Soy SuperMami bloguera de Nestlé Bebé

Estoy a pocas semanas de convertirme en bimadre, de volver a tener un bebé en casa, ahora que ya habíamos salido de esa fase con Valkiria. Y la verdad es que no dejo de sentir ilusión y vértigo a partes iguales. La ilusión es lo que predomina, claro está. Pero el vértigo se deja entrever. ¿Como será esta vez? ¿Como se portará Atreyu? ¿Se parecerán ambas experiencias? Hay cosas que serán parecidas, otras imagino que no. No hay dos experiencias exactamente iguales. Pero no quiero pecar de exceso de confianza y creerme que seré una SuperMami… ¿O igual me sorprendo?

Hay algunas cosas que se que repetiré. Volveré a dar pecho de manera exclusiva hasta los 6 meses. Y luego hasta que ambos queramos. Llevaré a mi pequeño junto a mi en su fular elástico. Ese que tan bien me vino con su hermana. Y cuando llegue la alimentación complementaria, intentaré que sea lo mas casera posible. Eso si, sin agobiarme. Quiero decir que, en esta casa, si ha hecho falta un potito, lo hemos comprado. De hecho con Valkiria no hubo otro modo de que aceptara la fruta. También hemos pasado por las papillas de cereales y repetiremos. Cada uno repite lo que le ha funcionado y a mi me fue muy bien así, a pesar, incluso, de la IPLV de Valkiria.

¿A que viene todo esto? Os estaréis preguntando. Pues bien, no se si recordáis que hace unos meses asistí en Madrid al evento de presentación del nuevo Programa Educativo de Nutrición de Nestlé Bebé. Bien, pues asistí porque poco antes me habían ofrecido la oportunidad de ser Super Mami bloguera, dentro de su página web.

Soy una SuperMami Bloguera
¿Y eso que supone?

  • A través de ella tendremos la suerte de probar nuevos productos, de los que os podré ir hablando.
  • Tendré acceso a consultar con nutricionistas sobre temas de alimentación infantil. Si tenéis alguna duda, mandármela por mail que yo se la consulto.
  • Y a través de ellos, vosotros también podréis probar sus productos mediante sorteos que iremos organizando.

¿Que os parece?

A mi me hizo mucha ilusión que contaran conmigo desde Nestlé Bebé y espero que esta colaboración sea interesante tanto para ellos y como para vosotros que me leéis. Así que, para celebrarlo como toca, empezamos lanzando un sorteo de un lote de bienvenida, igual que el que me mandaron a mi hace un tiempo. ¡Completisimo! Ya lo veréis 😉

Contiene:

  • Leche NIDINA 2 800 grs.
  • Leche NESTLÉ JUNIOR Crecimiento Original 1 l.
  •  Leche NESTLÉ JUNIOR Crecimiento Galleta María 3×200 ml.
  • Leche NESTLÉ ENERGY Crecimiento 1 l.
  • Papilla NESTLÉ 8 cereales miel 600 grs.
  • Papilla NESTLÉ 8 cereales yogur 600 grs.
  • NESTLÉ Pijama leche y cereales 2×250 ml.
  • Galletas NESTLÉ JUNIOR 180 grs.
  • Tarrito NATURNES Plátano-Naranja-Galleta 250 grs
  • Tarrito NATURNES Cena Crema de verduritas con pavo 2 x 200 grs
  • Tarrito NATURNES SELECCIÓN Manzana Golden y Plátano 2 x 200 grs.
  • Tarrito NATURNES SELECCIÓN Judias Verdes y patatas con Ternera 2 x 200 grs.
  • Tarritos NATURNES SELECCIÓN Frutitas del campo 2x200g
  • Tarritos NATURNES SELECCIÓN Verduras de la huerta con filete de merluza 2x200g
  • Bolsita de fruta NESTLÉ NATURNES Manzana, plátano y avena 90 grs.
  • Bolsita de fruta NESTLÉ NATURNES  Manzana, zanahoria y mango 90 grs.
  • Bolsita IOGOLINO  Manzana-Fresa 90 grs.
  • Bolsita IOGOLINO Plátano 90 grs.
  • Tarrina IOGOLINO Plátano, 4×100 grs.
  • Tarrina IOGOLINO Suave y Cremoso Fresa, 6×60 grs.
  • Tarrina IOGOLINO Natural, 4×100 grs
  • Galletitas NESTLÉ a partir de 6 meses, 180 grs

Valkiria disfrutó mucho haciendo el unboxing cuando llegó el lote, los que me seguís por Instagram ya lo visteis en su día. Y ya ha dado buena cuenta de las bolsitas de fruta y de las galletas. El resto, algunas cosas las he dado a mamás que si las iban a usar y otras las guardo para cuando le toque a Atreyu empezar con la alimentación complementaria.

