Primeras veces: vamos al cine

De las cosas más bonitas de ver crecer a tu hijo es poder vivir con ellos (revivir a través de ellos) todas esas primeras veces. Su primer día de playa. La primera vez en la nieve. Sus primeras navidades. ¡Miles de primeras veces! Pero si hay algo que nosotros, como padres cinefilos, estábamos esperando con especial emoción era llevarla por primera vez a ver una película en una sala de cine.

Para ello hemos estado preparando el terreno desde hace al menos un año… ¿como? Pues poniendo en práctica algunas cosillas simples:

  • Haciendo sesiones de cine en casa los sábados por la noche. Lo convertimos en un día especial e intentamos ver cada fin de semana una película nueva. Aunque, sinceramente, eso muchas veces no es posible… ¡maldito Totoro! (con lo que me gusta y la tirria que le estoy cogiendo)
  • Llevándola al teatro. Las obras no suelen durar mas de una hora y el espacio es similar. Así se van preparando para lo de la sala a oscuras y tener un sitio en el que estar sentado. Lo de estar sentado es un poco por decir, porque Valkiria casi siempre acaba de pie bailando en el pasillo.
  • Hablando mucho con ella sobre lo que es ir al cine. La teoría claro. Lo de que hay que estar sentados y callados, ejem, bueno, mas o menos.

Ya el pasado verano, con el estreno de Buscando a Dory, ella empezó a decir que quería ver la película. En aquel momento estuvimos barajando la posibilidad de ir a un cine de verano. Que siempre les da a los peques mucha mas libertad. Pero a última hora decidimos dejarlo para mas adelante porque no la veíamos aún muy preparada. Sigue leyendo…