Inicio de curso, ¿cuanto me va a costar?

Esto es algo que nos preocupa a todos los padres, madres, con hijos en edad escolar. Y si tenéis mas de uno la preocupación se multiplica, así como el gasto. Hace unos días, vi una noticia que decía que por cada niño el gasto para iniciar el curso oscilaba entre los 120 y los mas de 1000 euros, dependiendo de si el centro era público, concertado o privado. La media parece estar en 400 euros por niño. A mi en principio me pareció una barbaridad, pero calculándolo bien, no va tan desencaminada la cosa.

inicio-curso-gasto

Pero, ¿en que se nos va el dinero?

  • Ropa: Da lo mismo si los niños llevan uniforme o no. Al final tienes que abastecerte de ropa igual. Con la única diferencia de que si es uniforme tendrás que comprarlo donde ellos te digan y podrás comparar pocos precios. Precios que muchas veces son realmente abusivos. En nuestro caso no tenemos que comprar uniforme, pero si chandal. Lo venden en el mismo centro y se supone que ellos no hacen negocio de ello (bueno… eso dicen todos). Hay bastantes cosas para elegir y al menos tienes que tener uno de cada, o dos si quieres que vayan siempre con el chandal y quitarte de calentamientos de cabeza mañaneros. Así, sin saber precios, nos han dicho que un equipo mínimo ronda los 120 €… ¡ahí es nada!
  • Calzado: Un buen calzado es importantisimo para el día a día de los peques. En la encuesta que os mencionaba al principio, decían que el precio medio de unas zapatillas era de 46 €… En esta casa con solo un sueldo no nos podemos permitir gastarnos tanto en unas zapatillas. Así que servidora se ha hecho experta en bucear por internet a la caza y captura de gangas. Para eso ayuda mucho comprar de una temporada para otra. Así, en las rebajas de enero le compré a Valkiria unas zapatillas para usar ahora de buena marca por menos de 25 €.
  • Libros: Este gasto no suele ser muy elevado en infantil, pero a partir de primaria la cosa empieza a crecer y crecer. En muchos centros ni siquiera se trabaja con libros. En nuestro colegio, a pesar de trabajar por proyectos, si que nos cobran 100 € en concepto de fichas y cuadernos.
  • Material escolar fungible: Todo eso que se gasta a lo largo del curso. A nosotros no nos hacen comprarlo, lo compran directamente en el colegio, pero nos cobran 35 € al trimestre por ello. Total de 105 € al año. En esto creo que, si lo comprara yo misma, conseguiría ahorrar bastante.
  • Material para el día a día: mochilas, fiambreras, tazas  y demás. Como os conté, en la primera reunión del colegio nos dijeron que de mochila nada, que no hacía falta. Que solo compraramos un saco para las mudas, otro para el almuerzo y una taza de plástico con asa. Me puse a buscar y encontré opciones para todos los gustos y para todos los bolsillos. Pero al final nos quedamos con un conjunto de Imaginarium muy chulo y todo por menos de 20 €.
  • Gabinete psicopedagógico: Esta es otra de esas cosas que pagamos todos. No se si se puede elegir no pagarlo, diría que no. Pero también creo que es algo que merece la pena pagar. Esto supone 35 € cada trimestre.
  • Seguro escolar: Otra de esas cosas que son imprescindibles. 25 € al año.
  • AMPA: Esto es opcional, nadie está obligado a apuntarse al AMPA, pero siempre es conveniente hacerlo. No solo porque organizan actividades durante el año, sino porque siempre te pueden echar una mano en caso de tener algún problema. Son 20 € al año. Se dice, se comenta y se rumorea, que hay AMPAS que son verdaderas mafias…

Hasta aquí las cosas que necesitas pagar, si o si, a la hora de empezar el curso escolar… Evidentemente aquí no he metido otros gastos como comedor, horas extras por la mañana o por la tarde, ni extraescolares, porque eso no solo será algo que pagaréis para empezar el año, sino que pagaréis cada mes.

Al final, calculando nuestro gasto en la cuesta de septiembre para empezar el curso de Valkiria, en total supondrá  380 €… ¡Oye, pues los de la encuesta han acertado!

¿Habéis calculado cuanto os cuesta el inicio del curso de vuestros peques?

