Tercer trimestre del embarazo: punto y final

Tercer trimestre, y con él llegó la calma… ¿quien lo hubiera dicho? Se supone que el tercer trimestre es aquel en el que uno se encuentra peor. El tamaño que va cogiendo la barriga, el cansancio, la imposibilidad de dormir bien en casi ninguna postura, etc, etc. Pero ya veis, para seguir demostrando que cada embarazo es un mundo, aquí el tercer trimestre ha sido el más tranquilo y menos cansado de los tres.

No os negaré que este último mes, la recta final unida al calor sofocante que está haciendo este verano, sí que se me está haciendo pesado. Pero, curiosamente, me encuentro con más energía y mejor que los dos trimestres anteriores. ¿Será esto culpa del síndrome del nido? Pudiera ser… El caso es que, a dos semanas de parir, he bajado el ritmo por pura prescripción médica y por qué no quiero sacar a Atreyu antes de tiempo de su zona de confort.

Miedos

A nivel psicológico, empecé a relajarme una vez pasada la ecografía morfológica de las 20 semanas. Entrado ya el tercer trimestre, mi estado de ánimo y mi nivel de energía era el mejor hasta la fecha. Mi mente estaba en una especie de standby en el que ni quería pensar en lo ya pasado, ni preocuparme de lo que estaba por venir. Me había propuesto estar lo más tranquila y zen posible. Para ello, me vinieron genial las clases de yoga gestacional. Quizá como ejercicio físico no haya sido lo más contundente, pero a nivel emocional me han servido de mucho. Es ahora, que ya veo el final muy cerca, cuando empiezo a notar cierta inquietud y que, de vez en cuando, los miedos ante el parto me asaltan.

Es normal, y en cierto modo inevitable, que ese tipo de pensamientos pasen por la cabeza. Por mucho que quieras alejarlos. Por mucho que huyas de ellos. Y por mucho que confíes en ti misma y tú propia capacidad de parir. En un momento u otro se dejan notar. Es entonces cuando intento pensar, como buena friki que soy, y habiendo pasado ya una vez por esto, que la fuerza está en mi y soy una con la fuerza.

Como me encuentro…

En lo que las molestias físicas se refiere, no puedo decir que haya tenido nada fuera de lo común. El tema de los desmayos se fue calmando, por suerte para todos. Además, gracias a la alimentación he conseguido regular mi tránsito intestinal. Y lo único que volvió a aparecer fue el hipotiroidismo gestacional que ya conocía del anterior embarazo.

Tras las analíticas del tercer trimestre, tan solo me tuvieron que suplementar el hierro, algo muy normal en este punto del embarazo, pero que tiene el inconveniente de que suele estreñir. Por suerte, en ese sentido, vamos capeando el temporal. Lo demás todo bien. La prueba del estreptococo salió perfecta y ya solo queda esperar a que todo se ponga en marcha.

A diferencia de mi primer embarazo, me sorprende no estar teniendo, a estas alturas, ni ardor, ni acidez, ni reflujo. En ese sentido no me puedo quejar. Como de todo. Todo me sienta bien y nada me quita el hambre (mas que el calor…). Así estoy rozando la barrera de los 80 kilazos, aunque sin mucha pesadez de espíritu.

embarazo-tercer trimestre

Bolsa del hospital

No sabéis lo que me ha costado esta vez hacer las bolsas del hospital. Ya os lo contaba el otro día por Instagram y parece que es algo común en los segundos embarazos. En el primero nos puede la prisa, todo tiene que estar cuanto antes, la habitación, la bolsa… Pero oye, que con el segundo es como que te entra un relajo máximo que nunca ves el momento de ponerte a hacer la bolsa o bolsas del hospital, ¡Que perezón!

Al final, la semana pasada, ya en la semana 37, me decidí a hacerla. Aunque soy tan gañana que aun me falta alguna cosilla por meter… Nada irremediable, que, como dice mi matrona, para parir solo hace falta que vayas tu y, a poder ser, te lleves la cartilla del embarazo. Eso lo tengo. ¡Palabrita! 😉

Plan de parto

Bueno… el plan de parto… ¡Ay el plan de parto! Con que seguridad lo hice la primera vez. Como si aquello fueran mis últimas voluntades. Como si tuvieran que hacerle caso, si o si…. ¡Y que lejos esta eso de la realidad! En mi primer parto dudo mucho de que la matrona se lo leyera si quiera. Incluso a mi, ahora, me da la risa si me paro a leerlo.

