padres, como humanos que son, ni son omnipotentes ni mucho menos tienen todas las respuestas. Pero los primeros años, para ellos, somos su fuente principal de sabiduría y, como tal, se supone que debemos de saberlo todo. Hasta que un día se dan cuenta de que no y entonces les surge otra pregunta… ¿porque no lo saben todo?

Ahora mismo, con Valkiria, estamos en una fase que va un poco mas allá de la conocida fase de los porqués. Yo no se si todos los niños serán iguales o no. Pero por aquí creo que llegamos a oír “porqué” al menos 50 veces al día (y no os estoy exagerando…). Lo pregunta todo y cuando digo todo es TO-DO.

Al principio uno siente la necesidad de explicarle cada una de sus preguntas. Pero conforme avanza el día y el nivel de surrealismo de sus dudas, las ganas de contestar se van por donde habían venido. Tendría que apuntarme cada uno de estos momentos para que podáis haceros una idea. Viene a ser algo así:

Yendo por la calle, pasa una señora, Valkiria le saluda y la señora le corresponde:

  • Valkiria: Mamá, ¿porque esa señora me ha dicho hola?
  • Yo: Porque tu le has dicho hola. Es educada y te ha devuelto el saludo.
  • Valkiria: ¿Y porque le he dicho hola?
  • Yo: O_O

Y solo es un vago ejemplo. Como os digo esto llega en ocasiones a limites rozando el dadaísmo. Vale que en casa somos muy de humor chanante, ¡pero no nos pasemos! Así que hemos llegado al punto de decirle “en coña” (O queriendo que fuera en serio…) que en esta casa había un cupo de porqués diarios, limitados a 25… (que sabemos que se habría pulido en menos de una hora…) y solo conseguimos que nos dijera… “¿Y porqué?

porque-consejo-padre-viñeta

¿A vuestros peques también se les va de las manos el tema del porque?

¿Habéis rozado con esto el surrealismo como por aquí?

¡Contadme, no seáis tímidos!

 

Primera clase preparto en la seguridad social

Quizá es un poco pronto para empezar con las clases preparto. Pero al ser por la seguridad social, hay que tener en cuenta, al menos aquí en Valencia, que en julio y agosto no hacen cursos preparto en la mayoría de ambulatorios. Como duran dos meses, y pariendo en agosto, había que empezarlas ya. Así que ayer asistí a mi primera clase y, ¡no sabéis la diferencia con la vez anterior!

Algunas ya leísteis la mala baba que se gastaba la matrona que tuve en mi anterior embarazo. Como ya conté en su momento, igual que con el resto del personal sanitario, la matrona que te toque es una cuestión de suerte. Pero si a aquella no podía ni verla, con la que tengo ahora estoy encantada. ¡Son como el día y la noche! Tanto en trato personal como en ideas relacionadas con su trabajo. La que tuve era mas de la vieja escuela, una mujer casi apunto de jubilarse, hastiada por estar donde estaba (que no es donde ella quería estar) y agobiada por la cantidad de trabajo. Cosas que se notaban en como trataba a todo aquel que cruzara la puerta de su consulta. En cambio, mi matrona actual es una mujer de una mente abierta, que es pro parto natural, pro lactancia materna y mas maja que las pesetas. ¡Se sabe hasta el nombre de la gente! (Que pensaréis que es lo normal, pero para mi no lo era).

En fin, que tenía muchas ganas de asistir a sus clases preparto porque ya sabía que me iban a gustar. La última vez que tuve cita con ella me estuvo explicando en que consistían. Un poco de ejercicio. Otro poco de relajación. Una parte práctica y otra final teórica. Que fuera con ropa cómoda, llevará una toalla y el acompañante que quisiera, pero preferiblemente la persona que fuera a estar conmigo el día del parto. Lo bueno es que, esta vez, al ser por la tarde, el Papá Cascarrabias puede asistir, aunque llegue empezada la clase.