¿Estáis en la media?

 

487C1B3E76F063B9F02F088CFD651C17

Primera reunión de colegio superada

Pues ya está. ¡Por fin! y también… ¡ya era hora! Ayer tuvimos la reunión previa a inicio del colegio de Valkiria. Que ya casi, casi, se esperan a hacerla el día de antes del inicio escolar, que aquí es el día 8. Así he estado, en vilo, todo el verano y lo que llevamos de septiembre, sin saber ni que comprar ni a que atenerme en este nuevo curso y esta nueva etapa.

reunion-colegio-principio-curso

Pero bueno, dejando mi espera atrás, ya están bastantes cosas claras. O al menos las justas para empezar. Luego, durante este mes, se supone que tendremos una reunión individual con la maestra. De momento, las cosas empezarán así:

  • Periodo de adaptación: Esto cada centro lo lleva de una manera. En nuestro caso, irán entrando de 4 en 4 hasta completar los 23 niños que hay en la clase. Eso quiere decir que, desde el jueves 8, hasta el jueves 15, irán entrando niños. Ya el viernes 16 será el primer día que estén todos juntos. ¡Ah! y mientras dure el periodo de adaptación solo irán 2 horas cada día, de 10 a 12. También podremos entrar con ellos hasta clase, pero intentando paulatinamente acompañarlos cada día un poco menos. En octubre ya no nos dejarán entrar hasta allí. Nosotros el año pasado en la guardería lo hicimos de un modo totalmente diferente, mas a bocajarro, la verdad. Y, aun no se si eso es mejor o peor. Pero lo de ahora quizá me parece que sea un poco estirar el chicle. Ya veremos como lo lleva Valkiria llegado el momento.
  • Horarios: Esto es el despiporre padre. Se entra a las 8:45 cada día, peeeeeeero… si el niño no se queda a comedor, 3 días sale a las 12:15 y los otros 2 a la 1 y luego hay que llevarlos a las 3:15 y recogerlos a las 4:45. Los viernes por la tarde no hay clase. Si me lío con solo escribirlo, entenderéis que esto ha generado bastante confusión entre los padres asistentes. Por suerte para mi, Valkiria irá al comedor, así menos lío para mi y menos trastorno para ella.
  • Comedor: Los menús son variados y aunque han dicho que no obligarán a ningún niño a comer, también han dicho que intentarán que al menos prueben de cada cosa que haya. Con mi hija las van a pasar canutas, ya os lo digo yo, pero bueno, no perderemos la esperanza. Igual hasta prueba algo nuevo.
  • Extraescolares: Cuando fui a la jornada de puertas abiertas me pareció buena idea que la niña fuera a expresión corporal dos días a medio día. Pero ahora, pensándolo bien, creo que pasaremos de extraescolares. Primero porque ya bastante tiene la chiquilla con adaptarse a todo: nuevo lugar, nueva seño, nuevos compañeros, nuevos horarios… Segundo porque eso supondría que dos días comería una hora mas tarde y mi hija es reaaaaalmente lenta comiendo, así que eso la dejaría sin siesta. Y último, porque no creo que sea necesario que la niña tenga extraescolares con solo 3 años. Va a disfrutar igual jugando a sus anchas. Lo de apuntarla a inglés por las tardes, que es la otra opción, también lo descartamos. Ya tendrá años para aprender ingles.
  • Uniformes: En principio en este colegio no llevan uniforme. Eso si, tienen chándal de invierno y de verano. Y es necesario tener al menos uno para las horas de gimnasia y las excursiones fuera del centro. Por lo demás la maestra nos ha recomendado que los mandemos con calzado y ropa cómoda que ellos sean capaces de ponerse y quitarse para ir al baño. Hay que fomentar su autonomía.
  • Almuerzos: No nos han prohibido nada (hay centros en los que he oído que si se hace), pero si nos han recomendado que prescindamos de la bollería industrial. Nada fuera del sentido común. Además, se supone que, mas adelante, los viernes será el día de la fruta… ejem… el día de los plátanos para nosotros.
  • Accesorios: Nada de mochila, según ellos no les hace falta. No llevan agenda, nos comunicaremos a través de notitas que hay que meter en la bolsa del almuerzo. Esto si que me parece un atraso. Lo de tener una agenda facilita mucho el seguimiento diario del niño, aunque entiendo que no es lo mismo tener 15 niños que 23 para ir apuntando agenda por agenda. Así que, menos mal que no me lancé a comprar la mochila porque me la hubiera comido con patatas. ¡Con la ilusión que me hacía comprarle a Valkiria una mochila nueva de Skiphop! Por lo demás, solo tienen que llevar el saquito con las mudas y el saquito del almuerzo, a poder ser ambos iguales. Aparte de un vaso con asa que deberá quedarse en el colegio.