Como la esperanza es lo último que se pierde, hoy mismo me he puesto a rellenarlo y pocas diferencias hay con como lo rellené la primera vez. Solo dos, de hecho… La primera es lo de que no me canalicen una vena. Primero porque sé, a ciencia cierta, que en el hospital donde voy a parir esto no entra dentro de sus protocolos y no me lo van a permitir, ¡ni de coña! Segundo porque, pensándolo bien, si tienen que inyectarme algo, prefiero que me pongan la vía al principio que cuando las contracciones sean cada poco tiempo.

La segunda es la opción de donar la sangre del cordón para investigación o para ayudar a quien lo pueda necesitar. La primera vez lo marqué, muy convencida de ello, porque en realidad me parece la mejor opción. Pero, en su momento, solo me dijeron que me sacarían sangre al llegar (sangre que luego se coagularía y tendrían que volver a sacarme casi en dilatación completa). Nadie me dijo que si mi criatura no llegaba a los 3 kilos y medio, aquel cordón no serviría para nada… Yo no soy de tener niños grandes. De hecho Atreyu apenas pesa 3 kilos ahora mismo, así que esta vez no he marcado esa casilla.tercer trimestre-plan-parto

Hasta aquí lo que ha dado de si este tercer trimestre del segundo embarazo. Ya solo nos queda esperar a que me llamen para citarme en el hopital para ir a monitores. Y, por supuesto, que Atreyu decida salir… Cuenta atrás iniciada… 10 días y bajando…

¿Como fue vuestro tercer trimestre?

¿Os sirvió de algo el plan de parto?

 

Ecografía emocional en Ecox4D: Una experiencia inolvidable

Este segundo embarazo esta siendo una montaña rusa de emociones. Después de un primer y segundo trimestre moviditos, estoy viviendo un tercer trimestre de lo mas relajada, activa y feliz. Tengo mil cosas por hacer y, aunque el cansancio y el calor aprietan, no quiero perderme un segundo de las pocas semanas que me quedan. Quiero quedarme con lo bonito del embarazo. Centrarme solo en la parte buena, en la de disfrutar al máximo. Y pensando en eso, tenía claro que quería hacerme una Ecografía 4D. Porque no hay experiencia mas bonita e inolvidable que poder verle la carita por primera vez a tu futuro bebé .

No es la primera ecografía 4D que me hago. Con Valkiria ya vivimos la experiencia y, aunque costó mucho que se dejara ver, nos gustó muchísimo. Aquella vez fuimos con los abuelos de ambos lados incluidos. Pero esta vez, al llevar a Valkiria, preferimos ir solo los tres y que fuera algo más intimo.

Elegimos el centro Ecox4D de Valencia para hacernos nuestra ecografía emocional. Os reconozco que fui algo nerviosa. A pesar de estar en modo zen, intentando pensar solo en lo positivo, tenía muchas ganas de ver que todo iba bien por ahí dentro. Las patadas y la actividad diaria de Atreyu me dejan bastante tranquila, pero nada como verlo en vivo y en directo.

ecografia-emocional-ecox4d-valencia

Creo que cualquiera que haya llevado su embarazo por la seguridad social coincidirá conmigo en que el tiempo que pasa entre ecografias a veces es interminable. Sobretodo entre la semana 20 y la 32, que no hay ninguna. ¡Doce semanas ni mas ni menos! Yo no pido que se haga tanta ecografia como por lo privado. Pero teniendo en cuenta que de las cuatro o cinco que te hacen, solo dos, la de las 12 y las 20 duran mas de 5 minutos y tienen algo de calidad, para mi se queda algo corto. Y ahí dejo mi queja…

Volviendo a la ecografía. Cuando llegamos al centro Ecox4D nos recibió Rosa, la técnico de ecografias. Me dio un formulario a rellenar y en 10 minutos escasos estábamos entrando a la sala. Íbamos todos muy emocionados de ver al hermanito, sobretodo Valkiria. Yo tenía emoción por partida doble. Por ver a Atreyu y por ver a Valkiria descubriendo a su hermano por primera vez. Para un niño de 3 años es algo abstracto lo del concepto embarazo y creo que, en este punto, ella cree que él estará siempre dentro de mi barriga.