Cuando llegué ya noté la primera diferencia. Estaba todo el suelo lleno de colchonetas formando un circulo, y allí estuvimos las dos horas que duró la clase. Nada mas llegar nos fuimos presentando y diciendo para cuando nos tocaba parir. Por las fechas que son, y teniendo en cuenta lo que os decía antes de que en verano no hay clases preparto, somos un grupo muy heterogéneo. Mamis de todas las edades y con fechas de parto que oscilan entre finales de julio y principios de octubre. De lo que mas llamó mi atención fue que de las 11 mujeres que estábamos allí, solo 2 eramos repetidoras. No se si porque las que repiten ya no suelen asistir a este tipo de clases.

Empezamos con unos ejercicios especiales para el embarazo que acabamos bailando con música árabe algo parecido a danza del vientre. ¡Fue muy divertido! Nos saltamos la relajación y fuimos a la parte práctica donde nos habló de los ejercicios de kegel y el masaje perineal. Que esta vez tengo intención de hacer cada día durante el tercer trimestre. A ver si podemos evitar la episiotomia. Para terminar nos puso un vídeo sobre la preparación al parto y los síntomas para ir al hospital. Hablamos un poco de las contracciones, que son, que sentiremos y cuando tenemos que tomarlas en serio.

La clase se me hizo muy amena, también porque la manera que tiene ella de expresarse ya hace que sea algo entretenido, cercano y distendido. Nos fuimos a casa con unas cuantas fotocopias sobre lo que habíamos estado hablando y un par de canastillas.

clases-preparto-canastilla

La principal diferencia que veo entre la vez anterior y esta es el trato que se nos da a las embarazadas. Tratándonos de forma humana. Animándonos y empoderándonos. Haciéndonos sentir que somos capaces de parir y debemos confiar en nuestro cuerpo. La matrona que tuve en mi anterior embarazo se limitaba a repartir fotocopias, algunas de la época de matusalén, y a ponernos vídeos durante las dos horas que duraba la clase. Así ella tenía menos que hacer. Como habréis podido comprobar por lo que os he contado, nada que ver con la que tengo ahora. ¡Como se nota cuando alguien disfruta de su trabajo!

¿Asististeis a clases preparto?

¿Os fueron útiles de cara al parto y postparto?

 

Primer trimestre de embarazo y primer susto

A estas alturas del embarazo que estoy, 23 semanas ya, en pleno segundo trimestre, no voy a ponerme a relataros mes por mes los cambios que voy teniendo. Para eso ya llego un poco tarde. Pero si que me gustaría hacer un resumen por trimestre y hoy vengo a hablaros de como fue el primero (con susto incluido).

Como ya os comenté en el post de hace un par de semanas sobre la búsqueda, dimos la noticia en nochebuena. Las navidades pasaron tranquilas, viendo pasar cosas que no podía comer ni beber. Lo normal del embarazo vamos. Si que es cierto que ya por aquel momento, que no estaría de mas de 5 semanas, me encontraba muy hinchada y con muchos problemas de gases y de estreñimiento, ¡empezaba pronto!

Pasadas las navidades fui a mi ginecóloga privada a que me hiciera la primera ecografia. Estaría de 7 u 8 semanas. No es que en ese momento pueda verse mucho, pero yo sentía la necesidad de hacerla y comprobar que todo estaba como y donde tenía que estar. Todo fue bien y nos quedamos mucho mas tranquilos.

primera-ecografia-primer-trimestre

Unas semanas después llegó el primer susto, o la primera visita a urgencias. Como decía antes, seguía teniendo muchos problemas para ir al baño. En ese momento iba oscilando entre el estreñimiento y la “casi” diarrea. Aparte de seguir con muchos gases. Perdonad el tono escatológico y poco glamuroso del post, pero los embarazos tienen su lado oscuro, nunca mejor dicho y, de entre muchas teclas, los problemas intestinales son algo muy habitual.

Estaba de 11 semanas, era miércoles, así que nos levantamos y llevé a Valkiria al cole como de costumbre. Yo ya no me encontraba muy bien, así que cuando llegué a casa me tumbé en el sofá y me quedé dormida un par de horas. Cuando me desperté empecé a notar dolor de estomago. Pensé que sería hambre, así que me preparé algo de almuerzo, ligero, y seguí reposando. Pero aquel dolor no remitía, al contrario, iba a mas.