Y hasta aquí las novedades. La reunión ha sido larga y ha dado para mucho, pero estas son las cosas que más han llamado mi atención. A Valkiria le ha tocado empezar el lunes que viene (menos mal, si le llega a tocar el jueves 15 me da un parreque), así que aun nos quedan unos días de “vacaciones y descontrol”.

¿Como fue vuestra reunión pre colegio?

¿Vuestras normas se parecen a estas?

 

487C1B3E76F063B9F02F088CFD651C17

La odisea de buscar colegio

Si el año pasado acabamos buscando guardería desesperadamente y en tiempo record, este año estamos en plena fase de buscar colegio. Aunque, a las alturas que estamos, tan solo hemos podido ir a una jornada de puertas abiertas, el resto jornadas de colegios aun están en el aire. Y es que en Valencia, al menos, aun está casi todo por decidir. Con el cambio de gobierno del año pasado ha habido muchos cambios y, aun es hora de que nos digan cuando podremos preinscribir a nuestros hijos. He llamado a todos los colegios de mi zona y ellos están tan perdidos como nosotros.

El pasado sábado estuvimos en la primera edición de la feria de los colegios que se realizó en el centro museo del Carmen y fue realmente decepcionante. Lo siento pero es así. No es que yo esperara que fueran a estar allí todos los colegios de Valencia, sin duda me temía que la mayoría iban a ser colegios privados. Pero no hasta el punto de que el 90% fueran colegios privados (y religiosos) y solo hubiera dos colegios concertados (también religiosos) y un solo stand para dar información de colegios públicos con tres personas que no daban a basto, pues la cola iba para media hora de espera como poco. Hicimos la cola, por supuesto, y sacamos alguna cosa en claro, aunque poca novedad.

feria de los colegios valencia

Para todos los padres valencianos que estén en la misma situación de nosotros, lo que se sabe de momento es lo siguiente:

  • Se quita el distrito único y se vuelve a la zonificación del curso 2012-2013, por lo que Valencia queda dividida en 19 zonas, que se convierten en 21 porque hay dos de ellas que se dividen en zona A y zona B.

14551293062301

  • La asignación de puntos cambia. Lo que más valor tiene es tener hermanos en el centro, que asignará 15 puntos. Lo siguiente será la zona con 10 puntos. Luego se mantienen los puntos por familias numerosas. Se equipara en puntos a las familias monoparentales en igualdad con las familias numerosas. Y se quitan los puntos de libre asignación del centro y de antiguo alumno. Aquí os dejo una tabla para que veáis todos los cambios con mas claridad.

asignacion puntos colegio valencia

  • Ademas, antes sucedía que si no te admitían al niño en la que habías puesto como primera opción, tu hijo pasaba detrás de todos los que habían puesto tu segunda opción como primera opción. Un poco lioso de entender, pero no os preocupéis porque esto lo han suprimido a partir de este año.
  • Se supone que este próximo viernes, mas o menos, se dirán ya las fechas de prinscripción, pero, estad atentos porque serán durante solo una semana, posiblemente a mediados o finales de mayo.

Con todas esas novedades, se supone que cuando salgan las fechas los colegios empezarán a programar las jornadas de puertas abiertas, aunque ya haya quien las haya hecho. Nosotros ya tenemos clara nuestra primera opción, pero hay que poner mas de una y mas de dos, así que este finde asistiremos a otra jornada de puertas abiertas y aun querría ir a las de dos colegios más que están por programar… Cuando tenga las cosas más claras os contaré cuales son nuestras opciones y en función a que criterios las elegimos.

