La elección del nombre de nuestro niño 

Hay veces que elegir un nombre resulta de lo mas sencillo. Tal vez ya lo teníais pensado hace años. Tal vez es una tradición familiar. O, simplemente, sois más rápidos que Billy El Niño en poneros de acuerdo. Otras veces, en cambio, por H o por B no hay manera de llegar a un consenso entre los padres. Y se puede dar el caso de que el bebe nazca y siga sin nombre…

La primera vez que estuvimos embarazados la elección no fue muy difícil. Teníamos varias opciones ya pensadas desde hacia años. Si. Somos de esas parejas que fantaseábamos con como sería todo cuando fuéramos padres. ¡Nada que ver con la realidad…! Curiosamente, tan solo teníamos pensadas opciones de niña. Como si ya supiéramos que lo primero que vendría sería Valkiria.

Ya sabéis que el nombre real de nuestra peque es algo que no digo nunca. Es por mera seguridad, aunque os parezca una tontería. Pero si os diré, con respecto a su nombre, que no queríamos nombres compuestos y buscábamos algo que sonara igual en catalán y en castellano, sus dos lenguas maternas. Tres años y medio después, nos hemos visto en la misma situación. Y el Papa tenía tan claro que seria otra niña, que ni pensamos en la posibilidad de nombres de niño. Cuando nos dijeron que teníamos un nene en camino vino el dilema… ¿y ahora que?

Recuerdo una noche que estuvimos hasta las tantas en la cama barajando opciones. No llegamos a ninguna conclusión clara, pero nos echamos unas risas diciendo verdaderas barbaridades y buscando listas de nombres por internet. Para decidir el nombre del niño tuvimos mucho mas debate. Lo que me gustaba a mi, no me gustaba a el y viceversa. Luego había nombres capados por el papá por la letra en la que acababan, porque según él no casan con su apellido. Total… Que nos quedamos con tres opciones. De esas tres acabo ganando una, con un punto en común con el nombre de su hermana. Es un nombre simple y no muy largo.

¿Y que nombre tendrá en el 2.0?

Pues, aunque parezca mentira, en eso nos pusimos de acuerdo mucho antes. Estuvimos barajado varias opciones y nos quedamos con varias, que fueron las siguientes:

Vikingo

Esta era la opción mas fácil. La mas natural, por seguir con la temática nórdica y por cuadrarlo con Valkiria. Quedaba bien. Pero lo descartamos porque ya había otros niños llamados así por este mundo de la blogosfera maternal. El Papá sugirió Ragnar (estábamos acabando de ver Vikingos en ese momento…) pero me pareció excesivamente rudo para un bebé. ¡Menuda intensidad de nombre!nombre-bebe-niño

Con lo poco que me van los rubios y lo mucho que me gusta este… ¡ay omá!

Ninja

Siguiendo la estela de guerreros y, siguiendo la coña de que el nombre marcaba la personalidad del niño, pensé que si le llamábamos ninja igual sería dormilón y silencioso. O las mataría callando… ¡No se yo! Pero pensándolo bien, tampoco nos cuadraba mucho. Con lo que se mueve este niño creo que no va a ser nada sigiloso.

Obi-Wan

Alguna referencia a Star Wars tenía que salir. ¡Eso era inevitable! Quizá Jedi era demasiado genérico. Luke estaba demasiado manido ya. Así que nos tiramos un poco mas atrás en la estirpe Jedi y Obi-Wan nos pareció una opción a tener en cuenta. Luego la descartamos porque otro nombre nos gustó mas.nombre-bebe-niño

Para mi Obi-Wan siempre será Ewan Mcgregor

Atreyu

Y no se como… Este nombre vino a mi cabeza. ¡Atreyu! Le dije al Papá Cascarrabias… “¿Pero ese no es el nombre del caballo de La Historia interminable?” Me contestó… ¡Pues no! Hay mucha gente que tiene esa idea en la cabeza, no se exactamente porqué. Creo que es por la escena en la que muere el caballo mezclada con los momentos en los que Bastian llama a gritos a Atreyu (el caballo, por cierto, se llamaba Artax). En realidad, Atreyu era el nombre del niño que ayuda a Bastian a salvar Fantasía. Es un joven cazador de la tribu de los hombres de la hierba.