Toda la vida he sufrido de gases. Es algo muy doloroso que, cuando me pasa, suelo aliviar con infusiones y alguna pastilla tipo aerored. En un par de horas se me suele pasar. Pero esta vez no me atreví a tomarme nada dado mi estado. Y aquel dolor solo hacía que aumentar. Me fui a la cama y solo podía hacerme una bola y retorcerme de dolor. Pensé en esperar a ver si se pasaba, pero llegado el medio día el dolor seguía yendo a mas y yo ya me estaba empezando a desesperar. También estaba preocupada por el bebé, pero sabía que aquello no eran contracciones.

Llamé a mis padres para que recogieran a Valkiria del cole y a mi marido para avisarle de la situación y decirle que cuando llegara a casa del trabajo nos iríamos a urgencias. El Papá salió antes de trabajar y nos fuimos al hospital. En aquel momento los dolores eran tan fuertes que se me hacían casi insoportables. El hospital queda muy lejos de mi casa y, a la hora que fuimos, el camino se me hizo eterno. Para que os hagáis una idea, yo parí sin epidural y os digo que aquellas punzadas que me daban, que iban y venían, como si fueran contracciones, ¡me dolían mas que el parto!

Cuando llegamos a urgencias obstétricas entré yo sola, porque no dejan entrar acompañantes. Allí cada enfermera que me cruzada me preguntaba si estaba embarazada. ¿Perdón? Vale que no tenía apenas barriga en aquel momento, pero estando allí la respuesta me pareció mas que obvia. En fin… Me recibió la enfermera y luego me vio la médica de guardia. Me hicieron una eco para comprobar que todo estuviera bien con el bebé y yo me harté de llorar al ver ese pequeño cuerpo, ya con forma humana, en la pantalla del ecógrafo. Descartado cualquier daño fetal, la médica quería mandarme con mi dolor para casa sin hacerme mas pruebas. Me dijo que si no se me pasaba volviera en unas horas al hospital. ¡Como si estuviera al lado de mi casa!

Con lo que me había costado llegar hasta allí no pensaba irme. El dolor seguía igual de intenso, llevaba desde las 9 de la mañana con él y ya eran las 6 de la tarde. Así que me negué a irme. Les dije que si querían me quedaba en la sala de espera de fuera con mi marido, pero que de allí no me iba. La medica, jovencita, al ver mi convencimiento llamó a una superior. Esta le preguntó si me habían hecho una analítica, o me habían puesto algo para el dolor. Ante la respuesta negativa de la primera, esta médica, mas mayor, me mando hacer una analítica y ponerme una vía para meterme todos los calmantes que podían. Aparte de una inyección intramuscular para algo que todavía no se que fue, pero que deduje que era para las obstrucciones intestinales (cosa que en ese momento no tenía).

Me metieron con la vía en observación, me pusieron la banderilla (que me hizo un daño de la leche…) y allí estuve dos horas. Los calmantes empezaron a hacer efecto y, pasado ese rato me volvieron a mandar a que me viera otra médico.

Yo no se si fue de pasar de estar tumbada a estar de pie. De haber soportado tantas horas de dolor. O de que. El caso es que empecé a encontrarme mal, a tener sudores fríos y, mientras la médica me decía que probablemente tenía un virus, me tuve que ir al baño a vomitar. Cosa que no había hecho en todo el embarazo y que, de hecho, no creo que tuviera nada que ver con él. Me mandaron para casa, aun con punzadas en el estomago, mas leves y con una receta de Carivan que nunca usé.

Tengo la sensación de que no sabían que pasaba. Aquello no fue un virus. No volví a vomitar ni a ir al baño. Pero los dolores de barriga aun me duraron 5 días mientras iban bajando de intensidad y me dejaron hecha polvo.

Esa fue nuestra primera visita a urgencias. Unas urgencias que con el embarazo de Valkiria no pisé hasta el mismo día del parto. Pero ya lo dicen, que cada embarazo es un mundo. Y este ya apuntaba a que iba a ser movidito.

