El primer día de escuela de Chu

Tenemos la vuelta al cole a la vuelta de la esquina, literalmente. Todos los padres con niños en edad escolar estamos en modo preparación y readaptación a las rutinas. Pero quizá los padres de aquellos que este año empiezan el colegio por primera vez, vivamos este momento con algo mas de nervios e incertidumbre. Al igual que los pequeños. Nosotros, para ir allanando el terreno, ya llevamos todo el verano previniendo a Valkiria de lo que esta por venir y para ello, El primer día de escuela de Chu, nos ha ido de maravilla.

escuela-chu-neil-gaiman

Ya sabéis lo que nos gusta en esta casa un buen cuento para poder usar de manera pedagógica. Ya lo hicimos con la hora de ir a dormir y con la operación pañal. ¡y siempre nos funciona! Ahora no iba a ser menos… Así que cuando desde Boolino nos mandaron este cuento nos vino como anillo al dedo.

El primer día de escuela de Chu pertenece a la colección “Primeras Travesías” de la Editorial Océano Travesía y está recomendado para niños de 1 a 3 años. Es un libro de 32 páginas, de un tamaño grande. Las tapas son duras pero las páginas son de papel normal. La historia es de Neil Gaiman y las ilustraciones son de Adam Rex.

escuela-chu-cuento

Que este cuento fuera de Neil Gaiman fue lo que más me llamó la atención de él. Desconocía que tuviera cuentos infantiles. Este escritor inglés, lo mismo escribe novelas, gruiones, novelas gráficas o cómics. Todo en la línea del género fantástico. Entre sus obras mas conocidas están Sandman, Stardust o Coraline. Nada muy apto para el público infantil más joven. Por eso me sorprendió gratamente ver este cuento infantil escrito por él.

Las ilustraciones de Adam Rex también son una pasada. Están llenas de detalle y son de un estilo bastante realista y lleno de vivos colores. Muy llamativo para los peques.

escuela-chu-cuento

En cuanto a la sinopsis, este libro nos narra a través de Chu, el oso panda protagonista, los momentos de dudas e inseguridades a los que se enfrentan los peques de la casa a la hora de empezar el cole. ¿Les gustaré a los otros niños?¿Me gustará ese lugar? Porque todos recordamos los nervios ante el nuevo curso escolar y las dudas que eso generaba.

A mi me parece un cuento muy recomendable y la historia es muy adecuada para la edad de Valkiria. Es un cuento simple, pero que ya tiene una trama, lo que va necesitando un niño de 3 años como ella. Nos ha gustado tanto que ya estamos pensando con hacernos con otro libro de esta colección que sigue con las aventuras de Chu “El día de Chu”. Apuntado queda en la wishlist de cumpleaños de Valkiria.

escuela-chu-cuento

¿Que os parece El primer día de escuela de Chu?

¿Tenéis cuentos para afrontar la vuelta al cole?

descubre_mas_150

487C1B3E76F063B9F02F088CFD651C17

Leyendo en familia: Manuela

Para acabar esta semana veraniega, hoy os traigo un nuevo post de nuestra sección “leyendo en familia”, esta vez de la mano del club de lectura de Boolino. Ya sabéis lo que nos pierde en esta casa un libro y lo que nos gusta fomentarle a Valkiria el habito de “lectura” o más bien a su edad, de disfrutar de un libro/cuento. Se trata de un libro, que añadiremos a nuestra colección de libros para ir a dormir, llamado Manuela.

manuela-leyendo-01

Este libro pertenece a la colección “Cuenta conmigo” de la Editorial Libre albedrío y esta recomendado para niños de 1 a 3 años. Es un libro de 32 páginas, de un tamaño medio muy manejable para ellos y con las páginas que no llegan a ser de cartón, pero casi. Tienen mucha resistencia a los maltratos de las manitas pequeñas. La historia es de Javier Martinez y las ilustraciones son de Carmen Queralt, una artista que trabaja la técnica del collage y que hace autenticas maravillas con ella.

