Y la guardería acabó

Parece que fue ayer cuando buscábamos guardería desesperadamente, pero ya hace mas de un año de aquello y 9 meses desde el primer día de clase de Valkiria. Pasamos el periodo de adaptación, los primeros días comiendo en el comedor, las siestas en la guarde, las primeras heridas de batalla (arañazos, bocados y demás), los festivales de navidad, fallas, carnaval…, los cumples de los compañeros, etc… ¡Este año ha dado para mucho!

Haciendo balance global de lo que esta experiencia en la guardería ha supuesto para ella, creo que las cosas positivas superan con creces a las negativas. Además, estoy 100% satisfecha con la elección de guardería que hicimos. Teníamos muy buenas referencias y no nos han decepcionado.  Esta claro que siempre habrá alguna cosa que no acabe de gustar o que tu no habrías gestionado de esa manera. Pero hay que saber confiar en las manos de las profesionales en las que dejas a tus hijos.

Valkiria entro deseosa de relacionarse con otros niños de su edad, mas allá de lo que podía hacer en los parques, y aunque al principio la relación con los niños de su misma clase fue desigual, por aquello de que con muchos de ellos se llevaba entre 6 y 10 meses y a esas edades eso es un abismo evolutivo, con el paso del tiempo ha aprendido a relacionarse, ¡y a defenderse!  Mucha de la relación que establecen los niños tan pequeños es batallando. Que si te quito el juguete, que si me das un empujón, te lo devuelvo, lloramos los dos y a los cinco minutos estamos otra vez jugando como si tal cosa. Ahora son una piña, ¡justo ahora que todo acaba!

guardería-maternidad-como-puedas

La semana pasada empezamos la fase de despedidas con la ceremonia de graduación, ¡Estaba muy graciosa! Eso si, se paso la tarde levantándose el vestido hasta los sobacos… ¡Ay madre!

Ella pasó un periodo de adaptación realmente corto y siempre ha ido muy contenta a la guardería. Adoraba a su seño y a pesar de que dentro de unos años ella no recordará nada de los vivido allí, yo le contaré lo mucho que le gustó ir a su cole y juntas podremos ver la cantidad de fotos que tenemos de aquellos días.

Yo, a nivel personal, también me llevo a grandes personas de nuestro paso por la guarde. Es curioso como unen las tardes de parque, hasta conseguir que yo, una hater declarada del parque, disfrutara de ellas al no estar sola. De allí me quedo con mis Supermamis, ¡sois las mejores!, a las que sin duda seguiré viendo el año que viene, aunque nuestros hijos ya no compartan guardería. Ellos han hecho grupete, se entienden super bien a su manera y para Valkiria son sus primeros amigos, así que por nada del mundo quiero que eso se pierda.

guardería-maternidad-como-puedas

Y acabamos las despedidas con el festival de fin de curso, en que que bailaron un remix de Grease. Aquí Valkiria con su pose inicial, ¡lista para darlo todo!

¡Ya veis! A mi que tanta pena me daba al principio dejarla en la guardería, sé que si tengo otro hijo también lo llevaré y será a la misma guardería. Porque aunque esto no lo vayáis a leer nunca, tengo que deciros que sois unas grandes profesionales, que se os nota que adoráis vuestro trabajo y os desvivís por cada uno de los niños. Esas cosas se ven. Se sienten. Por eso os doy las gracias, de corazón, gracias por todos los logros que hemos conseguido trabajando en equipo, vosotras con nosotros. Gracias por ayudarnos con la alimentación complementaria, con las rabietas, con la operación pañal… Sin vosotras lo hubiéramos conseguido igual, pero hubiera sido infinitamente mas complicado.

Por todo eso ha merecido la pena soportar los achaques de los virus estomacales, los mocos traidores y las toses inhumanas. ¡Que tampoco han sido tantos! En eso también hemos tenido suerte.

