Leyendo en familia: Esperando

¿Ya sabéis lo que vais a pedir a los Reyes Magos este año? Nosotros si. Paciencia, ¡dos sacos llenos de paciencia! Pero no solo para nosotros como padres. ¡No, no!. También para Valkiria, que de eso anda igual de escasa que nosotros en ocasiones. Por eso, cualquier cosa que nos sirva para trabajar ese concepto con ella es bien recibido. Así que ya os podéis imaginar lo bien que nos vino que desde Boolino nos mandaran este libro llamado “Esperando“.

esperando-leyendo-familia-5

Esperando pertenece a la colección “Álbumes ilustrados” de la Editorial Juventud y está recomendado para niños de 4 a 9 años. Aunque ya os digo yo que la historia es igual de accesible para un niño mas pequeño, porque Valkiria con 3 lo entiende perfectamente. Es un libro de 32 páginas, de un tamaño bastante grande. Las tapas son duras pero las páginas son de papel normal. Tanto la historia como las ilustraciones son del mismo autor, Kevin Henkes. Sigue leyendo…

Consejos de padre (48): Paciencia, ¿Que es?

La paciencia. ¡Santa paciencia! ¡Cuanta falta nos haces a todos y que rápido te vas! La paciencia es una cualidad que algunos desarrollamos mas que otros. Y digo desarrollamos, que no tenemos, porque en realidad la paciencia se puede aprender y se puede entrenar. Por eso resulta tan importante enseñar a nuestros hijos desde pequeños a ser pacientes y no esperar que todo ocurra de inmediato.

Valkiria, como cualquier niño de tres años, es impaciente. Quiere las cosas para ya y, si no es así, se repite incansablemente hasta conseguirlas. Esto, aunque es normal, a veces nos puede sacar un poco de nuestras casillas. Pero como adultos también debemos intentar ser pacientes con ellos y servirles de ejemplo. Reconozco que he leído mucho sobre este tema últimamente. Tanto, que tengo pendiente un post sobre ello. Esto me ha hecho darme cuenta de la cantidad de cosas que podemos hacer para ayudarles en este tema, y también de la cantidad de cosas que estábamos haciendo mal. Como por ejemplo, anticiparle en exceso las cosas.

Anticipar en ciertos aspectos está bien. Te puede servir para que se sientan mas seguros ante algún cambio de situación que esté por venir. Pero no podemos aplicar esto a todo o acabaremos locos perdidos dando explicaciones cada dos minutos, como me pasó a mi con el cumpleaños de Valkiria hace unas semanas.

Le anticipé tanto todo lo que pasaría en su cumpleaños (celebración en el cole, en casa con papá y mamá, fiesta de la patrulla canina, regalos, etc…), que desde una semana antes, cada mañana, lo primero que me preguntaba era: “Mamá, ¿Ya es mi cumple de patrulla canina?” Y claro, ante mi respuesta negativa, ella no entendía nada y acababa poniéndose a llorar. No entendía porqué no podía ser YA. Así fue que llegado el día en cuestión, cuando me preguntó y le dije que si, entre lagrimas me dijo: “Mamá, yo todos los días te decía si era mi cumple y tu decías no. ¡Ahora si que es!” Pobrecita mía. Me dio mucha pena y ahí comprendí que no se le pueden anticipar tanto las cosas a un niño de tres años. Sigue leyendo…