manuela-leyendo-03manuela-leyendo-04

Sinopsis

Manuela se prepara para irse a la cama después de un día muy ajetreado. Antes de ir a dormir pasará por cada una de las habitaciones de la casa invitándonos a descubrir a unos huéspedes muy especiales repartidos por todo su hogar. Y es que en el sótano de su casa hay un secreto que solo ella y sus amigos conocen. Descubre los sonidos de los animales de la mano de Manuela, una carismática niña que a través del humor nos invita a ir a dormir con una sonrisa. El libro, además, va acompañado de la narración en mp3 descargable mediante un código QR.

manuela-leyendo-07

Lo que me parece muy chulo de este cuento es que se puede interactuar con el niño a la vez que se lo cuentas pidiéndole que haga los sonidos de los animales que van apareciendo o que formule las preguntas que va haciendo Manuela. ¡A Valkiria le encantó! La primera noche me hizo leérselo 3 veces seguidas. Además su precio está muy bien, solo 13,30€.

manuela-leyendo-05

Si queréis añadir un libro más a vuestra biblioteca de cuentos para ir a dormir, Manuela es una buena candidata. Si queréis saber más podéis pinchar aquí abajo.

descubre_mas_150

 

¿Que os ha parecido Manuela?

 

487C1B3E76F063B9F02F088CFD651C17

Nuestros cuentos para la operación pañal

Leer es pedagógico. Enseña, entretiene y hace soñar con mundos fantásticos. Por eso nosotros, como padres, nos apoyamos mucho en el uso de libros y cuentos a la hora de ayudar a Valkiria a entender ciertas situaciones nuevas. Ya lo hicimos en su día con el paso de la cuna a la cama y los cuentos para ir a dormir. Ahora le ha tocado el turno a nuestros cuentos para la operación pañal. No tenemos muchos, pero han sido de gran ayuda.

De esta temática hay infinidad de títulos. Yo estuve mirando algunos en las librerías, de esos que se recomiendan en todas partes, pero al final de esos solo compramos uno y antes incluso de haberlo visto por internet.

Nunca más llevaré pañal

nunca mas llevare pañal operacion pañal

Este libro de tamaño grande y páginas de cartón resistentes nos cuenta la historia de dos hermano mellizos, Ana y Dani, a los que un día sus padres les dicen que ya no van a usar mas pañales, que ahora usarán el orinal. Los acompañamos en todo el proceso de dejar el pañal y aprender a hacer pipi solitos. Este libro fue el primero que compramos, allá por el verano pasado y no me imaginaba el éxito que iba a tener. He perdido la cuenta de cuantas veces lo hemos podido leer, algo así como cada noche durante más de dos meses. Valkiria se lo acabó aprendiendo de memoria y, al final, me lo contaba ella a mi. Es un libro muy sencillo, con ilustraciones coloridas, pero sin nada muy especial, pero a ella le encantó desde el principio e incluso se lo llevó al cole un día por petición de su Seño.

El orinal de Lulú

el orinal lulu operacion pañal

Este es el más conocido de los tres. Un libro de solapas que nos cuenta como Lulú, su protagonista, pasa de usar pañal a llevar braguitas y hacer pipi, primero en el orinal y luego en el váter. Este lo compramos una semana antes de empezar con la operación pañal y en seguida se convirtió en un imprescindible de antes de ir a dormir, junto con el anterior, lo leíamos cada noche. La parte favorita de Valkiria es cuando la mamá de Lulú le compra: “muuuuuuuuuucha baguiiiiiiiiitaaaaaaas” (palabras literales de mi hija).

Voy solo al baño

voy solo al baño operacion pañal

Este lo compre ya empezada la operación pañal, para intentar suplir un defecto de los dos libros anteriores. En ninguno de los dos se habla de cacas. De hecho, es mucho más complicado encontrar un libro sobre el tema de las cacas que sobre los pipis, cuando curiosamente, la caca suele ser lo que mas les cuesta a los niños. Reconozco que compré este porque no encontré ninguno más en la tienda donde fui, pero en realidad me lo llevé porque sabía que el tema de los sonidos con Valkiria iba a ser un éxito asegurado, ¡y no me equivoqué!

