Consejos de padre (65): vacaciones en el nido

¡Vacaciones! Por aquí Valkiria y yo estamos de vacaciones. Bueno, para ser sinceros, ella está de vacaciones. Yo, como autónoma que trabaja desde casa, hago lo que puedo, cuando puedo. El pater de la familia ya esta contando los días, como el que deshoja una margarita. Este viernes será su último día antes de las vacaciones de verano… Que ya veremos si no empalma con la baja de paternidad. Pero que no se haga muchas ilusiones que aquí estamos en plena fase del nido… ¡Que agobio me está entrando!

Cuando esperábamos a Valkiria fue diferente. Lo teníamos todo preparado mucho antes. Lo fuimos haciendo poco a poco y con mucha tranquilidad. Ahora, a menos de 4 semanas de “El día P” prácticamente no tenemos nada listo. Si me pusiera de parto ahora mismo, esto sería un autentico cáos. ¡Que, por no tener, no tengo ni la bolsa del hospital hecha! Bueno, en realidad esto último es solo culpa mía, no la tengo hecha por pura pereza, pero esta semana me pondré a hacerla sin falta. Eso si, aquí servidora lleva ya un par de semanas en plan demonio de tazmania sacando ropa de la mayor, seleccionando la que podemos usar, lavando, planchando y volviendo a colocar… ¡Que agotamiento!

Pero por lo demás, a día de hoy, aun tenemos mil cosas que hacer. El nido no está listo ni mucho menos… Tenemos que pintar la habitación de Valkiria. Traer y montar la cuna en nuestro cuarto. Y mas de lo mismo con la bañera y con el carro. Lo único que tenemos ya es la silla del coche. ¡Algo es algo!

Así que, aunque el pobre Papá Cascarrabias esté deseando coger vacaciones, poco tiene que ver lo que se supone que son las vacaciones con como vamos a pasar por aquí las siguientes dos semanas. Trabajaremos como pajaritos ocupados para intentar dejarlo todo listo para el gran día. Solo espero que Atreyu no decida hacer acto de presencia antes de tiempo…

¿Preparasteis el nido con mucha antelación?

¿Lo preparasteis igual la primera vez que las siguientes?consejos-padre-nido-vacaciones

Consejos de padre (64): No saben nada…

Parece que los niños pequeños no se enteren de nada. Que están a nuestro alrededor, jugando, a la suya, tranquilamente, sin coscarse de la misa a la media… ¡Que equivocados estamos! Se enteran, ¡y mucho! De mas cosas de las que creemos. El único problema es que lo que pillen lo interpreten bien o mal.

Antiguamente, cuando había niños de por medio, se decía aquello de: “Ssssshhh, que hay ropa tendida” Yo lo oía a menudo de pequeña. Y es que yo, de niña, al igual que nuestra Valkiria, era de las que parece que no están, pero no dejan de tener la antena puesta. Y claro, luego todo lo cascan, y al primero que se les cruza les sueltan de cada una que cágate lorito.

Sin ir mas lejos, el otro día les soltó una de estas en la escuela de verano. Le preguntaron: “Valkiria, ¿por donde va a salir tu hermanito?” A lo que ella, sin pensarlo dos veces, respondió: “Pues por el chocho, ¡por donde va a salir!” Natural, como son los niños. Las cosas son así y no son de otro modo. ¿Porqué explicarle cualquier milonga sin sentido, cuando ellos asimilan las cosas de manera natural? Nosotros, por eso, todas las preguntas que le van surgiendo intentamos explicárselas de la manera mas real posible, adaptándonos a su edad, obviamente. El como ella lo suelte después, ya no es cosa nuestra… No nos hacemos responsables, jejeje

El problema viene cuando, a sus preguntas no existen respuestas sencillas. O al menos no respuestas que podamos adaptar a su edad. Eso ya nos tiene metidos en un embolado del que, de momento, no sabemos muy bien como salir. Pero bueno, os lo contaré con calma en otro post. De momento, seguiremos disfrutando de sus increibles racionamientos lógicos. Porque la lógica de los mas pequeños es, indudablemente, aplastante.

¿Vuestros hijos lo pillan todo o no se enteran de nada?

¿Os han metido en alguna situación embarazosa por ello?

consejos-padre-saben-nada

Consejos de padre (63): Parecidos razonables

La búsqueda de parecidos de una criaturita que esta por nacer no empieza una vez llega a este mundo… ¡Noooooo! La veda queda abierta a partir de la primera ecografía en la que podemos ver que va cogiendo forma humana. Ahí, los mas valientes ya le sacan parecido con mamá, con papá, o consigo mismos (que también los hay…)

Yo, sinceramente, soy malísima en el tema parecidos. Pero no ya en las ecografías, sino cuando ya han nacido. A mi los bebes me parecen… bebes… No es que todos me acrezca iguales, pero me cuesta un mundo sacar similitudes con nadie. Y si alguna vez me aventuro a ello, siempre la cago…

Pero lo de sacar parecidos parece deporte nacional. Empezando por los abuelos, que cada uno barre para su casa, claro esta. Luego están las tías lejanas que clarísimo tienen que el bebé será igualito a ti o tendrá las manos o los pies de la bisabuela del niño… ¡una auténtica locura!