Pero vamos a lo importante… REQUISITOS DE PARTICIPACIÓN

  • Dar Me gusta en Facebook a Nestlé Bebé
  • Dar Me gusta en Facebook a Maternidad como puedas
  • La participación será a través de facebook, así que tendréis que dejar un comentario en la publicación que pondré allí e invitar a dos amigos. Si queréis compartir el sorteo bien, sino también. Eso ya lo dejo en vuestras manos, aunque se agradece que lo compartáis 😉

Cualquiera que no cumpla los requisitos obligatorios de participación no podrá ser parte del sorteo. Solo se contabilizará una participación por persona. El sorteo será válido desde hoy día 19/07 hasta el 26/07/2017 a las 23:59hSolo es válido para España. No serán validas las cuentas dedicadas exclusivamente a los sorteos.

Una vez cerrado el plazo se realizará el sorteo a través de Sortea2. Cuando tenga el ganador/a comprobaré que se cumplen los requisitos estipulados. En caso de ser correcto procederé a anunciar el/la ganador/a en este mismo post y a través de mis redes sociales. En caso contrario repetiré el sorteo hasta que salga un ganador válido. Si pasadas 72 horas el ganador no da señales de vida, el sorteo se considerará desierto y lo repetiré para dar con otro ganador.

Y esto es todo, ¿Os animáis a participar?

¡Mucha suerte a todos!

 

¿Sabes suficiente sobre nutrición infantil? Nestlé bebé te ayuda

El tema de la nutrición infantil es una de esas cosas que a todas las madres nos preocupa e interesa. Pero no solo nos debería preocupar una vez tenemos a nuestro bebé en brazos. Sino desde el momento en el buscamos quedarnos embarazadas. Siendo aun mas importante cuando ya tenemos el ansiado positivo que nos confirma nuestro estado de buena esperanza.

Tuve el placer de asistir, junto con otras Super Mamis Blogueras, a la presentación del Programa Educativo de Nutrición online que han lanzado para ayudarnos durante los 1000 primeros días en la vida del bebé (incluyendo el embarazo).

programa-nutrición-nestlé

¿Como que 1000 primeros días?

Pues si, estudios recientes han demostrado la importancia de una correcta alimentación desde el embarazo hasta, aproximadamente, los dos años de vida del bebé. En estos 1000 días es fundamental establecer unos hábitos nutricionales adecuados, pues estos influirán durante el resto de su vida y le ayudarán a prevenir males tan comunes de nuestro tiempo como la obesidad.

¿En que consiste el Programa Educativo de Nutrición?

Se trata de un curso online, realizado por expertos en nutrición infantil, y totalmente gratuito, que está dividido en cuatro etapas: embarazo, 0-6 meses, 6-12 meses y 12-24 meses. En cada una de ellas aprenderemos de una forma sencilla y amena, mediante artículos e infografías, sobre distintos aspectos relacionados con la nutrición. Además, consta de una parte práctica, con herramientas, vídeos y consejos donde podremos aplicar todo aquello que hayamos aprendido. Para ello solo tendréis que daros de alta en el club Nestlé Bebé y podréis tener acceso a todo el contenido del Programa. Os dejo el link directo en la siguiente imagen:

programa-nutrición-nestlé

No es necesario hacer el curso de manera lineal. Esto quiere decir que, al estar dividido por etapas, podéis ir directamente a aquella que mas os interese. En la que te encuentres tu o tu bebé en ese momento.

Evento de presentación del Programa Educativo de Nutrición

La verdad es que todavía no había tenido la oportunidad de contaros que recientemente me he unido al programa de Super Mamis Blogueras de Nestlé Bebé. Pronto tendréis sorpresas en el blog en relación a esto. Como tal fue por lo que me invitaron a asistir a este evento de presentación en Madrid. Fui para allá con mis amigas Marisa de La estrella de Gael y Núria de Mamirrachadas, ¡no podía haber mejores compañeras de viaje!

