Plan padre y destete nocturno

Mi experiencia con el “Plan Padre” la describiría, en una sola palabra, agridulce. No es que yo, cuando leí la primera vez de que iba el tema, pensara que esto del destete nocturno fuera a ser la cosa mas fácil del mundo, por mucho plan padre que aplicáramos. Pero, sin duda, no creí que costaría tanto, ni que pasaríamos por tantos intentos fallidos.

Recapitulemos.

Valkiria nunca ha sido una niña que durmiera bien, ni mas o menos del tirón. Al contrario, fue pasar los 4 meses y, si ya no dormía especialmente bien, la cosa empeoro considerablemente. También es cierto que por aquella época todavía no habíamos dado con el causante de la mayor parte de sus malestares. Pero incluso después de remediar aquello, la cosa no mejoró. Fuimos capeando el temporal, a rachas mejor, con tres o cuatro despertares nocturnos con sus respectivas tomas de teta; y a rachas peor, con despertares cada hora u hora y media acompañados, todos y cada uno de ellos, de teta también. Como podéis imaginar estábamos agotados, sobretodo yo, porque la niña no quería a su padre de noche bajo ningún concepto. Obviamente, acabamos colechando, pero yo no conseguía dormir bien porque no solo se seguía despertando, sino que cuando dormía no paraba de moverse y patearme. En fin, un gusto.

Aun así aguantamos como pudimos hasta que tuvo 10 meses. Verano y vacaciones del Papá Cascarrabias. En ese momento yo ya estaba en fase de desesperación total. Aquella situación me estaba haciendo llegar al límite de mis fuerzas y para mí ya se estaba tornando en un problema grande que llegaba a generarme bastante ansiedad. No dormir mas de tres horas seguidas durante casi un año es lo que tiene. Como tenía intención de seguir con la lactancia, no quería que esta sensación de agobio fuera a más y, por eso, decidí buscar una solución a aquella situación. plan-padre Sigue leyendo…

El secreto de las crisis de lactancia

El concepto crisis de lactancia (o brotes de crecimiento) es algo que desconocía hasta que pasamos por la primera de ellas. Ni en las famosas clases pre parto, ni privadas, ni públicas. Ni, después de dar a luz, en las clases de lactancia, nos hablaron de su existencia. Por eso para nosotros era un “secreto”, algo misterioso y extraño. Quizás tuvimos mala suerte y es un tema que normalmente se explica, pero para nosotros eran unas tremendas desconocidas cuando la primera de ellas llegó a nuestras vidas.

Y parece que no somos los únicos a los que nos ha pasado esto. Justo hace unos días, hablando con una amiga que ha sido mamá hará cosa de tres semanas, me comentaba que llevaban un par de días muy malos, que el pequeño apenas dormía y solo se calmaba cuando estaba al pecho. Hacía muchas más tomas que antes y ella estaba agotada y desesperada por no saber porque pasaba todo eso de repente. Me dijo que su madre le había sugerido que a lo mejor se quedaba con hambre o su leche no era buena. Lo de siempre. Menos mal que llegue a tiempo de poder tranquilizarla y explicarle, que todo aquello por lo que estaban pasando era normal y que todo volvería a la normalidad en unos días. Por eso, decidí a hacer este post, para ofrecer tranquilidad, a través de nuestra experiencia personal, a todas aquellas mamás que estén pasando por ello en estos momento.

Sigue leyendo…

Lactancia: luces y sombras

Hoy es el día mundial de la lactancia materna, y para celebrarlo, me uno a está iniciativa que desde Maternidad Continuum nos proponen, y os cuento como hemos vivido nosotras estos casi 10 meses de lactancia.

La WABA (quien organiza la Semana Mundial de la Lactancia Materna)  ha decidido que el lema de este año sea:

“Lactancia Materna: un triunfo para toda la vida”

descarga Siempre había tenido claro que sí tenía hijos les daría el pecho, así que, cuando supe que estaba embarazada, empecé a documentarme sobre temas de embarazo y post parto, corroborando mis intenciones. No me había planteado mucho cuanto tiempo, pero pensaba que 6 meses ya estaban bien.

En las clases pre parto te explican muchas cosas, algunas de ellas sobre la lactancia. Pero, al menos donde yo las hice, se centraban en el tema de la subida de la leche, la correcta colocación del bebe y la extracción y conservación de la leche. Sí, tambien te  hablan de las famosas grietas, mastitis y demás penurias, pero nadie te explica lo tremendamente dura y dolorosa que puede llegar a ser la lactancia al principio, eso se lo guardan, y luego “¡sorpresa, sorpresa!”. Al menos para mi, los primeros días, que digo días, semanas, incluso meses fueron una montaña rusa de dudas y frustración. Sigue leyendo…