Padres que toman apuntes, ¡esa soy yo!

Los peques ya van el colegio en su horario normal de invierno. Ha pasado el tiempo suficiente como para haber superado el periodo de adaptación. Y llegados a este punto, tocaba reunión de padres con la maestra. Una reunión genérica, sobre lo que iba a ser el curso y lo que teníamos que hacer y trabajar con nuestros hijos en casa.

Aunque se pidió asistencia, el tema de las reuniones de padres siempre es complicado. Recuerdo que mis padres de pequeña tenían que hacer encajes de bolillos para poder asistir a las mías. Aun así, solo podía ir uno de ellos y pidiendo permiso. La cosa, por desgracia, no ha cambiado mucho. No todo el mundo se puede escapar entre semana a las 5:30 para ir a una reunión de padres.

padres-apuntes

Las cosas que allí nos contaron fueron las típicas de todos los centros supongo. Los temas que se iban a tratar con los niños. La venta de los chandals de la escuela. Las excursiones que iban a hacer, etc… Así que aquí solo entraré en aquellas cosas que llamaron mas mi atención (para bien o para mal). Sigue leyendo…

Comedor: Segunda fase de la adaptación

¡Esto ya me lo temía yo! Y de hecho, os lo dije en el post que hice hace unas semanas sobre los primeros días de Valkiria en el cole de mayores. Esta semana llegó el horario completo al colegio y, con ello, quedarse al comedor. ¡Ay horror! Así que estamos en plena segunda fase de adaptación.

La cosa empezó bien. Como siempre. Es el síndrome de: “No se de que va esto“, así que todo transcurre con total normalidad. Incluso, como en el caso de mi hija, salen super contentos contándote todo lo que han zampado ese día. Pero… el segundo día ¡ahí ya saben a lo que van! Y empieza el drama.

Ir al colegio fue bien, pero cuando fui a por ella a las 5 me la encontré llorando desconsolada. Solo me decía: “No he comido, mamá” “Es que te quería mucho a ti“… ¿A que madre no se le parte el corazón cuando su hijo le dice cosas así? La seño me contó que montó tal pollo de llantos y pataleos que, aunque consiguieron bajarla al comedor, no consintió probar bocado y del mismo sofocón se quedó frita. Incluso, me recalcó (sorprendida) la cantidad de fuerza que tiene la niña para lo pequeña que es, ¡tremenda Valkiria! (Y no es la primera vez que me dicen algo así…).

El resto del día estuve hablando con ella sobre lo que había pasado, como se sentía y que era lo que iba a pasar (o a lo que tenía que acostumbrarse). Por suerte para nosotros, Valkiria es una niña que entiende las cosas con mucha rapidez y razona mucho para la edad que tiene. Lo entendió y me dijo que no iba a llorar al día siguiente.

comiendo-comedor-cole

El miércoles empezó mal. Me decía todo el rato que no quería ir al cole y, para convencerla, la tuve que llevar en el carro con un par de juguetes. Aun así no entró con muchas ganas. Y a medio día, por supuesto, lloró. Menos que el día anterior, pero lloró mientras le decía a su maestra: “Seño, no estoy respirando para no llorar“… Esta hija mía y sus cosas de decir. Su seño se parte de la risa. De todos modos, la cosa transcurrió sin muchos mas dramas e incluso comió algo en el comedor. Ese día dormir no durmió, pero porque los miércoles salen más tarde a comer y mi hija come tan lenta que se queda sin tiempo para dormir.

Ayer, al fin, llegó la calma. Dejó de decir que no quería ir e incluso me decía que se lo iba a comer todo y que, lo que no le gustara solo lo iba a apartar (Dios sabe lo que había hecho los días anteriores, ¡lanzamiento de comida!). Salió contenta y me dijeron que comió bien.

Parece que una semana no es mucho tiempo, pero a mi se me ha hecho bastante complicada de llevar. A nadie le gusta ver así a su hijo, y menos pensar lo mal que lo pasa a la hora del comedor. Lo bueno es que parece que, poco a poco, se va adaptando. Ya sabe que de lunes a jueves se tiene que quedar a comer allí y los viernes se viene conmigo a casa. Así que, como imaginaréis, hoy estaba muy contenta.