Una vez allí, el evento se celebró en una tienda que me dejó enamoradita perdida. Un espacio multidisciplinar, totalmente kid-friendly. En el puedes desde asistir a talleres, hasta tomarte un café con tu peque. Aparte de comprar algo de su tienda, porque todo lo que tienen es precioso. Empezamos conociéndonos un poco. Reencontrándonos con algunas compañeras bloggers y desvirtualizando otras. Después de un café reparador, comenzó la presentación. Nos explicaron en lo que consistía el Club Nestlé Bebé y, lo principal, todo lo relativo al Programa Educativo de Nutrición.

Después nos retaron mediante un juego por equipos, poniendo a prueba nuestros conocimientos sobre nutrición infantil. ¡Lo dimos todo! Y el Valencia team nos quedamos a las puertas de la gloria, pero no pudo ser, jajajaja… ¡Fue super divertido! Nos reímos un montón y, aunque la mayoría de las preguntas ya las sabía, hubo muchas dudas que aproveché para refrescar. Que a pesar de que una no vaya a ser primeriza, la memoria no da para acordarse de absolutamente todo. Ya me entendéis 😉

programa-nutrición-nestlé programa-nutrición-nestléprograma-nutrición-nestléprograma-nutrición-nestléprograma-nutrición-nestléprograma-nutrición-nestlé

-Al final todas nos graduamos con honores-

¿Que me parece el Programa Educativo de Nutrición?

Me parece una herramienta super interesante para solucionar cualquier duda que nos pueda surgir en cuanto a la alimentación de nuestros peques. Nunca llegaremos a saberlo todo, así que, antes que recurrir a fuentes poco fiables, mejor acudir a un programa de nutrición realizado por expertos, como este. Además, el hecho de que sea online, accesible desde cualquier ordenador, tablet o teléfono móvil, lo hace mucho mas atractivo de cara a los padres de nuestra generación. Padres que vamos corriendo a todas partes y aprovechamos cualquier ratito para consultar cosas en internet. ¿Puede Nestlé ponernoslo más fácil? Yo creo que no, por eso os animo a apuntaros 😉 ¡Os encantará!

¿Conocíais el Programa Educativo de Nutrición de Nestlé?

¿Que os parecen este tipo de herramientas?

 

III Blogtrip sobre nutrición infantil con Puleva

Hace unas semanas se celebró el III Blogtrip Puleva infantil en Granada, cuidad que adoro, ya lo veríais por redes sociales. Y tuve la oportunidad de poder asistir invitada por Puleva junto con un gran grupo de madres y padres blogueros.

image001

El blogtrip, llamado grandes retos de la alimentación infantil en el nuevo milenio, estaba enfocado a informarnos sobre la importancia de una buena alimentación infantil. Esto, debo de reconoceros que, al principio, me hacía recelar un poco. ¿Como una marca relacionada con la alimentación infantil podía informarnos sobre ello de manera imparcial? ¿De verdad serían imparciales o intentarían vendernos su producto? Al fin y al cabo, el que paga manda. Yo no me considero una extremista defensora de nada. Ya sabéis que no me gustan los radicalismos y creo, ante todo, en el respeto. Pero si que tengo ciertas creencias, basadas en mi propia experiencia (ya no solo en datos científicos), que me hacen ser pro lactancia materna, por ejemplo, y como digo siempre, respetando a cada madre, sus circunstancias y su elección.

Llegado el momento en si de las charlas, pude comprobar por mi misma que, a pesar de ser un evento patrocinado, contaba con grandes profesionales del sector médico que nos dieron unas charlas super interesantes sobre alimentación infantil. En ningún momento, y reitero, ninguno, se nos intentó vender nada de Puleva, ni se nos mandaron mensajes alabando su producto o el consumo del mismo. Sigue leyendo…

Comedor: Segunda fase de la adaptación

¡Esto ya me lo temía yo! Y de hecho, os lo dije en el post que hice hace unas semanas sobre los primeros días de Valkiria en el cole de mayores. Esta semana llegó el horario completo al colegio y, con ello, quedarse al comedor. ¡Ay horror! Así que estamos en plena segunda fase de adaptación.

La cosa empezó bien. Como siempre. Es el síndrome de: “No se de que va esto“, así que todo transcurre con total normalidad. Incluso, como en el caso de mi hija, salen super contentos contándote todo lo que han zampado ese día. Pero… el segundo día ¡ahí ya saben a lo que van! Y empieza el drama.