La sala donde nos hicieron la ecografia tenía el ambiente perfecto, por luz, por temperatura, estaba todo pensado para hacer de la experiencia algo cómodo y relajante. La técnico fue super agradable en todo momento, nos trato de maravilla. Busco los mejores ángulos para poder ver al peque de la manera mas clara posible. Boca arriba, de un lado, del otro. Hicimos incluso un pequeño patrón en el que me ofreció un bombón para conseguir que Atreyu cambiara de postura. ¡Y vaya si funcionó! Ahí consiguió la foto mas bonita de toda la sesión. Un primer plano de su carita.

ecografia-emocional-ecox4d-valenciaecografia-emocional-ecox4d-valenciaecografia-emocional-ecox4d-valencia

Los que me seguís por Instagram pudisteis ver la experiencia casi en directo por Stories. ¡Fue muy emocionante! Valkiria jugo con el pingui de la barriga, llamaba a su hermano, le contaba chistes y yo mientras moría de amor por verlos a ambos. El de dentro y la de fuera. Mis hijos mas cerca de conocerse cada día.

No recuerdo cuanto duró exactamente la sesión, fue aproximadamente 45 minutos o una hora. Una vez acabamos, nos hicieron una foto familiar y salimos a que Isabel, la encargada de procesar todo el material, nos ayudara a seleccionar las mejores fotos. Cuales queríamos imprimir en papel. Y nos preparara las copias de las fotos y el vídeo en DVD. Junto a eso nos dieron también una canastilla. Además, una vez nazca el peque, si les mandas una foto te regalan un montaje comparando la imagen de la ecografía con la del ya nacido.

Un resumen de lo que fue la sesión, haciendo de todo por ahí dentro

Sin duda nuestra experiencia con Ecox4D Valencia no ha podido ser mas positiva. La atención es buenísima, tanto Rosa como Isabel nos trataron de maravilla y son grandes profesionales. ¡Repetiría sin dudarlo! Y, por supuesto, recomiendo vivir esta experiencia a todas aquellas futuras mamis, sobretodo a las que vamos por la sanidad pública. La emoción del momento y el recuerdo para toda la vida bien vale lo que cuestan este tipo de ecografías.

¡Daros un capricho porque no os arrepentiréis!

ecografia-emocional-ecox4d-valencia¿Que os parece nuestra ecografía emocional en Ecox4D Valencia?

¿Os hicieron alguna ecografía de este tipo?

 

 

 

Segundo trimestre del embarazo y segundo susto

A puntito de abandonar el segundo trimestre, el sábado entraré de lleno en el tercero, ¡tercer trimestre ya! Siento que este embarazo se me escapa entre los dedos, aunque no he tenido esa sensación desde el principio. Solo este segundo trimestre. ¡Que razón tienen cuando dicen que cada embarazo es un mundo!

Después de acabar los tres primeros meses con un susto, el segundo trimestre dio el pistoletazo de salida con la analítica y ecografía del triple screening. Esa en la que le miden el pliegue nucal al bebé y te dicen los porcentajes de padecer ciertas enfermedades. Por aquí pasaré rápidamente porque no me apetece entrar en detalles. La ecografía fue bien, lo de después no tanto. Pero como os digo, lo pasé tan mal que no tengo ganas de profundizar en ello en este momento. Quizá algún día lo haga, por compartir mi experiencia, pero no hoy.

eco-trimestre-triple-screening-Su primer perfil-

La especie de angustias que solo se calmaban comiendo se fueron disipando a medida que entré en este segundo trimestre. Así como se calmó el hambre voraz. Al cansancio le costó mas abandonarme. ¿Donde estaba esa energía que me invadió en este periodo de mi anterior embarazo? ¿Quién se la había llevado? Ingenua de mi, con una niña de 3 años y medio una ya no tiene tiempo de pasarse el día contemplando la barriga. Apenas da tiempo a descansar. Y muchas veces solo me acordaba del embarazo cuando me pasaba haciendo algún movimiento raro y mi cuerpo me daba un toque de atención en forma de latigazo en el abdomen. ¡Todo muy bucólico….ejem…!

Quitando algunas semanas, tirando hacia el final del trimestre, en las que realmente si que note cierta subida de energía. el resto he estado tan cansada como en el primero, ¡sino mas! Porque al ir creciendo la barriga, todo se vuelve mas difícil.

Cosas que en mi primer embarazo aparecieron pasado el segundo trimestre, en este, han llegado muy muy pronto. Como los problemas para poder coger la postura y dormir a gusto. Los tirones en los ligamentos redondos cuando ando demasiado deprisa. Los pinchazos que te recorren por dentro. Según mi matrona porque todo está mas cedido y no he tonificado la zona entre embarazos. Por eso también el tamaño tremebundo de mi barriga. Y no. No estoy a punto de parir, ni llevo gemelos. Solo es que una es de echar barriga en modo pepino torpedo. ¡Que le vamos a hacer!