¿Les costó a vuestros peques adaptarse al comedor del colegio?

 

487C1B3E76F063B9F02F088CFD651C17

Primera reunión de colegio superada

Pues ya está. ¡Por fin! y también… ¡ya era hora! Ayer tuvimos la reunión previa a inicio del colegio de Valkiria. Que ya casi, casi, se esperan a hacerla el día de antes del inicio escolar, que aquí es el día 8. Así he estado, en vilo, todo el verano y lo que llevamos de septiembre, sin saber ni que comprar ni a que atenerme en este nuevo curso y esta nueva etapa.

reunion-colegio-principio-curso

Pero bueno, dejando mi espera atrás, ya están bastantes cosas claras. O al menos las justas para empezar. Luego, durante este mes, se supone que tendremos una reunión individual con la maestra. De momento, las cosas empezarán así:

  • Periodo de adaptación: Esto cada centro lo lleva de una manera. En nuestro caso, irán entrando de 4 en 4 hasta completar los 23 niños que hay en la clase. Eso quiere decir que, desde el jueves 8, hasta el jueves 15, irán entrando niños. Ya el viernes 16 será el primer día que estén todos juntos. ¡Ah! y mientras dure el periodo de adaptación solo irán 2 horas cada día, de 10 a 12. También podremos entrar con ellos hasta clase, pero intentando paulatinamente acompañarlos cada día un poco menos. En octubre ya no nos dejarán entrar hasta allí. Nosotros el año pasado en la guardería lo hicimos de un modo totalmente diferente, mas a bocajarro, la verdad. Y, aun no se si eso es mejor o peor. Pero lo de ahora quizá me parece que sea un poco estirar el chicle. Ya veremos como lo lleva Valkiria llegado el momento.
  • Horarios: Esto es el despiporre padre. Se entra a las 8:45 cada día, peeeeeeero… si el niño no se queda a comedor, 3 días sale a las 12:15 y los otros 2 a la 1 y luego hay que llevarlos a las 3:15 y recogerlos a las 4:45. Los viernes por la tarde no hay clase. Si me lío con solo escribirlo, entenderéis que esto ha generado bastante confusión entre los padres asistentes. Por suerte para mi, Valkiria irá al comedor, así menos lío para mi y menos trastorno para ella.
  • Comedor: Los menús son variados y aunque han dicho que no obligarán a ningún niño a comer, también han dicho que intentarán que al menos prueben de cada cosa que haya. Con mi hija las van a pasar canutas, ya os lo digo yo, pero bueno, no perderemos la esperanza. Igual hasta prueba algo nuevo.
  • Extraescolares: Cuando fui a la jornada de puertas abiertas me pareció buena idea que la niña fuera a expresión corporal dos días a medio día. Pero ahora, pensándolo bien, creo que pasaremos de extraescolares. Primero porque ya bastante tiene la chiquilla con adaptarse a todo: nuevo lugar, nueva seño, nuevos compañeros, nuevos horarios… Segundo porque eso supondría que dos días comería una hora mas tarde y mi hija es reaaaaalmente lenta comiendo, así que eso la dejaría sin siesta. Y último, porque no creo que sea necesario que la niña tenga extraescolares con solo 3 años. Va a disfrutar igual jugando a sus anchas. Lo de apuntarla a inglés por las tardes, que es la otra opción, también lo descartamos. Ya tendrá años para aprender ingles.
  • Uniformes: En principio en este colegio no llevan uniforme. Eso si, tienen chándal de invierno y de verano. Y es necesario tener al menos uno para las horas de gimnasia y las excursiones fuera del centro. Por lo demás la maestra nos ha recomendado que los mandemos con calzado y ropa cómoda que ellos sean capaces de ponerse y quitarse para ir al baño. Hay que fomentar su autonomía.
  • Almuerzos: No nos han prohibido nada (hay centros en los que he oído que si se hace), pero si nos han recomendado que prescindamos de la bollería industrial. Nada fuera del sentido común. Además, se supone que, mas adelante, los viernes será el día de la fruta… ejem… el día de los plátanos para nosotros.
  • Accesorios: Nada de mochila, según ellos no les hace falta. No llevan agenda, nos comunicaremos a través de notitas que hay que meter en la bolsa del almuerzo. Esto si que me parece un atraso. Lo de tener una agenda facilita mucho el seguimiento diario del niño, aunque entiendo que no es lo mismo tener 15 niños que 23 para ir apuntando agenda por agenda. Así que, menos mal que no me lancé a comprar la mochila porque me la hubiera comido con patatas. ¡Con la ilusión que me hacía comprarle a Valkiria una mochila nueva de Skiphop! Por lo demás, solo tienen que llevar el saquito con las mudas y el saquito del almuerzo, a poder ser ambos iguales. Aparte de un vaso con asa que deberá quedarse en el colegio.