Y aunque aun nos queda el mes de Julio, a modo de escuela de verano, ya no estarán todos ni será lo mismo. Una etapa se cierra para dar paso a una nueva. La vida va de eso, de abrir y cerrar etapas, pero permitidme que estos días esté un poco triste por la etapa que dejamos atrás, a la par que ilusionada por la nueva que empezaremos en septiembre. Y la vida sigue…

¿Como fue el paso de vuestros peques por la guardería?

Si volvierais atrás, ¿Los volveríais a llevar?

 

487C1B3E76F063B9F02F088CFD651C17

Ideas de regalo para profesoras de guardería

El final de curso se acerca, lo tenemos a la vuelta de la esquina, así que hay que empezar a buscar que regalo les podemos hacer a las Seños de nuestros peques, esas personas que pasan casi más tiempo entre semana con ellos que nosotros mismos y a las que los peques llegan a querer con devoción (la mayoría de las veces). En el grupo de Whatsapp de la guarde de Valkiria ya llevamos unas semanas tratando este tema. Buscábamos un regalo que fuera handmade, hecho por los peques, que tuviera cierta utilidad y que fuera bonito claro. ¡Pues ya tenemos la idea ganadora!

Cuando se trata de niños tan pequeños, del rango de los que van a la guarde, encontrar algo en lo que puedan colaborar ellos se hace realmente difícil porque no les puedes dejar totalmente a su aire, sino aquello se convertiría en un caos. Imaginar 15 niños de entre 2 y 3 años pintando algo en grupo… ¡Apoteósico! Así que si queremos que lo que sea que hagamos tenga un mínimo de coherencia, debemos encontrar pequeñas manualidades que dirigidas por nosotros puedan quedar bien. Ahora os enseñaré unas cuantas ideas para que podáis hacer con ellos y a las profes se les caiga la baba de amor.

Galletas caseras

Vale, me diréis que no es la idea más fácil del mundo quedar con un montón de niños para hacer galletas. Pero si las seños de la guarde pueden hacerlo, ¡nosotros también! Todo es cuestión de voluntad… (y de estomago). Solo hay que encontrar una receta sencilla que poder hacer con ellos y quedar en una casa con una cocina medio amplia. Sino siempre puedes tirar por el camino fácil y meter chocolatinas o golosinas. Luego solo tienes que comprar bolsas de film, que las venden en cualquier tienda de repostería, y diseñas las etiquetas personalizadas. Pero tranquilos, que si no sois muy mañosos con esto, hay miles de diseños descargables de internet.  La foto es del blog “At home with Natalie” y ella misma vende sus diseños en Etsy.

ideas regalo profesoras galletas

Lamina árbol de firmas

Buscando por Pinterest di con esta idea que se usa tanto últimamente en las bodas, pero pensé que siempre se podía adaptar a lo que estaba buscando. Como no, internet me llevó a ver que eso ya se había hecho antes y, de ese modo, pude ver diferentes modos de adaptar esa misma idea. Solo tenéis que o bien buscar una imagen de un árbol sin hojas, o bien dibujarlo directamente vosotros, si sois mañosos con el dibujo. Luego con pintura de dedos o tintas, los peques pueden ir estampando su huella en el dibujo. Y si finalmente lo enmarcáis, será un recuerdo precioso de su paso por la guarde. Las imágenes que podéis ver aquí las saqué de la web La tropa completa, pero el diseño de la lámina, la cual podéis descargar de forma gratuita, es de Lata&Latón.

arbol-firmas-ideas regalo profesoras

Tote bag pintado a mano

Esta idea también me pareció factible y sobretodo útil. Tan solo tenéis que comprar unas bolsas de tela, o tote bag como le llaman ahora, y comprar pintura de tela para poder pintar con los peques. Se trata de hacer flores cuyos petalos serán las manos de los niños. Igual es un regalo que para una sola profesora se quedaría corto, porque no caben mas de seis manos, por muy pequeñitas que sean. Pero en el momento que tengáis que hacer más de una bolsa, ya podrían participar hasta 12 niños en él. Lo mejor sería que nosotros pintaramos el tronco de la flor y luego, llenandoles la mano de pintura, les ayudaramos a estampar su mano para completar la flor. Podéis ver la idea, paso a paso, aquí. Las fotos son cogidas de esa misma web.

