Primera reunión de colegio superada

Pues ya está. ¡Por fin! y también… ¡ya era hora! Ayer tuvimos la reunión previa a inicio del colegio de Valkiria. Que ya casi, casi, se esperan a hacerla el día de antes del inicio escolar, que aquí es el día 8. Así he estado, en vilo, todo el verano y lo que llevamos de septiembre, sin saber ni que comprar ni a que atenerme en este nuevo curso y esta nueva etapa.

reunion-colegio-principio-curso

Pero bueno, dejando mi espera atrás, ya están bastantes cosas claras. O al menos las justas para empezar. Luego, durante este mes, se supone que tendremos una reunión individual con la maestra. De momento, las cosas empezarán así:

  • Periodo de adaptación: Esto cada centro lo lleva de una manera. En nuestro caso, irán entrando de 4 en 4 hasta completar los 23 niños que hay en la clase. Eso quiere decir que, desde el jueves 8, hasta el jueves 15, irán entrando niños. Ya el viernes 16 será el primer día que estén todos juntos. ¡Ah! y mientras dure el periodo de adaptación solo irán 2 horas cada día, de 10 a 12. También podremos entrar con ellos hasta clase, pero intentando paulatinamente acompañarlos cada día un poco menos. En octubre ya no nos dejarán entrar hasta allí. Nosotros el año pasado en la guardería lo hicimos de un modo totalmente diferente, mas a bocajarro, la verdad. Y, aun no se si eso es mejor o peor. Pero lo de ahora quizá me parece que sea un poco estirar el chicle. Ya veremos como lo lleva Valkiria llegado el momento.
  • Horarios: Esto es el despiporre padre. Se entra a las 8:45 cada día, peeeeeeero… si el niño no se queda a comedor, 3 días sale a las 12:15 y los otros 2 a la 1 y luego hay que llevarlos a las 3:15 y recogerlos a las 4:45. Los viernes por la tarde no hay clase. Si me lío con solo escribirlo, entenderéis que esto ha generado bastante confusión entre los padres asistentes. Por suerte para mi, Valkiria irá al comedor, así menos lío para mi y menos trastorno para ella.
  • Comedor: Los menús son variados y aunque han dicho que no obligarán a ningún niño a comer, también han dicho que intentarán que al menos prueben de cada cosa que haya. Con mi hija las van a pasar canutas, ya os lo digo yo, pero bueno, no perderemos la esperanza. Igual hasta prueba algo nuevo.
  • Extraescolares: Cuando fui a la jornada de puertas abiertas me pareció buena idea que la niña fuera a expresión corporal dos días a medio día. Pero ahora, pensándolo bien, creo que pasaremos de extraescolares. Primero porque ya bastante tiene la chiquilla con adaptarse a todo: nuevo lugar, nueva seño, nuevos compañeros, nuevos horarios… Segundo porque eso supondría que dos días comería una hora mas tarde y mi hija es reaaaaalmente lenta comiendo, así que eso la dejaría sin siesta. Y último, porque no creo que sea necesario que la niña tenga extraescolares con solo 3 años. Va a disfrutar igual jugando a sus anchas. Lo de apuntarla a inglés por las tardes, que es la otra opción, también lo descartamos. Ya tendrá años para aprender ingles.
  • Uniformes: En principio en este colegio no llevan uniforme. Eso si, tienen chándal de invierno y de verano. Y es necesario tener al menos uno para las horas de gimnasia y las excursiones fuera del centro. Por lo demás la maestra nos ha recomendado que los mandemos con calzado y ropa cómoda que ellos sean capaces de ponerse y quitarse para ir al baño. Hay que fomentar su autonomía.
  • Almuerzos: No nos han prohibido nada (hay centros en los que he oído que si se hace), pero si nos han recomendado que prescindamos de la bollería industrial. Nada fuera del sentido común. Además, se supone que, mas adelante, los viernes será el día de la fruta… ejem… el día de los plátanos para nosotros.
  • Accesorios: Nada de mochila, según ellos no les hace falta. No llevan agenda, nos comunicaremos a través de notitas que hay que meter en la bolsa del almuerzo. Esto si que me parece un atraso. Lo de tener una agenda facilita mucho el seguimiento diario del niño, aunque entiendo que no es lo mismo tener 15 niños que 23 para ir apuntando agenda por agenda. Así que, menos mal que no me lancé a comprar la mochila porque me la hubiera comido con patatas. ¡Con la ilusión que me hacía comprarle a Valkiria una mochila nueva de Skiphop! Por lo demás, solo tienen que llevar el saquito con las mudas y el saquito del almuerzo, a poder ser ambos iguales. Aparte de un vaso con asa que deberá quedarse en el colegio.