Y hasta aquí las novedades. La reunión ha sido larga y ha dado para mucho, pero estas son las cosas que más han llamado mi atención. A Valkiria le ha tocado empezar el lunes que viene (menos mal, si le llega a tocar el jueves 15 me da un parreque), así que aun nos quedan unos días de “vacaciones y descontrol”.

¿Como fue vuestra reunión pre colegio?

¿Vuestras normas se parecen a estas?

 

487C1B3E76F063B9F02F088CFD651C17

Y la guardería acabó

Parece que fue ayer cuando buscábamos guardería desesperadamente, pero ya hace mas de un año de aquello y 9 meses desde el primer día de clase de Valkiria. Pasamos el periodo de adaptación, los primeros días comiendo en el comedor, las siestas en la guarde, las primeras heridas de batalla (arañazos, bocados y demás), los festivales de navidad, fallas, carnaval…, los cumples de los compañeros, etc… ¡Este año ha dado para mucho!

Haciendo balance global de lo que esta experiencia en la guardería ha supuesto para ella, creo que las cosas positivas superan con creces a las negativas. Además, estoy 100% satisfecha con la elección de guardería que hicimos. Teníamos muy buenas referencias y no nos han decepcionado.  Esta claro que siempre habrá alguna cosa que no acabe de gustar o que tu no habrías gestionado de esa manera. Pero hay que saber confiar en las manos de las profesionales en las que dejas a tus hijos.

Valkiria entro deseosa de relacionarse con otros niños de su edad, mas allá de lo que podía hacer en los parques, y aunque al principio la relación con los niños de su misma clase fue desigual, por aquello de que con muchos de ellos se llevaba entre 6 y 10 meses y a esas edades eso es un abismo evolutivo, con el paso del tiempo ha aprendido a relacionarse, ¡y a defenderse!  Mucha de la relación que establecen los niños tan pequeños es batallando. Que si te quito el juguete, que si me das un empujón, te lo devuelvo, lloramos los dos y a los cinco minutos estamos otra vez jugando como si tal cosa. Ahora son una piña, ¡justo ahora que todo acaba!

guardería-maternidad-como-puedas

La semana pasada empezamos la fase de despedidas con la ceremonia de graduación, ¡Estaba muy graciosa! Eso si, se paso la tarde levantándose el vestido hasta los sobacos… ¡Ay madre!

Ella pasó un periodo de adaptación realmente corto y siempre ha ido muy contenta a la guardería. Adoraba a su seño y a pesar de que dentro de unos años ella no recordará nada de los vivido allí, yo le contaré lo mucho que le gustó ir a su cole y juntas podremos ver la cantidad de fotos que tenemos de aquellos días.

Yo, a nivel personal, también me llevo a grandes personas de nuestro paso por la guarde. Es curioso como unen las tardes de parque, hasta conseguir que yo, una hater declarada del parque, disfrutara de ellas al no estar sola. De allí me quedo con mis Supermamis, ¡sois las mejores!, a las que sin duda seguiré viendo el año que viene, aunque nuestros hijos ya no compartan guardería. Ellos han hecho grupete, se entienden super bien a su manera y para Valkiria son sus primeros amigos, así que por nada del mundo quiero que eso se pierda.

guardería-maternidad-como-puedas

Y acabamos las despedidas con el festival de fin de curso, en que que bailaron un remix de Grease. Aquí Valkiria con su pose inicial, ¡lista para darlo todo!