¿En vuestras comunidades ya habéis hecho la preinscripción para el colegio?

 

487C1B3E76F063B9F02F088CFD651C17

Clases extraescolares, ¿útiles o innecesarias?

Se que quizá es un poco pronto si quiera para plantearse esta pregunta, pues Valkiria apenas tiene dos años y a esta edad la respuesta parece bastante obvia. Pero lo creáis o no, ya hemos tenido nuestra primera experiencia con las llamadas clases extraescolares. Durante el mes pasado hemos estado asistiendo a clases de iniciación a la música. No con ningún afan de convertir a mi hija en una pequeña Mozart, no van por ahí los tiros, sino más como una manera de hacer algo juntas fuera de casa y de nuestra rutina normal de guardería, casa, parque. El resultado… no puedo decir que no me lo esperará, pero aun así teníamos que probarlo.

Fue antes de verano que tuvimos la oportunidad de hacer una clase de prueba y en aquel momento tanto a Valkiria como a nosotros nos encantó, fue muy ameno y divertido y a la niña se la veía disfrutar de la música. Así que no lo dudamos ni un momento y nos apuntamos para empezar en septiembre. Solo era un día a la semana, una clase de unos 45 minutos, así que no nos llevaba demasiado tiempo. El único problema era que el sitio donde lo hacian está bastante lejos de casa y el horario nos pillaba un poco junto para llegar recién salidos de la guardería. Aun así hemos asistido a tres de las cuatro clases, todo lo que los virus nos han permitido.

extracurricular-activities

Valkiria es una niña muy inquieta a la que le cuesta mantener la atención mucho rato en cualquier cosa. Nuestra participación y su colaboración durante las sesiones era desigual. Cuando lo que había que hacer era dar palmas o tocar instrumentos allí estaba ella, en primera fila, pura emoción y puro toqueteo. Pero cuando el ritmo de la clase se relajaba inmediatamente perdía el interés y se iba a buscar otra cosa. Tampoco ayudaba mucho que el sitio en cuestión, al ser una ludoteca, estuviera lleno de juguetes, eso para ella era la perdición. Aunque, para ser sinceros, cuando no estaban los juguetes, eran las sillas pequeñitas o las papeleras, todo menos atender a lo que estábamos haciendo. Eso si, fue gracias a ella que la profe decidió quitar los juguetes de allí.

Por eso y por motivos logísticos, hemos decidido dejar las clases de momento… O eso pensaba yo. Ahora resulta que en nuestra guardería van a dar también clases de música y harán una clase de prueba. Llamarme cansina, pero vamos a probar a ver si el método es el mismo, o si al ser en su guardería con sus compañeros se comporta de otra manera (que no lo creo…).

No creo que las clases extraescolares sean necesarias para niños de tan corta edad. Más bien creo que, desgraciadamente, debido a la falta de conciliación familiar que existe en este país, a muchos padres les son necesarias para poder suplir las horas que faltan desde que el niño acaba el cole hasta que ellos pueden recogerlos. Diferente es cuando el niño ya tiene algunos años más y escoge hacer ciertas actividades porque el quiere. Pero siendo tan pequeños, y lo dice una que con menos de 5 años estuvo apuntada a judo, a ballet y a otras tantas cosas más, se convierte más en una necesidad que en otra cosa.

Aparte, este tema daría para mucho, tampoco creo que sea sano que los niños estén apuntados a miles de clases extraescolares. Los niños son niños y necesitan tiempo libre para jugar o simplemente hacer la croqueta mientras se aburren. Está muy bien que hagan alguna cosa, deporte, idiomas, arte… Pero tendrán muchos años por delante para poder dedicarle a esas actividades y la infancia son solo unos años (cada vez mas cortos…) que deberían ser para, simplemente, ser niños. Que bastante tiempo libre les quitan ya con las montañas de deberes que les mandan. Otra cosa que tampoco se si es ni tan positiva, ni tan necesaria, pero eso ya es otra historia.

¿Están apuntados vuestros hijos a clases extraescolares?

¿Creéis que son útiles o innecesarias?