¡Y este será el nombre de nuestro niño en el mundo virtual! Porque La Historia Interminable es una de nuestras pelis de infancia. Porque habla de nuestra generación, la que creció en los 80. Porque algún día nos gustará leerles la novela a nuestros hijos (y ver con ellos la película por supuesto). Y porque, dentro de el imaginario friki, no es excesivamente evidente.

nombre-bebe-niño

¡Bienvenido pequeño Atreyu!

¿Os gusta el nombre que hemos elegido?

¿La Historia Interminable también fue una de vuestras pelis de infancia?

¿Niño o niña? Nuestro bebé es…

¡Ya tocaba! ¿no? Nos hemos hecho mucho de rogar con esto de desvelar el misterio del sexo del bebé en camino… Entenderme, para mi este embarazo está siendo muy distinto al anterior. Mas accidentado como ya os he ido contando. Si a eso le unimos que, casi seguro, será mi último embarazo. ¡Con esto cerramos la paraeta! Pues teníamos ganas de hacer algo especial, algo que recordáramos siempre. ¡Y no sabéis lo que nos ha costado ponernos de acuerdo…!

Yo busqué e investigué sobre como anunciar el sexo del bebé. Acabé en Pinterest, obvio. Donde hay tantas ideas como puedas soportar. Pero todas tenían un factor común. El uso del rosa o del azul para desvelar el resultado… Sin duda es lo más recurrente y lo mas visual. El problema es que ninguno de los dos somos de caer en esos tópicos, aunque a mi me daba más igual y ya tenía una idea mas menos clara. Pero el Papá Cascarrabias, como tenía que hacer honor a su apodo, insistía en que no, que no y ¡que no!… Así que hemos tenido días y días de brainstorming… Hasta que llegamos a algo que nos gustaba a los dos y que, en cierto modo, teniendo que darle la razón a mi medio melón, nos representa mucho mejor como pareja y como familia.

El padre de las criaturas prefería niña, por una cuestión premonitoria… Él lo había soñado. Y como eso le había salido bien con Valkiria… ¡estaba clarísimo! ¡Hasta el nombre estaba decidido de hacía meses! A mi en cambio me daba lo mismo. Si era niña, bien. Si era niño, también. Lo único que quería era que viniera bien. Todo lo demás, secundario.

Cosas que dice la gente, como que si son del mismo sexo se llevarán mejor… ¿porqué? Que alguien venga y me lo explique, porque yo creo que eso es una simple cuestión de caracteres, no de sexo. O que es mejor tener uno de cada, porque así tienes la parejita…¡ay que bien, la parejita! Pues vale… Parece que en esta vida siempre tiene que haber algo mejor y algo peor. Pues oye, lo que sea será, decepción ninguna.

En fin, que ya no me enrollo más… Que seguro que estáis pensando que soy una pesada y me estoy haciendo la misteriosa, jejeje… Aquí os dejo la resolución a uno de los secretos mejor guardados del 2017…

Nuestro bebé es…

 

bebé-embarazo

Consejos de padre (59): Quiero ser hermana mayor

No se en que momento el concepto “hermana mayor” entró en la cabeza de Valkiria. Nosotros queríamos tener otro bebé, pero en ningún momento le comentamos nada a ella. El caso es que, de un día para otro, empezó a preguntarme, con bastante insistencia, por la existencia de ese bebé en camino (aun cuando ni nos habíamos puesto a buscar).

Supongo que fue por el entorno. Dio la casualidad que, el año pasado, en la guardería, la mamá de una compañera suya estaba embarazada; además de una amiga mía de toda la vida que también tiene una nena de la misma edad que Valkiria. Cada dos por tres venía a tocarme la barriga y a preguntarme si había un bebé dentro, o cuando lo habría. Eso nos llevó a mas de una situación peliaguda que ya os contamos en otro Consejo de Padre.