¡Ya veis! A mi que tanta pena me daba al principio dejarla en la guardería, sé que si tengo otro hijo también lo llevaré y será a la misma guardería. Porque aunque esto no lo vayáis a leer nunca, tengo que deciros que sois unas grandes profesionales, que se os nota que adoráis vuestro trabajo y os desvivís por cada uno de los niños. Esas cosas se ven. Se sienten. Por eso os doy las gracias, de corazón, gracias por todos los logros que hemos conseguido trabajando en equipo, vosotras con nosotros. Gracias por ayudarnos con la alimentación complementaria, con las rabietas, con la operación pañal… Sin vosotras lo hubiéramos conseguido igual, pero hubiera sido infinitamente mas complicado.

Por todo eso ha merecido la pena soportar los achaques de los virus estomacales, los mocos traidores y las toses inhumanas. ¡Que tampoco han sido tantos! En eso también hemos tenido suerte.

Y aunque aun nos queda el mes de Julio, a modo de escuela de verano, ya no estarán todos ni será lo mismo. Una etapa se cierra para dar paso a una nueva. La vida va de eso, de abrir y cerrar etapas, pero permitidme que estos días esté un poco triste por la etapa que dejamos atrás, a la par que ilusionada por la nueva que empezaremos en septiembre. Y la vida sigue…

¿Como fue el paso de vuestros peques por la guardería?

Si volvierais atrás, ¿Los volveríais a llevar?

 

487C1B3E76F063B9F02F088CFD651C17

Diferencias entre colegios y cosas que no entiendo

Ahora que ya hemos acabado la ronda de colegios con sus correspondientes jornadas de puertas abiertas, tengo claras muchos cosas que antes deconocía, sobretodo en cuanto a difrencias entre centros educativos públicos y concertados. Otra cosa es que entienda esas diferencias. Lo cierto es que el sistema es el que es y al final hay que tomar la decisión que creas que es la mejor para tu hijo. Pero no quería dejar pasar este momento de reflexión con vosotros (o debería decir queja…). Por ejemplo:

Aquí hay colegios en los que se puede elegir la educación en castellano o en valenciano. Esto antes tenía mucho más sentido, de hecho, cuando el Papá Cascarrabias vino de Barcelona entró a estudiar a un colegio con linea en valenciano que, en nuestros tiempos, allá por mediados de los 90, solían ser clases con bastantes menos alumnos que en la linea castellana (a menos ratio mejor para los alumnos). Pero ahora, desde que el señor Wert lo cambió todo, parece algo de risa. Resulta que la única diferencia real entre una linea y la otra son las matemáticas, en una linea se dan en castellano y en la otra en valenciano. Lo demás esta ya estipulado, hay asignaturas en castellano, ingles y valenciano, no me llegaron a aclarar en que tanto por ciento. Pero si dijeron una cosa que no entendí en absoluto. Resulta que el 99% de las familias que escogen la linea en valenciano son familias castellano parlantes y los niños no tienen ni papa de valenciano, ¿alguien le encuentra sentido a eso? ¡Yo no! Pero puedo encontrarle una explicación, y es que, habiendo solo 17 plazas por clase (porque hay plazas que se guardan para casos especiales) y pudiendo poner el colegio en dos casillas de las 10 que te dan, una casilla para la opción castellana y otra para la opción valenciana, todo el mundo pone las dos opciones, da igual si eres valenciano o castellano parlante, así tienes el doble de posibilidades de entrar. En principio, nosotros queríamos que Valkiria estudiara en linea en valenciano, entre otras cosas porque su padre es catalano parlante y con ella habla en catalán; y por otra parte porque pensábamos que habría mas posibilidades de que entrara porque no la eligirían aquellas familias que no hablaran valenciano. Nos equivocábamos. Y lo que supondría un avance en realidad es un retraso porque, si en infantil se trata de una inmersión lingüística total, es decir las maestras solo hablan en valenciano, pero los niños no las entienden, todo tendrán que explicarlo el triple de veces para que todos los niños las acaben entendiendo,¿no? Yo, sinceramente, no entiendo nada de nada. Pero si alguien esta leyendo esto y me lo quiere explicar, estaré encantada de escuchar otros puntos de vista porque, oye, igual es que no lo entendí bien…