ideas regalo profesoras totebag flor

Taza pintada a mano

Esta quizá es la idea más complicada de todas de llevar a buen puerto con niños tan pequeños. Aunque a estas edades ya saben pintar a puntitos, es bastante difícil que quede tan mono como en la foto, que por supuesto no está hecha por niños. La idea y la foto es de la página, Designer Trapped, allí podréis ver el paso a paso. Pero, en realidad, podéis acoplar la idea que más os guste a las tazas, solo necesitáis una taza blanca y rotuladores de cerámica, ¡A crear!

ideas regalo profesoras taza

Cuento personalizado (bonus)

Esto no es un regalo DIY propiamente dicho, pero si que es personalizable, y si no se os da bien el tema de las manualidades, o sencillamente es imposible reunirlos a todos por tema de logistica para hacer cualquiera de estas cosas, siempre es un recurso a tener en cuenta. En, Regala un cuento, podéis hacer este precioso cuento personalizado donde aparecerá tanto la Seño de vuestros peques como todos los niños.

regala-cuento-profesoras

Y hasta aquí las ideas de regalos para profesoras. Nosotros al final haremos un mix de dos de estas ideas. Hemos comprado bolsas tipo tote bag y las estamparemos con un árbol que estoy diseñando, para que luego los niños solo tengan que estampar sus huellas… ¡A ver como nos queda! Ya os lo enseñaré.

¿Le hacéis regalo de fin de curso a las maestras de vuestros hijos?

¿Que idea os gusta más?

 

487C1B3E76F063B9F02F088CFD651C17

 

Comiendo en el comedor del cole

Que lo niños tienen la capacidad infinita de soprendernos creo que cualquiera que sea padre ya lo sabe. Es algo que va innato en ellos. O quizá el problema este en la rigidez que nuestra mente se empeña en tener a veces. Los momentos de ofuscación no ayudan a ver las cosas claras, pero aún así yo siempre intento focalizar en positivo y pensar que todo irá lo mejor posible. Todo esto viene, algunos ya lo sabréis, a raíz de un post que escribí hace unas semanas sobre lo que nos estaba costando que Valkiria comiera sólidos. Como ya no sabíamos que más hacer, optamos por pedir ayuda a las chicas de la guardería y dejarla a comer en el comedor.

No ha pasado ni una semana, hoy es su quinto día comiendo y durmiendo allí la siesta, y no puedo estar mas sorprendida y contenta de como está yendo todo. Mi pequeño yo pesimista me decía desde una esquinita de mi mente: “Ya verás, va a ser un nuevo periodo de adaptación. Será como volver a empezar. Los primeros días serán difíciles“. ¡Y nada mas lejos de la realidad! Desde el primer día la cosa ha ido de maravilla tanto a la hora de comer como a la hora de dormir. A Valkiria le encanta la guardería y sale de clase super feliz, ¡esta niña es una todoterreno!

comiendo-comedor-cole

Hay varias cosas que creo que han ayudado a que esto vaya tan bien:

  • Lo primero es que su adaptación a la guardería fue muy buena, como he dicho, le encanta ir al cole y adora a su señorita. Es más, allí es una niña super solícita que ayuda en todo a su seño y cada día es más autónoma. Para una niña que llevaba dos años solo conmigo día a día, esta genial.
  • Además apliqué algunos de los consejos que os dí para la adaptación a la guardería. Durante toda la semana pasada, cada día le iba explicando que pasaría esta semana, que comería allí con sus amigos y luego dormirían todos juntos. Parece que no pero yo creo que entienden todo y saber que va a pasar le da seguridad.
  • Por último, en su clase tan solo ella y otra niña, curiosamente la que se sienta a su lado, salían a comer a casa. El resto de niños se quedaban todos. Esta niña estaba teniendo una adaptación a la guardería difícil y a estas alturas, dos meses de curso ya, aún lloraba al entrar en clase. Hablaron con la psicopedagoga del centro y les aconsejó que la dejaran a comer. Así que tanto ella como Valkiria han empezado a quedarse a comer a la vez y eso creo que ha sido positivo para ambas. Además ahora puede que se sientan más integradas en clase porque hacen todos lo mismo.

Evidentemente, las cosas van bien, pero eso no quiere decir que Valkiria devore la comida a trozos. Lo importante es que poco a poco van haciendo progresos. Me dicen que come pero más lenta que los demás y cuando le ayudan abre una boquita super pequeña (esa boquita me la conozco yo). Pero al final va comiendo y masticando como el resto. Con lo que no consiguen de momento ni que lo pruebe es con la fruta, pero eso ya era de esperar. Ella y la fruta nunca han tenido buena relación. De todos modos, solo lleva una semana, supongo que con el tiempo la cosa avanzará progresivamente.

A la hora de dormir muy bien. si bien es cierto que un mes antes le cambié el modo de dormir en casa. Antes tenía que ser en la mochila y conseguí que se durmiera solo tumbándome con ella en el sofá. No necesita ni muñeco de apego ni nada. Y por lo visto acaba tan cansada que cae rendida al momento. ¡Una maravilla!

A mi me tiene alucinada porque además parece que se le ha abierto el apetito de repente y se pasa la tarde pidiéndome pan y galletas, que al final le tengo que decir que no, sino me junta la merienda con la cena. Y ya por las noches no me importa darle una papilla de lo que sea, se lo queme muy bien si no esta demasiado cansada.

Bueno, pues hasta aquí los progresos de la peque con la comida en el comedor del cole, en unas semanas os cuento como seguimos.

¿Se quedan vuestros peques al comedor?

 

 

Consejos de padre (27): El ataque de los virus

Después de varias semanas de ausencia por motivos técnicos (ordenador caput/impresora fuera de servicio), vuelven los Consejos de Padre con las viñetas del Papá Cascarrabias. Esta semana tratando un tema de rabiosa actualidad en todos los hogares en los que los peques han empezado la guardería… El ataque de los virus.

Ya hace unas semanas, yo misma les mandé una carta a nuestros queridos virus, pues en casa, desde hace cosa de mes y medio, se han hecho habituales sus visitas y ya hemos tenido de todo. Esta vez, es el Papá Cascarrabias el que nos quiere dar su versión de nuestra situación actual (estamos a tope de mocos, toses y viruses).

Yo no se vosotros, pero por aquí desde que llegó el primero, no han parado de llegar nuevas versiones de virus o simplemente el primero nunca llegó a irse, no lo tengo muy claro. Así mis mocos son perpetuos y la tos de Valkiria se está volviendo crónica. “¡No pasa nada!” – Te dicen algunos – “Eso es normal, así estamos todos”… Y lo triste es que es cierto, así estamos todos, porque esto es casi un circulo vicioso y cuando el primer niño que lo cogió ya está bueno, llega el último, se lo vuelve a contagiar y vuelta a empezar. ¡Así no hay quien se libre de ellos!

Y digo yo, ¿será cosa del otoño, el tiempo loco y el no saber que ponerse?. ¿O la culpa es del efecto guardería donde todos se van pasando los virus de unos a otros (con el consecuente contagio familiar al completo)?  Si os queda hueco para algunos virus, avisad, que a nosotros nos sobran unos cuantos…

¿Como lleváis el cupo de virus por vuestras casas?

¿Habéis notado que os visitan mas a menudo desde que vuestros peques van a la guardería?

consejos-de-padre-ataque-virus

Clases extraescolares, ¿útiles o innecesarias?