Obviamente, cuando nos pusimos a buscar no le dijimos nada. Y os aseguro que tuvimos sumo cuidado de no hablar nada sobre ese tema delante de ella, que siempre está con la antena puesta. Pero será porque los niños lo intuyen todo que, en ese momento sus preguntas, mas que preguntas, se volvieron afirmaciones: “Esto para mi hermanito” (o hermanita, le iba cambiando el sexo según le daba), “Cuando venga el bebé yo le voy a cuidar mucho…“, etc… Haciendo que incluso, cuando estábamos con mas gente conocida, me miraran con cara de “¿algo que contar?“.

Los meses siguieron pasando y cuando tuvimos el ansiado positivo y pasó un tiempo prudencial, decidimos que había llegado el momento de contárselo. ¡Nos hacía mucha ilusión poder darle semejante notición después de dar tanto la murga!… Y sin hacer nada muy especial, porque aun es muy pequeña para pillar según que cosas, nos sentamos con ella y se lo dijimos.

La reacción que tuvo fue… digamos… impasible. No es que esperara grandes festejos, pero algo más de emoción si. Se quedó pensativa. Callada (raro, muy raro en ella). Como si estuviera rumiando la noticia. Y al cabo del rato nos respondió y se fue a jugar tan tranquila. Pasaron un par de días hasta que empezó a hacer preguntas y, la mayoría de las veces, eran para saber si iba a nacer ya el bebé. ¡Los niños y el paso del tiempo! ¡Que largo se le va a hacer el embarazo! (Casi mas que a  mi…)

consejo-padre-hermana-mayor

¿Como se tomo vuestro peque el anuncio de que iba a ser hermano mayor?

¿Reaccionó como esperabais?

Calzado infantil para cuidar sus pequeños pies (0 a 12 meses)

No les damos a nuestros pies la importancia que se merecen. Ellos nos llevan por el mundo. Nos sustentan. Y nosotros no los cuidamos lo suficiente. Los mimamos poco y, muy frecuentemente, compramos calzado que ni es demasiado bueno ni demasiado cómodo. Pero oye, ¡que para presumir hay que sufrir! (O eso dicen…).

Sin embargo, cuando somos padres, no nos podemos permitir cometer los mismos errores con los pies de nuestros hijos. Esos pequeños pies que están creciendo, desarrollándose, en la etapa mas importante de crecimiento de sus vidas.

Por ello, para cada etapa de la vida de nuestros peques, debemos buscar unas características determinadas en el calzado que compramos. Empezaremos con la primera parte de su desarrollo. Desde el nacimiento hasta que comienzan a caminar (alrededor de los 12 meses).

pies-calzado-anouk-latorre

¿Cual es el tipo de calzado que mejor se adapta a un bebé hasta los 12 meses?

Sigue leyendo…

Y de repente… ¡vuelve a ser un bebé!

Esa es la sensación que tengo últimamente con Valkiria. Y no es que yo espere que se comporte como una adulta con solo 2 años y 4 meses, pero algunas de sus actitudes de los últimos meses me tienen un poco descolocada. Es como si a veces quisiera ser una niña mayor en todo lo que hace y otras quiere ser un bebé sufriendo, incluso, leves regresiones en temas que ya habíamos superado, como la alimentación o el habla. Como cuando algo me preocupa no puedo evitar googlearlo, he estado indagando y he sacado mis propias conclusiones…

¿Que son y porque se dan las regresiones infantiles?