mujer-confusa-colegios

Otra cosa que o entiendo demasiado es como hacen las limitaciones por distritos, es decir, se da el caso de que gente que tiene el colegio en la calle de enfrente tiene menos puntos que, por ejemplo, otra persona que vive a 20 minutos andando. Entiendo que en algún sitio tienen que cortar para delimitar, pero no tiene ningún sentido. De hecho, yo he ido a ver colegios públicos que no son de mi distrito pero que me pillan mas cerca de casa que los de mi propio distrito, aparte de que me gustan mas. El otro día lo hablaba con otra mami de la guarde. Quizá deberían encontrar otro sistema que baremara los puntos de proximidad al centro por cercanía, no por distrito. Como por rango de influencia de cada colegio en concreto, poniendo el colegio en el centro de una circunferencia, por ejemplo. Se que igual sería mucho lío, pero la asignación de puntos sería más justa y puede que solo fuera cuestión de hacer un programa informático que baremara esta cuestión con respecto al domicilio. Ahí lo dejo… ¿que pensáis?

Pero lo que sin duda me genera mayor confusión e incomprensión es el tema de los cambios de ropa en caso de escapes puntuales u otras situaciones. A mi ya me habían comentado que esto en los centros públicos solía gestionarse de otro modo que en los concertados, aunque no en todos los públicos se gestiona igual. Por eso es importante preguntarlo en cada jornada de puertas abiertas y así lo hice. Las reacciones fueron dispares. Desde los centros en los que me miraban con cara de estupor, como sorprendidos por mi pregunta, asegurándome que en esos casos ellos los cambiaban y no pasaba nada. Hasta los que solo me decían que los padres tenían que estar localizables porque se les llamaba inmediatamente para que fueran a cambiarlos y, solo en última instancia, ellos realizarían el cambio si no había nadie que pudiera acudir al centro. A ver. Yo lo siento pero esto último lo veo totalmente inhumano. Que tu seas capaz de dejar a una criatura de tres años, meada, cagada o vomitada entera con todo eso encima hasta que llegue algún familiar a cambiarlo… ¡no tiene nombre! Me parece que roza lo cruel, casi como un castigo. Y repito, en todo momento me estoy refiriendo a casos puntuales, momentos de berrinche en el que se les puede escapar el pis o que estén malitos por lo que sea. De todos modos, creo que no se tiene en cuenta tampoco la maduración del niño. Señores, no es lo mismo un niño nacido a principios de año que uno nacido a finales. No es lo mismo entrar con casi 4 años al cole que no haber cumplido siquiera los 3. Lo siento, ¡no lo es!

tumblr_inline_nsti3cXKiY1s4aa9f_500

Hablando, o mas bien, debatiendo, con otros papis de la guarde, que ambos curiosamente son profesores, me decían que el tema es que muchos padres no llevan a sus hijos al colegio habiéndoles quitado el pañal o los llevan habiéndoselo quitado dos semanas antes. Ahí entonces, pienso yo, habría que ver si eso es un tema de dejadez de los padres en el tema del pañal o de madurez del niño. Cada caso será distinto, pero dudo mucho de que ese tipo de padres sean la mayoría. Aparte, me argumentaban que ellos son profesores, no auxiliares de guardería y que, por tanto, están para enseñar, no para cambiar pañales, ni para cambiar a los niños. A ver… vale, estamos de acuerdo en que esa no es vuestra faena, pero ¿Entonces el problema cual es?¿Donde está?¿Y porqué no se soluciona? Yo creo que lo que se debería hacer, desde las instituciones es ya que los profesores están para enseñar y no para eso, habilitar un puesto por centro para una auxiliar de educación infantil que pudiera hacer esas tareas. Así se daría respuesta a este problema y aparte se generarían puestos de empleo. Quiero entender todas las posiciones, pero disculpadme si me duele imaginarme a mi hija cagada en un rincón esperando a que yo llegue de donde quiera que esté, si es que puedo ir. No quiero esto para Valkiria.

Os dejo este artículo que leí el otro día para que veáis que no soy la única preocupada con este tema y ya hay incluso quejas formales, sobre este tema de los cambios de muda, que han sido admitidas a trámite.

¿Que pensáis de todo esto?

¿Añadiríais alguna otra cosa que no entendéis?

 

487C1B3E76F063B9F02F088CFD651C17