Segunda visita a urgencias del embarazo

Sobre la semana 18 llegó el segundo susto. Fue un lunes, justo después del fin de semana de fallas. Habíamos estado pasando unos días en Barcelona por un congreso al que asistí y descasar, lo que se dice descansar, descansamos poco. Volvimos un domingo y, aprovechando que el Papá el lunes no trabajaba nos fuimos a un centro comercial y comimos fuera. Otro día de no parar. Una vez ya en casa me empecé a encontrar mal. Me notaba floja y congestionada. Así que me acosté. Dos horas después me desperté para ir al baño y, al sentarme en el váter, solo tuve tiempo de llamar a mi marido antes de tirarme al suelo y perder el conocimiento.

Obviamente, hasta el momento de despertar todo está en blanco para mi. Cuando abrí los ojos la mala cara de mi marido valió mas que mil palabras. Menos mal que lo tengo entrenado en el tema. Los desmayos son algo habitual en mi. Pero normalmente van asociados a algún momento intenso de dolor o ansiedad. Y de la última vez hacía como 5 o 6 años. Aparte de que nunca me había pasado estando embarazada. Esta vez pasó sin mas, sin ningún motivo aparente, por muchas conjeturas que yo haya podido hacer luego al respecto.

Además, esta vez, por la posición o la propia congestión, estuve a punto de tragarme la lengua. Eso tampoco me había pasado nunca. Comprensible la cara de susto de mi pobre marido, que intentó abrirme la boca como pudo, sin conseguirlo y finalmente me colocó de lado, facilitando la caída de la lengua y la entrada del aire. El que se desmaya no se entera de nada, pero el que lo vive desde fuera lo pasa fatal…

Cuando me recuperé un poco, llamamos a mis suegros para que se quedaran con Valkiria (a la que por suerte le pilló todo dormida) y nos fuimos a urgencias.

Aquella noche había overbooking de preñadas, así que la cosa fue para largo. Cuando me vieron, me hicieron un chequeo rutinario, una eco para asegurar el bienestar de la criatura y una analítica. Tres horas después estábamos de vuelta a casa sin mas diagnostico que sincope vasovagal y derivación a cardiología y neurología.

Como os comentaba, esto me lleva pasando desde la primera vez que me bajó la regla, siempre unido a momentos de dolor, pero nunca me ha visto un médico al respecto. Lo que si tengo son antecedentes familiares. A mi madre y a un hermano suyo también les ha pasado durante toda su vida.

Cuando fui al cardiólogo, un mes después, no encontró nada raro y simplemente me dijo que tengo cierta predisposición a que me pasen estos sincopes y tengo que vivir con ellos. Nada que no hiciera ya.

Por suerte, el resto del trimestre ha transcurrido sin mas visitas al hospital. Se han repetido un par de episodios de estar al borde del desmayo, por culpa también de los problemas intestinales que si que estoy teniendo durante todo el embarazo. Pero he podido controlarlo antes de desmayarme. Estoy modificando ciertos hábitos en mi dieta para intentar regular mi transito intestinal. A ver si eso ayuda. Y espero no tener mas sustos por el estilo.

¿Como os encontrabais en el segundo trimestre de vuestros embarazos?

¿Notasteis diferencias considerables?

 

Vestidos de fiesta para embarazadas

No se a vosotras, pero a mi, de toda la vida, me ha encantado comprarme vestidos de fiesta. Supongo que porque tampoco han sido muchas las veces que los he podido utilizar, mas allá de nocheviejas, la graduación y alguna boda. Curiosamente, no es que a mi alrededor abunden las bodas. Pero da la casualidad de que, tanto en mi anterior embarazo, como en este, me coincide que tengo boda con el embarazo. Con la diferencia, eso si, del mes en el que me encuentro. Hace 4 años acabé usando vestidos normales de corte imperio y falda con mucho vuelo. Esta vez, sin embargo, tendré que recurrir a un vestido de fiesta especial para embarazadas. Porque sino, me temo que corro el peligro de que no me entre la barriga.