Son etapas en los que los niños vuelven a tener actitudes de cuando eran mas pequeños, que a su edad actual ya están superadas. Así, pueden volver a demandar usar el biberón o el chupete, o sufrir retrocesos en el habla o incluso en el control de esfínteres. Se suelen dar con más frecuencia en niños de entre 2 y 5 años, pero son mas normales de lo que parecen y no deben de ser motivo de preocupación. Bien es cierto que suelen indicar que el niño esta pasando por algún tipo de cambio difícil (adaptación al cole, la llegada de un hermano, divorcio de los padres…) o situación de estrés que le lleva a buscar el confort y la seguridad que tenía en épocas anteriores, por eso las regresiones.

¿Como debemos actuar ante estas situaciones?

  • Lo primero es no enfadarse e intentar comprenderle. Se que puede resultar muy irritante, lo estamos viviendo en primera persona, pero no creo que ni ellos mismos sepan porqué actúan así, ni como ponerle remedio. Si nos enfadamos con el niño solo reforzamos su inseguridad.
  • No debemos ridiculizarlo ni ponerlo en evidencia, eso tampoco le ayudará a recuperar la seguridad.
  • Nada de utilizar frases tipo: “pero si tu ya eres mayorcito” o “¿no te da vergüenza actuar como un bebé?” ni imitarle en sus comportamientos. Se supone que nosotros somos los adultos.
  • Hablar mucho con el niño e intentar pasar más tiempo con él, puede que lo único que necesite sea un extra de atención.
  • Quitarle hierro al asunto, es decir, si de repente quiere hacer alguna cosa de cuando era mas pequeño, como que le ayudes con la comida, meterse en la cuna de su hermano o beber en biberón, no pasa nada. Y cuando haga algo de mayores, algo más propio de su edad, elogia su conducta, pero sin menospreciar sus regresiones.
  • Y sobretodo, kilos y kilos de paciencia.

mama-preocupada-bebe

¿Y a nosotros que nos pasa?

Pues eso me gustaría a mi saber porque nada de lo que encuentro encaja con nuestro caso. Resulta que Valkiria lleva tiempo, como 3 o 4 semanas, que de vez en cuando le da por negarse a hablar, solo hace ruidos y sonidos guturales, o repite palabras en bucle como “No”. Pero lo curioso de todo esto es que cuando lo hace imita a un amigo suyo que es 6 meses menor que ella y aun no se ha soltado a hablar del todo. Reconozco que cuando se pone así me pone muy nerviosa porque es imposible comunicarse con ella, y aunque te pueda decir que es lo que quiere, o lo que le pasa, no lo hace. Nos pone nerviosos y ella lo ha visto. Mal. Muy mal. Por eso ahora directamente intento abstraerme de lo que esté haciendo, no ponerme nerviosa y tener paciencia con ella.

Quiero pensar que solo lo hace por simpatía o imitación, porque es un niño con el que estamos casi cada tarde y se llevan muy bien. Ella lo tiene muy presente en su día a día, incluso cuando contamos cuentos o hablamos de ir a este o aquel sitio. Además, ahora mismo no hay ningún cambio en su vida, ni a nivel escolar, ni familiar, así que no veo cuales pueden ser los motivos de esta situación.

En otra cosa en la que me siento como Ricky Martin : “Un pasito pá alante María, un pasito pá atrás“, es en el tema de la alimentación. Pero ya me hago a la idea de que esto es como el sueño, que va a rachas, y las hay mejores y peores. Llevábamos una muy buena en la que comía muy bien, ella sola y casi todo sólidos y de repente, ¡Zasca! ¡Involución!  A lo que le hemos sumado un virus estomacal matador en la última semana, para rematar la fiesta.

Conclusión, que mi gozo en un poco con toda la investigación sobre las regresiones infantiles, porque no he encontrado ninguna respuesta a por qué se comporta así Valkiria, pero al menos me ha servido para intentar enmendar nuestros propios errores como padres y a partir de ahora capear el temporal de otra manera. A ver si así, con paciencia, mucha paciencia, pasamos otra etapa más en esta difícil asignatura que es la crianza.

¿Habéis pasado por etapas de regresiones?

¿Porque creéis que le pasa esto a Valkiria?

 

487C1B3E76F063B9F02F088CFD651C17