Recuerdo cuando, al publicar la ecografía de las 20 semanas de Valkiria, un amigo me dijo que se veía claramente que tenía mi nariz, porque nuestros perfiles eran iguales… ¿Eing…? Yo, a día de hoy, aun no se si la nariz de mi hija será como la mía o como la de su padre cuando sea mayor. Pero oye, el lo tenía claro cristalino.

Con la ecografía 4D la búsqueda de parecidos va más allá si cabe. Y aunque hay gente como yo, que sigue viendo que, mas o menos, todos parecen iguales. Esta vez no he podido evitar ver cierto parecido entre la que hicimos hace 4 años con su hermana y la de ahora del peque.  Pero bueno, al fin y al cabo, ellos serán hermanos, tampoco seria tan raro que se parecieran…  Ya veremos si sigo pensando lo mismo cuando nazca Atreyu.

¿Sacaron parecidos razonables de vuestros peques antes de nacer?

¿Tenéis alguna anécdota en este sentido?

consejos-padre-parecidos-razonables

Consejos de padre (62): El día de la marmota

Normalmente la protagonista de los Consejos de Padre suele ser Valkiria y sus ocurrencias. Pero me vais a permitir que le robe el protagonismo esta semana porque hay algo que necesito gritar. ¡NO! ¡NO ESTOY A PUNTO DE PARIR! ¡AUN ME QUEDAN CASI 3 MESES! Ofú…¡que alivio! Ahí queda dicho. Y es que, últimamente, mi vida se a convertido en lo más parecido al día de la marmota, aquella genial película de los 90.

La única diferencia es que aquí el tiempo si que sigue pasando y los protagonistas van cambiando. Pero, día tras día, para mi la escena sigue siendo la misma. Y ya me empiezo a cansar de repetirme. He barajado varias opciones. Tatuarme “No, aun no” en la frente. Colgarme un cartel del cuello. O hacerme 7 camisetas iguales, una para cada día, todas con el mismo mensaje que el tatuaje.

Aparte tengo un problema. Bueno dos. Esto del embarazo me ha dejado la mecha muy corta. Vamos que me gasto mas mala leche que de costumbre. Y la segunda es que a mi se me notan las cosas en la cara en seguida. Así que os imaginaréis los caretos de aburrimiento supino que pongo cada vez que escucho la dichosa pregunta. Lo se… La gente no tiene la culpa. ¡Pero no lo puedo evitar!

Vale que el barrigón es enorme. Vale que estemos a las puertas del verano mas caluroso desde 1981 (manda huevos…) pero… ¿es necesario poner esas caras de estupor y compasión cada vez que le contesto a alguien que, hasta finales de agosto, no está prevista la llegada del bebé? Cualquier día acabaré soltando alguna burrada tipo: “¡Si ya voy por el mes 15 de embarazo!” o “¡Es que llevo cuatrillizos!” No se… Solo pare ver que cara ponen y divertirme un ratejo…

En fin, creo que debo de ir practicando la sordera selectiva y hacer como los extranjeros cuando no entienden ni papa de lo que les dices… Asentir y sonreír…consejos-padre-marmota

¿Alguna vez en vuestra vida os habéis sentido viviendo en el día de la marmota?

 

 

Consejos de padre (61): ¡Vamos a jugar!

Que Valkiria nos ha salido muy mandona no es nada nuevo. Ya os lo conté hace unos meses. Pero parece que la cosa esta evolucionando, como un Pokémon, y no precisamente a mejor. Desde fuera puede parecer gracioso (a veces…), pero la realidad es que hay algo importante que tiene que aprender. Y es que, cuando le dice “¡Vamos a jugar!” a otro niño, no tiene que ser siempre a lo que ella diga, ni como ella lo diga.

Que estamos muy de acuerdo en que los niños pasan por esta fase egocéntrica en la que creen que el mundo gira a su alrededor y, por tanto, todo el mundo tiene que bailar al son que ellos toquen. Pero claro, ¡es que todos piensan lo mismo! Aunque no todos lo expresen por igual.

El escenario suele ser el que nos enseña el Papá Cascarrabias en su viñeta. Le tiene que decir a los niños a que jugar y como jugar. Hasta donde tienen que esconderse… Y cuando juega con nosotros no es muy diferente el asunto. Tu eres no se quien, haces no se cuanto, vas a no se donde o te escondes aquí o allí. Juego guiado 100%. Con nosotros pase, para algo somos sus padres. Pero los niños suelen rebelarse, como es normal. ¡Y entonces llega el pollo! Pero pollo pollo… de llorar. Porque no le hacen caso y no hacen lo que ella quiere. ¡Esta niña me ha salido directiva de algo por lo menos!

Intentamos explicarle que no puede ser ella siempre quien decida las cosas, ni obligar a nadie a jugar a nada. Que a los amigos se les sugieren las cosas, no se les imponen. Pero que queréis que os diga, creo que son conceptos muy abstractos para ella todavía. Así que se enfada igualmente, llora, se enfurruña, pero al ratito se le pasa y tan feliz.

De todos modos, tampoco es algo que me preocupe mucho. Este tipo de cosas las acabará aprendiendo, mas tarde o mas temprano, de eso estoy segura.

consejos-padre-jugar

¿Vuestros hijos también suelen querer imponer su manera de jugar?