Llevo meses (y no os exagero…) haciendo investigación por redes. No tengo intención de comprarme el vestido hasta unas semanas antes de la boda. Pero mientras voy mirando y guardando todo aquello que veo. Tanto material he sacado que he decidido compartirlo con vosotras. Seguro que alguna estáis en mi misma situación y os puede ser de ayuda (así no sentiré que he perdido horas y horas de mi vida buscando vestidos, jejeje)

Empezaré con las marcas que hacen vestidos de maternidad:

Mamalicious

Esta tienda se dedica exclusivamente a ropa para antes y después del embarazo. Tienen mucho surtido y los precios no son escandalosos. Lo único es que he encontrado más vestido corto que largo. Y yo en principio lo prefiero largo… Pero como no descarto al final saltarme el protocolo y lanzarme al corto, pues los pongo todos.

vestidos-fiesta-premama

vestidos-fiesta-premama

Tiffany Rose

Esta tienda inglesa ha sido uno de los descubrimientos de mi búsqueda. Cierto es que los precios se suben bastante en algunos modelos. Pero tienen una variedad inmensa y muchos modelos en oferta. Sin duda merece la pena echar un vistazo.

vestidos-fiesta-premama vestidos-fiesta-premama

Alia – El Corte Inglés 

Esta es la marca de ropa premamá que pertenece a El Corte Inglés. Yo los vaqueros de este embarazo me los compré ahí en rebajas, estaban super bien de precio. En cuanto a ropa de fiesta no tienen mucha variedad, pero lo que tienen es bonito y a un precio asequible.

vestidos-fiesta-premama

Envie de Fraise

Esta tienda de nombre un tanto raro es la que antes era Mi ropa premamá. No es que tengan mucha variedad de vestidos para ocasiones especiales, y los que tienen son modelos bastante sencillos. Pero yo tampoco busco algo muy recargado. Quizá la pega es que los veo un poco caros para lo sencillos que son.

vestidos-fiesta-premama

Asos

En esta página encontraréis una gran variedad de vestidos de fiesta premamá. Algunos de su propia firma y otros de otras. Los precios están muy bien y hay un poco para todos los gustos.

vestidos-fiesta-premama vestidos-fiesta-premama

Zalando

Con esta página pasa lo mismo que con la anterior. Lo bueno es que tienen gran variedad, tanto de modelos como de precios y siempre podrás encontrar uno que se ajuste a tus necesidades.

vestidos-fiesta-premamavestidos-fiesta-premama

H&M

Una de las marcas reinas de la moda low cost. Tienen una linea especial premamá, que creo que muchas de nosotras habremos usado. Los diseños que tienen son bastante sencillos y los precios para todos los bolsillos. Con los complementos adecuados podéis tener el look perfecto por muy poco dinero.

vestidos-fiesta-premamavestidos-fiesta-premama

La Redoute

Esta conocida tienda de venta por catálogo también tiene linea especial premamá. En cuanto a vestidos de fiesta no tienen mucho, tan solo he encontrado uno que me dijera algo, sobretodo porque el color mostaza me encanta.

vestidos-fiesta-premama

Vestidos que sin ser premamá podrían servir (dependiendo del tamaño de la barriga):

Dorothy Perkins

Otra marca inglesa que tiene un catalogo muy amplio. No son vestidos premamá, pero cogiendo el corte adecuado, que suele ser el que queda debajo del pecho y con una falda con bastante vuelo, podrían servir para ir ideal a cualquier evento.

vestidos-fiesta-premama

Mango

Me ha sorprendido mucho ver la cantidad de vestidos que creo que podrían acoplar a una embarazada en una tienda como Mango. No se si hay que dar las gracias a la moda oversize o a la languidez que parece estar de moda. El caso es que hay mas de lo que pensaba para poder probar y, quien sabe, llevarse el vestido ganador a casa.

vestidos-fiesta-premama

Poete

Aquí no he encontrado tantos como en la anterior, pero los que he encontrado me han parecido preciosos. Soy fan del rollo helénico, jejejeje Eso si, los precios son bastante elevados.

vestidos-fiesta-premama

Zara

Yo la verdad es que no suelo comprar mucho en Zara. Me refiero a ropa para mi. No le acabo de encontrar el punto. Pero algo hay. Quizá para bodas con un aire más casual, aunque con los complementos adecuados todo gana mucho.

vestidos-fiesta-premama

Hasta aquí lo que he encontrado en mi investigación. Seguramente no está todo lo que hay, pero si que hay mucho y muy bonito entre lo que poder elegir. Espero que, si estáis en la misma tesitura que yo, encontréis EL VESTIDO (así, con mayúsculas…). Y si conocéis alguna otra página donde poder mirar, ¡admito sugerencias!

¿Que os parece la selección de vestidos de fiesta para embarazadas?

¿Fuisteis a alguna boda con bombo?