Se que quizá es un poco pronto si quiera para plantearse esta pregunta, pues Valkiria apenas tiene dos años y a esta edad la respuesta parece bastante obvia. Pero lo creáis o no, ya hemos tenido nuestra primera experiencia con las llamadas clases extraescolares. Durante el mes pasado hemos estado asistiendo a clases de iniciación a la música. No con ningún afan de convertir a mi hija en una pequeña Mozart, no van por ahí los tiros, sino más como una manera de hacer algo juntas fuera de casa y de nuestra rutina normal de guardería, casa, parque. El resultado… no puedo decir que no me lo esperará, pero aun así teníamos que probarlo.

Fue antes de verano que tuvimos la oportunidad de hacer una clase de prueba y en aquel momento tanto a Valkiria como a nosotros nos encantó, fue muy ameno y divertido y a la niña se la veía disfrutar de la música. Así que no lo dudamos ni un momento y nos apuntamos para empezar en septiembre. Solo era un día a la semana, una clase de unos 45 minutos, así que no nos llevaba demasiado tiempo. El único problema era que el sitio donde lo hacian está bastante lejos de casa y el horario nos pillaba un poco junto para llegar recién salidos de la guardería. Aun así hemos asistido a tres de las cuatro clases, todo lo que los virus nos han permitido.

extracurricular-activities

Valkiria es una niña muy inquieta a la que le cuesta mantener la atención mucho rato en cualquier cosa. Nuestra participación y su colaboración durante las sesiones era desigual. Cuando lo que había que hacer era dar palmas o tocar instrumentos allí estaba ella, en primera fila, pura emoción y puro toqueteo. Pero cuando el ritmo de la clase se relajaba inmediatamente perdía el interés y se iba a buscar otra cosa. Tampoco ayudaba mucho que el sitio en cuestión, al ser una ludoteca, estuviera lleno de juguetes, eso para ella era la perdición. Aunque, para ser sinceros, cuando no estaban los juguetes, eran las sillas pequeñitas o las papeleras, todo menos atender a lo que estábamos haciendo. Eso si, fue gracias a ella que la profe decidió quitar los juguetes de allí.

Por eso y por motivos logísticos, hemos decidido dejar las clases de momento… O eso pensaba yo. Ahora resulta que en nuestra guardería van a dar también clases de música y harán una clase de prueba. Llamarme cansina, pero vamos a probar a ver si el método es el mismo, o si al ser en su guardería con sus compañeros se comporta de otra manera (que no lo creo…).

No creo que las clases extraescolares sean necesarias para niños de tan corta edad. Más bien creo que, desgraciadamente, debido a la falta de conciliación familiar que existe en este país, a muchos padres les son necesarias para poder suplir las horas que faltan desde que el niño acaba el cole hasta que ellos pueden recogerlos. Diferente es cuando el niño ya tiene algunos años más y escoge hacer ciertas actividades porque el quiere. Pero siendo tan pequeños, y lo dice una que con menos de 5 años estuvo apuntada a judo, a ballet y a otras tantas cosas más, se convierte más en una necesidad que en otra cosa.

Aparte, este tema daría para mucho, tampoco creo que sea sano que los niños estén apuntados a miles de clases extraescolares. Los niños son niños y necesitan tiempo libre para jugar o simplemente hacer la croqueta mientras se aburren. Está muy bien que hagan alguna cosa, deporte, idiomas, arte… Pero tendrán muchos años por delante para poder dedicarle a esas actividades y la infancia son solo unos años (cada vez mas cortos…) que deberían ser para, simplemente, ser niños. Que bastante tiempo libre les quitan ya con las montañas de deberes que les mandan. Otra cosa que tampoco se si es ni tan positiva, ni tan necesaria, pero eso ya es otra historia.

¿Están apuntados vuestros hijos a clases extraescolares?

¿Creéis que son útiles o innecesarias?