De este libro existen la versión de niño y de niña, pero ya veis lo que me importa a mi el tema de los géneros, que como solo tenían la versión de niño me lo llevé igual. La parte que realmente me importaba era la de las cacas y eso lo hacemos todos igual, sentaditos. Solo me toco explicarle a Valkiria que Pablo, el protagonista, hacía pipi como el Papá porque es un niño y ella lo entendió a la primera.

La historia es sencilla, Pablo va al baño y hace pipi y caca, solo que acompañando la historia con un sonido para cada cosa y unas ilustraciones muy coloridas y divertidas. Para acabar tiene una canción muy chula en la que suenan pedos y demás, ¡todo un hit! Y, por supuesto, cada vez que Valkiria hace caca la ponemos y hacemos el baile de la victoria.

Pues esto es todo. Como veis no hemos comprado muchos, esta vez nos hemos controlado un poquito, que sino se nos va la cosa de las manos. Pero cada uno de ellos ha sido un éxito total y nos han ayudado mucho en el proceso de dejar el pañal.

¿Los conocíais todos?

¿Añadiríais algún otro?

 

487C1B3E76F063B9F02F088CFD651C17

 

La protagonista de la clase

Como sabéis, Valkiria empezó este curso la guardería o escuela infantil, como prefieren llamarla ahora, y esto está trayendo un montón de cosas nuevas, tanto a nivel suyo personal, como a nivel familiar. Cada dos por tres tienen una actividad especial y en muchas de ellas podemos participar también los padres. Por ejemplo, en clase trabajan con un libro de la colección Dimensión Nubaris de la editorial Edelvives. Este libro viene acompañado de una marioneta, el Hada Colorin, que es la mascota de la clase y usan cada día para dar los buenos días y hacer otras actividades. Ni que decir tiene que los niños van locos con el Hada Colorin y a cada uno de ellos le toca llevarsela a casa un fin de semana durante el curso.

Pues hace dos findes nos tocó a nosotros, después de que Valkiria me preguntara cada vez que veía a un compañero salir un viernes con el hada: “¿Mamá, nosotros el Hada Colorin a casa?” Y yo siempre le decía que otro día sería su turno. Así que ese viernes (no, jueves, que aquí hubo puente) mi hija salió de la guarde como si le hubiera tocado la lotería, pegando saltos y gritando: “¡¡¡Mira mamá, colorin, colorin!!!“. Tardó en salir, como si no quisiera irse, porque ya le habían dicho que ese día le tocaba a ella llevarse a Colorin y aunque yo ya la estaba esperando en la puerta, ella no salía de allí sin el hada, ¡ni de coña! A mi me dieron la sorpresa número dos: el libro viajero. Yo había visto ese libraco enorme de pasada cuando se lo habían dado a otros papás, pero no tenía ni idea de lo que había que hacer con él. Por lo que pude ver, en cada centro hacen unas cosas o una temática. En nuestra guarde solo teníamos que rellenar dos hojas, una con las cosas que no le gustan a tu hijo/a y otra con las que si le gustan.

Total, que haya que nos fuimos a casa con ambas cosas ¡Felicidad máxima de Valkiria! Ese finde de tres días lo pasamos con el Hada Colorin de acá para allá. Fue al parque, a conocer a ambos abuelos, de paseo, comió con nosotros, se lavó los dientes con Valkiria, durmió con ella y no la metió en la bañera porque no la dejé, aunque tampoco le hubiera ido mal un bañito…

Valkiria-colorin

La semana siguiente a Valkiria le tocaba ser la protagonista de su clase, ayudar a la Seño a algunas cosas especiales y que su familia fuera al cole a enseñar lo que habían hecho con el libro viajero, aparte de hacer con ellos alguna otra actividad. El libro viajero lo preparamos durante el fin de semana, aunque un poco si que nos pilló el toro. Compramos mil doscientos tipos de pegatinas y goma eva por un tubo y mientras Valkiria pegaba las pegatinas como una posesa, nosotros intentábamos hacer algo medio decente… Este fue el resultado final de nuestro libro viajero, con las cosas que no le gustan y le gustan a Valkiria.