Ir al colegio fue bien, pero cuando fui a por ella a las 5 me la encontré llorando desconsolada. Solo me decía: “No he comido, mamá” “Es que te quería mucho a ti“… ¿A que madre no se le parte el corazón cuando su hijo le dice cosas así? La seño me contó que montó tal pollo de llantos y pataleos que, aunque consiguieron bajarla al comedor, no consintió probar bocado y del mismo sofocón se quedó frita. Incluso, me recalcó (sorprendida) la cantidad de fuerza que tiene la niña para lo pequeña que es, ¡tremenda Valkiria! (Y no es la primera vez que me dicen algo así…).

El resto del día estuve hablando con ella sobre lo que había pasado, como se sentía y que era lo que iba a pasar (o a lo que tenía que acostumbrarse). Por suerte para nosotros, Valkiria es una niña que entiende las cosas con mucha rapidez y razona mucho para la edad que tiene. Lo entendió y me dijo que no iba a llorar al día siguiente.

comiendo-comedor-cole

El miércoles empezó mal. Me decía todo el rato que no quería ir al cole y, para convencerla, la tuve que llevar en el carro con un par de juguetes. Aun así no entró con muchas ganas. Y a medio día, por supuesto, lloró. Menos que el día anterior, pero lloró mientras le decía a su maestra: “Seño, no estoy respirando para no llorar“… Esta hija mía y sus cosas de decir. Su seño se parte de la risa. De todos modos, la cosa transcurrió sin muchos mas dramas e incluso comió algo en el comedor. Ese día dormir no durmió, pero porque los miércoles salen más tarde a comer y mi hija come tan lenta que se queda sin tiempo para dormir.

Ayer, al fin, llegó la calma. Dejó de decir que no quería ir e incluso me decía que se lo iba a comer todo y que, lo que no le gustara solo lo iba a apartar (Dios sabe lo que había hecho los días anteriores, ¡lanzamiento de comida!). Salió contenta y me dijeron que comió bien.

Parece que una semana no es mucho tiempo, pero a mi se me ha hecho bastante complicada de llevar. A nadie le gusta ver así a su hijo, y menos pensar lo mal que lo pasa a la hora del comedor. Lo bueno es que parece que, poco a poco, se va adaptando. Ya sabe que de lunes a jueves se tiene que quedar a comer allí y los viernes se viene conmigo a casa. Así que, como imaginaréis, hoy estaba muy contenta.

¿Les costó a vuestros peques adaptarse al comedor del colegio?

 

487C1B3E76F063B9F02F088CFD651C17

Cuando dejé de obligarle a comer

Llevamos unas semanas, con el tema de la comida, un poco…digamos…difíciles. Bueno, quizá unas semanas sería decir poco, pues en esta casa el tema de la comida nunca ha sido fácil. Valkiria es una niña de poco comer. No le entusiasma la comida. Apenas hay alimentos que la veas comer con ganas y la mayoría de ellos la acaban cansando. Todo lo deja a medias. Pero quizá ha llegado el momento de asumir que ella es así y no intentar forzar algo que no puede ser de otra manera. Yo, que nunca quise obligarle a comer, al final acabé cayendo en ello.

Pero voy a poneros en antecedentes. Hay algo más allá de la presión social que me ha llevado a estar preocupada por el tema de la comida y el peso. Valkiria siempre ha ido por debajo de la media en cuanto a peso y altura. Eso no es ni mejor ni peor. Solo es su constitución. Pero, si a eso le añadimos que fue intolerante a la proteína de la leche de vaca hasta los 17 meses, supongo que mi obsesión por verla comer de todo y bien fue aumentando.

Como os decía antes, nunca ha sido de comer mucho. Hemos pasado fases muy complicadas, como cuando se negaba a comer sólidos. Y, aunque todo acaba pasando, siempre te queda un regusto amargo al pensar que porqué tu hija no puede comer con ganas, como muchos otros niños. No hay que comparar. Lo se. Aunque a veces yo misma me sorprenda al descubrir que, justo por esas mismas comparaciones, tampoco come tan mal como a mi me parece.

Comer come pero ¿Como come? En eso también hemos pasado fases. Fases de comer con tele porque sino no había manera. Fases de comer sin tele. Fases de dárselo todo nosotros. Y, ahora a punto de cumplir los 3, llegó la fase de “tienes que empezar a comer tu solita”. Entre otras cosas porque sé, por el año pasado en la guardería, que es algo que es capaz de hacer perfectamente. Después de que acabará la guardería, el día a día y mi falta de paciencia, acabaron haciendo que ella se acomodara en que yo fuera la que le diera la comida. Pero hace cosa de un mes empecé a cambiar el chip y empezamos a trabajar el comer ella sola. Al fin y al cabo en el comedor del colegio lo va a tener que hacer cada día a partir de hoy mismo.

