De visita a Bioparc Valencia

Con los zoos, ahora de adulta, tengo un sentimiento contradictorio. Por una parte me encantan. Sobretodo los zoos tipo Bioparc, a los que llaman zoos de inmersión, sin jaulas y simulando el entorno del animal. Pero por otra parte me da mucha pena, no lo puedo evitar.

De todos modos, pensando en cuando era niña, recuerdo la primera vez que fui a un zoo en condiciones, el de Barcelona, y lo mucho que me gustó. Por aquel entonces aquí en Valencia teníamos una vergüenza de zoo al que daba verdadera pena ir. De hecho no recuerdo ir mas de un par de veces y siendo bastante pequeña. Pero el zoo de Barcelona lo recuerdo como espectacular.

Cuando abrieron el Biopar de Valencia, allá por 2008, tuve la oportunidad de trabajar en su inauguración. A pesar de que estaba a medio hacer y faltaban la mitad de los espacios y animales (Si, así se hacían las cosas por aquí), ya entonces me pareció un sitio chulisimo para disfrutar con los niños. Y en aquel momento no era madre.

¡Estaba deseando ir con Valkiria al Bioparc! Pero esperamos a que pasara un poco de los 2 años para que se enterara un poco más del tema y lo disfrutara como toca. En febrero nos sacamos el pase anual, que sale muy bien de precio si te lo sacas en grupo de 4 personas (el pase manada). Los niños no pagan hasta los 4 años. Y desde entonces, hemos ido como mínimo una vez al mes. ¡Lo tenemos mas que amortizado! Sigue leyendo…