Juegos de construcción y desarrollo con Miniland

Los juegos de construcción son un clásico de los de toda la vida que sigue triunfando entre los peques. Uno de esos que, no importa el tiempo que pase, sigue siendo un básico en cualquier casa. Con él los peques pueden pasar horas y horas entretenidos. Si bien no a todas las edades se juega de la misma manera con ellos. Lo que si es cierto es que, a medida que el niño crece, su manera de relacionarse con los juegos de construcción lo hace también.

Beneficios de los juegos de construcción

Muchos son los beneficios reconocidos de este tipo de juegos para el desarrollo de los peques. Con ellos aprenden a ensamblar; diferenciar los colores, las formas y los tamaños; crear a partir de su imaginación; desarrollar la fortaleza de sus manitas y su relación mano-ojo, es decir, la psicomotricidad fina. Como decía antes, depende de la edad, reforzarán unas cualidades u otras. No es lo mismo un niño de un año que empieza a jugar a juegos de construcción; que otro de cinco que ya los domina y crea verdaderas historias y aventuras con ellos.

En ese impas de cuatro años los niños van adquiriendo, a través de este tipo de juegos, conceptos tan importantes como el equilibro a la hora de apilar las piezas; la resistencia de los materiales y su textura; las primeras nociones de simetría y proporción grande-mediano-pequeño. Desarrollan su propia creatividad y la interacción social, pues es un tipo de juego con el que es muy fácil jugar con otros niños, incluso en las edades en las que aun hay poca interacción social real entre ellos. Aparte son la base del juego simbólico. Con ellos pueden crear aquello que se les ocurra y dependiendo del juego, ya vienen con sus propios muñecos para crear el mundo a su medida y las historias que mas les gusten.

Además aprenden a ser más organizados a través de la clasificación, selección y posterior recogida de las piezas. Adquieren conceptos matemáticos y geométricos sencillos. Fomentan el desarrollo de la concentración y potencian su autoestima, pues el niño ve sus propios progresos y cada día aprende a hacer cosas más complejas. Sigue leyendo…

Juguetes de madera

Nosotros somos los típicos padres que cuando van a una tienda de juguetes flipan mas que sus propios hijos. De echo, ya íbamos antes incluso de quedarme yo embarazada. Nuestras visitas al Dideco, Abacus o Imaginarium amenizaban largas tardes de aburrimiento. Y si teníamos que ir a comprar un regalo era un suplicio de indecisión, pues para nosotros todo era perfecto y maravilloso. Por eso, ahora que ya somos padres y nuestra Valkiria empieza a disfrutar con los juguetes, es cuando mas divertido es esto de buscar que comprar.

Cuando empezó a querer andar cogida a muebles, decidimos que era el momento de comprar un andador. Fuimos a la tienda y tenían varios modelos, con luces, formas y colores para elegir. Pero el Papá Cascarrabias tomo una sabia decisión: ninguno que lleve pilas. Y ahí estaba en un rincón. El andador perfecto. Creo que salió de la tienda más emocionado él Papá que la Valkiria. A ella le encanta su andador, aunque al principio le costo un poco cogerle el punto y no embalarse. Lo de meter las formas le gusta mucho. Lo único que le he quitado es la maza para tocar el xilófono, porque se la metía en la boca y me daba miedo que se cayera con ella en la boca y se pudiera hacer daño.

30949 (1)

Para su cumpleaños seguimos con la linea de juguetes de madera y educativos. Aparte de que son super bonitos, son mucho mas resistentes y duraderos. Fuimos a una de estas tiendas en las que te lo llevarías todo. Y nos decantamos por un par de modelos. el primero es para encajar formas en palitos, cada número con su color. De momento es pequeña y no atina mucho, pero ella lo va intentando. La bola se la hemos quitado porque esta Valkiria es una destroyer y la tiraba con fuerza contra todo lo que se le pone por en medio (y es una bola de madera maciza…).

wpid-encajable-de-madera-formas_76594_3_1

También, le cogimos un juego de cubos de madera que por cada cara tiene unas cosas, letras, números o dibujos. Es un juego básico de construcción, aunque de momento, lo que a ella mas le divierte es justo lo contrario, destruir. Mamá hace torres, y ella viene corriendo y las destruye, ¡Como buena Valkiria!

wpid-juego-de-cubos-de-madera_75386_3

Y como todos saben de que pie cojeamos (o a lo mejor es que en esta familia todos cojeamos del mismo), para su cumple también le cayeron un par de regalos más de este estilo.  Son dos tipos de puzzles distintos, ambos de la marca Goula de Diset. Y aparte de parecerme monísimos de la muerte, a la peque le encantan. Aún no acierta a encajar, ni a unir las piezas. Pero se parte de la risa cuando coge las piezas y yo le hago los sonidos de lo que haya cogido. Su preferida, la rana. Lo mas divertido del otro puzzle es hacer mezclas raras de animales, aunque creo que así la voy a confundir mas que otra cosa, ¡Lo que daría yo por tener un pajadrilo o un cocopotamo!

imagewpid-55234.jpg

¿Y a vosotros, que os parecen este tipo de juguetes?

¿Sois de los que piensan que los clásicos nunca mueren?

487C1B3E76F063B9F02F088CFD651C17

*Este post NO está patrocinado por ninguna marca ni tienda de juguetes. Tan solo cuento nuestros gustos y nuestra experiencia personal con estos productos.