El primer trimestre, aparte de eso, fue mas o menos como en mi primer embarazo. Mucho cansancio, mucho sueño y un hambre de devorar. La diferencia estuvo en los problemas de gases y una especie de angustia que solo se me calmaba comiendo, pero que no llegaba a ser para vomitar. Yo lo definía como mal cuerpo, o “fatiguita” como dicen en mi tierra.

Poco después llegó la ecografía del primer trimestre con el triple screening… Pero eso es otra historia que puede que algún día, no se cuando, os cuente.

¿Como fue el primer trimestre de vuestro embarazo?

¿Notasteis diferencias entre embarazos?

 

De excursión por la Marjal del moro

La Pascua, aquí en Valencia, es tradición celebrarla comiendo al aire libre la mona y volando el catxirulo (la cometa). Y la verdad es que, con el tiempo tan bueno que tuvimos toda la semana santa, incluido el lunes de pascua, apetecía mucho, así que eso hicimos. Nos fuimos con la familia a una zona poco conocida de la provincia de Valencia, un humedal llamado La Marjal del moro.

La Marjal del moro es un espacio protegido ZEPA (Zona de especial protección para las aves), un humedal de extraordinario valor situado entre los términos municipales de Puçol y Sagunto, concretamente en l’Horta Nord. Se trata de una de las zonas más importantes para las aves acuáticas en la provincia de Valencia.

Hace muchísimos años, este humedal se conectaba con la famosa Albufera, al otro lado de la ciudad de Valencia. Pero se fueron destruyendo zonas de humedal. Primero para cultivar arroz y, posteriormente, para convertir el suelo en zona urbanizable, con el consiguiente desarrollo masivo del ladrillo en todo el área de la costa.

La zona que queda ahora no es realmente muy extensa, lo que da para hacer una excursión muy agradable que podemos empezar, desde la zona del polígono cerca de Sagunto, o desde el final de la playa de Puzol. Esta ultima ruta aun la tenemos pendiente de hacer con Valkiria.

excursion-marjal-moro-valencia

Nosotros solemos ir, de vez en cuando, a dar una vuelta, pasear, observar plantas, bichitos y algunas aves. Aunque para ver mas aves tienes que acercarte mas a la zona de las lagunas en si y con la niña tan pequeña aun es complicado.

– Aquí estaba buscando algún caracol que tuviera el bicho dentro, porque la mayoría estaban vacíos –

– Valkiria y Papá escondidos en un observatorio de aves –

No suele haber mucha gente, algunas personas a pie, otras en bici, pero poco barullo, es una zona muy tranquila. Tiene un centro de educación ambiental (CEA), situado en la antigua alquería del Frares. Pero, cosa que no entiendo, los fines de semana el centro permanece cerrado al público. Alrededor de la alquería, tenemos diversas lagunas artificiales y zonas de flora y cultivos mediterráneos. También hay una zona de mesas de picnic, pero en fin de semana tampoco se pueden usar. Fuera de la zona del CEA también podemos encontrar algunas mesas de picnic, pero ya están mas escondidas.

Nosotros nos pusimos ahí a comer, mona incluida. Estuvimos solos. Luego recogimos todas nuestras cosas, sin dejar ni rastro de haber pasado por allí, y nos fuimos a dar otro paseo. Tampoco hicimos una gran ruta porque, entre que ella es pequeña y que yo con la panza me canso mas, no está el horno para bollos, jejeje.

– Aquí Valkiria encantada con su mona. Pero no la típica valenciana, sino la versión catalana – 

Es un sitio ideal para ir con niños porque pueden campar tranquilamente a sus anchas en la mayoría de las zonas. Pero si que es conveniente recordar varias cosas:

  • Llevar calzado cómodo y si el tiempo lo permite pantalón largo.
  • Llevar repelente de mosquitos. En esta época aun no se nota mucho, pero en cuanto aprieta el calor te comen vivo.
  • Si quieres observar bien los pájaros y los bichos, llevar prismáticos y una lupa. ¡A los peques les encantará!
  • Si vamos con niños pequeños, no está demás llevar una mochila ergonómica o similar, para ayudarles en los tramos más difíciles o cuando estén cansados.

¿Os gusta hacer excursiones con vuestros hijos al campo?

¿Conocíais la Marjal del moro?