Libro viajero

En cuanto a lo de la actividad para hacer con los niños…¡Menuda comedura de cabeza! Fue una pena porque al Papá Cascarrabias le hubiera encantado haber podido ir ese día a contarles un cuento a los peques, pero por temas de trabajo fue imposible. La falta de conciliación no es solo cosa de mujeres. En fin, que para sustituirle, fue mi suegro el que me acompañó al cole. Preparó el cuento de la ratita presumida y se curro unas imágenes en cartón duro para ir enseñándoselas a los niños mientras explicaba el cuento. ¡Lo hizo genial! No en vano fue actor amateur en su juventud y el que tuvo retuvo… Yo le estaré eternamente agradecida porque, aunque sean niños de dos años, tener que contarles un cuento me daba muchísima vergüenza. Aparte de que no tengo mucho arte para estas cosas. Lo que me tocó a mi fue preparar una actividad para hacer tras el cuento. Así que imprimí unas máscaras en cartulina, de ratitas y ratoncitos presumidos, las recorté y las pegué a unos palos de polo. Luego, cada uno pintó la suya y parece que les gustó bastante.
protagonista-valkiria

Valkiria, por su parte, estuvo muy parada toda la parte del principio, como veis en las fotos los sientan frente a los demás y a mi hija no le gusta nada eso de ser el centro de atención de mucha gente (a quien habrá salido…ejem…). Pero luego se relajó con lo de las máscaras y se lo paso genial. Toda la semana estuvo diciendo: “Mamá, yo protagonista”… ¡Me la como!

La verdad es que aunque nos pilló un poco de improviso todo esto del libro viajero y la actividad, estoy super contenta con como fueron las cosas. Nosotros disfrutamos mucho haciendo el libro y los peques estuvieron muy atentos y participativos con el cuento y la actividad. ¡Que más se puede pedir!

¿Habéis hecho algo parecido con vuestros peques en el cole?

 

487C1B3E76F063B9F02F088CFD651C17

Consejos de padre (32): El cuento infinito

Llevo algo más de una semana muy monotemática. Lo sé. Pero es que últimamente nuestra vida gira en torno al hecho de dormir. O más bien, de NO querer dormir, y el Papá Cascarrabias no iba a quedarse atrás a la hora de transmitiros su propia visión del tema a través de sus Consejos de Padre.

Nuestra rutina es la siguiente: baño, cena, lavarse los dientes con Papá, a leer un cuento y “dormir” con mamá. Esta es la teoría. Y hasta el punto de leer un cuento la cumplimos, pero ahí ya la cosa se empieza a torcer… Un cuento se convierte en dos, o los que se tercien. Hemos negociado a dos, pero nuestros acuerdos no sirven de mucho. Así que una vez pasados los dos cuentos, llega el momento de apagar la luz, ¡y ahí empieza el cirio! Que si me pongo a renegar, que si ahora hago como que lloro, que si canto unas cuantas canciones mientras le meto el dedo en el ojo a mamá, que intenta hacerse la dormida sin éxito, y así hasta el infinito. O más bien hasta que yo ya no puedo más y salgo de la habitación para pedir el relevo al Papá. Así estuvimos ayer hasta casi las 12:30. Valkiria estaba agotada, no penséis lo contrario, pero la veíamos hacer esfuerzos sobrehumanos para no dormirse. En fin, cada día una batalla.

Este finde hemos cambiado nuestra rutina habitual de ir a comer a casa de unos y otros abuelos y nos hemos quedado en casa. Dormir la siesta sigue siendo otro momento de batalla, pero mucho mas suave estando en nuestro terreno. Los dos días durmió. Así que de momento seguiremos así, a ver si normalizamos un poco la situación.

¿Os ha pasado que vuestros peques alargan todo lo que pueden la hora de ir a dormir?

 

consejos-de-padre-viñeta-32

 

487C1B3E76F063B9F02F088CFD651C17