Así que este mes ha sido difícil porque ella, que se distrae con una mosca (como cualquier niño de su edad) y que además la comida no le interesa demasiado, no acababa de entender porque ahora tenía que comer ella sola. Fueron unos días malos en los que a mi se me acababa la paciencia demasiado rápido y le gritaba más de lo que me gusta siquiera reconocer. Cualquier comida requería de mínimo 40 minutos de “pelea” e insistencia por mi parte para conseguir que comiera. Bregar así con ella desayuno, comida, merienda y cena es desesperante. Pero lo es por la forma en lo que yo me lo estaba tomando.

Llegó un día, por la mañana, que ya en el desayuno estuvo 50 minutos para solo beberse un sorbo de leche y un cachito de pan. Y ahí ya exploté. ¡No podía mas! Me puse a llorar con tal congoja que Valkiria directamente no entendía nada. ¡Estaba agotada! Así que, tras calmarme y llevarla al cole, decidí que aquello no podía seguir así. Estaba harta de estar todo el día regañándola, achuchándola y, en cierto modo, obligándola a comer.

no-obligar-comer

Recordé entonces que tenía por casa un ejemplar de “Mi niño no me come” de Carlos Gonzalez. Lo busqué y me puse a releerlo. Y entonces llegue a una parte en la que planteaba hacer una prueba cuando nos encontrábamos ante un niño así. Pesarlo el primer día y no obligarle a comer durante una semana. Si después de esa semana lo volvíamos a pesar y había perdido casi kilo y medio, entonces podíamos dar el experimento por fallido y, si queríamos, volver a lo que estuviéramos haciendo antes. Pero si el niño, sin obligarlo a comer, seguía sano y no había perdido un peso considerable, entonces ¿que problema había?

No perdía nada por intentarlo. Total, los nervios ya los había perdido. Así que me puse a ello y, tras una semana y pico, aunque ha habido días muy malos en los que apenas a comido cuatro tonterías, el resto me sorprendió comprobar que estaba comiendo más que cuando me ponía como una energúmena a achucharla para que comiera. El ambiente en casa se ha calmado muchisimo y mi estado de ánimo a mejorado considerablemente. Nadie puede vivir todo el día enfadado y en constante batalla.

Os cuento todo esto porque en cierto modo me siento mal por todos los gritos, todos los llantos y todo el estrés. Pero también para contaros que se pueden hacer las cosas de otra manera y que muchas veces, los momentos son lo difíciles que nosotros los queramos hacer. Siempre hay una alternativa y la hora de comer no puede ser una batalla campal.

Lo que hacemos ahora es lo siguiente:

  • No obligarla a comer, es decir, confiar en que es capaz de regular su propio apetito.
  • Poner tiempos, es decir, cada una de las comidas dura lo que dura. A la hora de comer, por ejemplo, le suelo dar 30 minutos para el plato principal. Si pasada esa media hora solo se ha comido medio plato, no pasa nada, se retira y al postre. Y con el postre hacemos lo mismo. Esto nos resulta útil porque Valkiria es de distraerse con cualuquier cosa y, si por ella fuera, la hora de la comida podría durar hora y media… Eso, cada día, cada comida, no puede ser. Así que el tiempo de comer es el que es y cuando se acaba se quita el plato. Sin gritos, discursiones ni castigos. (Esto no esta el el citado libro, pero nos lo recomendó una psicopedagoga).
  • ¡Nada de picar entre horas! Y mucho menos si es para comer snacks o chucherias. En todo caso, si el niño tiene hambre se puede ofrecer algo de fruta.
  • Moderar el agua en las comidas. Valkiria tiende a beber mucha agua en general, que esta genial, pero durante las comidas beber mucha agua puede ser contraproducente porque le quita el hambre.
  • Nada de televisión durante la comida. Como mucho, nosotros, si ha comido bien, le ponemos dibujos con el postre. Es como un pequeño premio.

Estas cosas están adaptadas al caso concreto de nuestra hija y su modo de ser y relacionarse con la comida. No son leyes universales, ni creo que sirvan para todo el mundo. Pero a nosotros, de momento nos funcionan. Y la hora de sentarnos a comer ha vuelto a ser algo agradable que hacer en familia.

¿Vuestros hijos son de mucho o de poco comer?

¿Habéis pasado rachas malas como esta?

 

487C1B3E76F063B9F02F088CFD651C17