Consejos para afrontar el periodo de adaptación

Durante la crianza de nuestros hijos nos enfrentaremos a muchas primeras veces, unas fáciles y otras difíciles, dulces y amargas, pero todas ellas forman parte del curso natural de la vida y solo son señal de que nuestro bebé va creciendo. La primera vez que se sienta solito, las primeras papillas, la primera vez que duerme en su habitación, el primer día de guardería, etc… Todas esas primeras veces suponen un cambio en su rutina y en muchas ocasiones el fin de otra etapa. Y en todas ellas será necesario un periodo de adaptación. El cómo lo lleve el niño dependerá en gran medida de cómo lo afronten y que actitud tengan los padres hacia dicho cambio.

Como ya sabéis hace una semana que Valkiria empezó la escuela infantil y en ese tiempo ya hemos vivido un poco de todo, bueno y malo. Además, tuvimos la suerte de poder asistir a la escuela de padres sobre adaptación que nos dio la psicopedagoga del centro y fue tan interesante que sentía que debía compartir parte de esa charla con vosotros, para todos los que como nosotros estéis pasando por ese periodo de adaptación.

Lo más importante durante este periodo de adaptación es tener paciencia, respetar el ritmo del niño e intentar empatizar con él, pero tomando actitudes que le ayuden a que esa adaptación vaya cada día un poquito mejor.

¿Qué siente nuestro hijo los primeros días de guardería?

Pues aunque pueda resultar duro admitir esto, los niños principalmente se sienten abandonados. A esto lo acompañan sentimientos de miedo, incertidumbre, inseguridad, etc… Tenemos que darnos cuenta de que por mucho apego seguro que tenga nuestro hijo, si esta es la primera vez que se separa de vosotros, todos esos sentimientos entraran en juego y será completamente normal y lógico.

Si lo dejáis muy bebé, antes de los 8 meses, lo mas seguro será que no llore porque los niños no desarrollan el miedo a la separación hasta los 8 meses (entre los 8 y los 14 meses); pero si como nosotros los dejáis ya mas mayorcitos vivirán esta situación con cierta angustia. Hay quien dice que si los llevas ya tan mayores, el último año de primer ciclo de infantil, se adaptan y lo llevan peor, pero yo sinceramente discrepo. Creo que como en muchas otras cosas, dependerá del carácter del niño y su maduración a nivel emocional más que de los meses que tenga.

¿Cómo podemos ayudarles a pasar por este periodo de adaptación?

Hay muchas maneras de ayudar a nuestros hijos en esta fase como veremos a continuación. Para empezar estando seguros de la decisión que hemos tomado, el niño en ningún momento debe de vernos dudar, ni debe ver que nosotros lo pasamos mal por dejarlos allí porque si no reforzaríamos ese sentimiento de miedo en ellos. Además debemos desterrar la culpa de nuestra mente. Hay muchos padres que se sienten culpables de tener que llevar a sus hijos a la guardería y aunque no lo creamos los niños también perciben esas cosas y pueden llegar a utilizar ese sentimiento nuestro para conseguir que no les dejemos allí.

Cosas que podemos hacer para ayudarles en el periodo de adaptación

Son muchas las cosas que podemos hacer para intentar ayudarles en este proceso, pequeños hábitos saludables que harán que la situación mejore día a día:

  • Es conveniente que el niño conozca el centro antes del primer día de clase, así el lugar no será del todo extraño para él.
  • Desde unas semanas antes podéis empezar a hablarle de la guardería, de como será esta nueva rutina familiar y las cosas tan divertidas que hará allí. Todo debe enfocarse de manera positiva.
  • Siempre y esto es inamovible hay que despedirse del niño, eso si, la despedida debe ser corta, con un mensaje directo y positivo que el niño entienda y le calme, algo como: “Cariño, te quedas aquí a pasártelo bien, mamá vendrá a por ti a la hora de comer. Te quiero” – un beso y adiós.
  • Además es conveniente que los niños entren por su propio pie al centro, o si se empeñan en que los llevéis en brazos, o son muy pequeños, que seáis vosotros los que hagáis el gesto de entregar al niño.
  • También puede ser positivo para ellos que los hagáis participes de los preparativos para el clase: ir a comprar la mochila, el babi, la bolsa de la merienda, etc… siempre que ellos quieran participar claro.
  • Debemos mantener una constancia a la hora de llevarles al cole, no es bueno para ellos que en pleno periodo de adaptación pensemos que por un día que no lo llevemos no pasa nada. Si no es porque están malitos y tienen que quedarse en casa, no debemos romper la rutina que estamos estableciendo.
  • Lo mismo pasa con la hora de dejarlos y recogerlos. Los niños asimilan muy pronto los horarios y eso les da estabilidad y seguridad. Si cada día le llevamos a una hora y le recogemos a otra el niño nunca sabrá a que atenerse.
  • También sería conveniente que durante ese periodo de adaptación fueran los padres los que lleven y recojan al niño del centro, pero como eso no siempre es posible, al menos si debería ser siempre la misma persona.
  • Hay niños a los que les funciona llevar lo que se llama un objeto de transición: una mantita, un dudu, un peluche… cualquier cosa que les haga sentir seguros, siempre que el niño lo reclame.
  • Y por último, a la salida esta bien interesarse por que han hecho ese día, pero muchas veces los niños no cuentan demasiado. Es mejor no agobiarlos a preguntas y dejar que sean ellos los que nos cuenten lo que nos quieran contar cuando se sientan con ganas de hacerlo.

consejos-periodo-adaptación

Cosas que debemos intentar evitar en la medida de lo posible

Hay una serie de cosas que si tendríamos que evitar hacer durante este periodo:

  • Entiendo que a muchos padres les cuesta más casi que a sus propios hijos el momento de la separación durante esos primeros días, pero creerme si os digo que una despedida llena de drama y lágrimas por vuestra parte no va a ayudar en nada a vuestro hijo. El bastante tiene con entender que esta pasando, si os ve llorar o con cara de preocupados entenderá que lo estáis dejando allí en contra de vuestra voluntad y lo que es peor, que es un sitio malo y por eso lloráis. Ellos no distinguen si lloráis de pena, de miedo o de alegría, así que lo mejor es que no os vean llorar. Luego en casa cada uno que haga lo que quiera. Yo fui la primera a la que se le saltaron las lágrimas, pero no delante de Valkiria, yo soy su pilar y debo ser fuerte para que ella este bien.
  • Que nos arranque la profesora al niño de los brazos. Esto no solo es desagradable para el niño y para los padres, sino también para la pobre maestra que participa de ese momento de drama familiar. No podemos ponerlas a ellas en la tesitura de ser las malas de la película, así que debemos intentar ser nosotros los que entreguemos al niño.
  • Sentir culpa o inseguridad, como he dicho al principio son sentimientos que debemos desterrar de nuestra cabeza. El periodo de adaptación es duro pero debemos ser firmes en nuestra decisión, siendo conscientes de que es lo mejor para todos y será positivo para toda la familia.
  • Nunca debemos intentar compensar esos malos ratos del periodo de adaptación con regalos o chucherías. Los niños deben acostumbrarse a que eso es su nueva rutina, algo normal, así como mama y papa van a trabajar, ellos van al cole. Si siempre que vamos a por ellos les llevamos un regalo lo tomarán como norma. Existen otro tipo de refuerzos positivos que ayudarán mas al niño que los regalos materiales.
  • Lo más importante, NUNCA y cuando digo nunca es bajo ningún concepto os vayáis de la guardería sin despediros de ellos aprovechando que están despistados o entretenidos. Eso es egoísta por vuestra parte y desconsiderado con ellos. Vosotros os vais bien porque no los veis llorar pero ellos, cuando se dan cuenta de que no estáis, no entienden nada y así solo reforzaréis el sentimiento de abandono.

cosas-evitar-periodo-adaptacion-guarderia

Con todos estos consejos conseguiréis que este periodo de adaptación sea lo mas suave posible para todos. Habrá niños a los que les cueste más y niños a los que les cueste menos, esto es como cualquier otra cosa, cada uno lleva su ritmo, pero al final todos se adaptan. Nosotros llevamos poco más de una semana y haciendo todas estas cosas parece que Valkiria ya empieza a sentirse a gusto yendo a la guardería. Hemos dejado los llantos atrás y todos estamos asimilando esta nueva rutina. Al fin y al cabo, la vida no dejan de ser constantes cambios.

¿Como lleváis el periodo de adaptación?

¿Añadiríais algo más?