Y hasta aquí las novedades. La reunión ha sido larga y ha dado para mucho, pero estas son las cosas que más han llamado mi atención. A Valkiria le ha tocado empezar el lunes que viene (menos mal, si le llega a tocar el jueves 15 me da un parreque), así que aun nos quedan unos días de “vacaciones y descontrol”.

¿Como fue vuestra reunión pre colegio?

¿Vuestras normas se parecen a estas?

 

487C1B3E76F063B9F02F088CFD651C17

Consejos para afrontar el periodo de adaptación

Durante la crianza de nuestros hijos nos enfrentaremos a muchas primeras veces, unas fáciles y otras difíciles, dulces y amargas, pero todas ellas forman parte del curso natural de la vida y solo son señal de que nuestro bebé va creciendo. La primera vez que se sienta solito, las primeras papillas, la primera vez que duerme en su habitación, el primer día de guardería, etc… Todas esas primeras veces suponen un cambio en su rutina y en muchas ocasiones el fin de otra etapa. Y en todas ellas será necesario un periodo de adaptación. El cómo lo lleve el niño dependerá en gran medida de cómo lo afronten y que actitud tengan los padres hacia dicho cambio.

Como ya sabéis hace una semana que Valkiria empezó la escuela infantil y en ese tiempo ya hemos vivido un poco de todo, bueno y malo. Además, tuvimos la suerte de poder asistir a la escuela de padres sobre adaptación que nos dio la psicopedagoga del centro y fue tan interesante que sentía que debía compartir parte de esa charla con vosotros, para todos los que como nosotros estéis pasando por ese periodo de adaptación.

Lo más importante durante este periodo de adaptación es tener paciencia, respetar el ritmo del niño e intentar empatizar con él, pero tomando actitudes que le ayuden a que esa adaptación vaya cada día un poquito mejor.

¿Qué siente nuestro hijo los primeros días de guardería?

Pues aunque pueda resultar duro admitir esto, los niños principalmente se sienten abandonados. A esto lo acompañan sentimientos de miedo, incertidumbre, inseguridad, etc… Tenemos que darnos cuenta de que por mucho apego seguro que tenga nuestro hijo, si esta es la primera vez que se separa de vosotros, todos esos sentimientos entraran en juego y será completamente normal y lógico.

Si lo dejáis muy bebé, antes de los 8 meses, lo mas seguro será que no llore porque los niños no desarrollan el miedo a la separación hasta los 8 meses (entre los 8 y los 14 meses); pero si como nosotros los dejáis ya mas mayorcitos vivirán esta situación con cierta angustia. Hay quien dice que si los llevas ya tan mayores, el último año de primer ciclo de infantil, se adaptan y lo llevan peor, pero yo sinceramente discrepo. Creo que como en muchas otras cosas, dependerá del carácter del niño y su maduración a nivel emocional más que de los meses que tenga.

¿Cómo podemos ayudarles a pasar por este periodo de adaptación?

Hay muchas maneras de ayudar a nuestros hijos en esta fase como veremos a continuación. Para empezar estando seguros de la decisión que hemos tomado, el niño en ningún momento debe de vernos dudar, ni debe ver que nosotros lo pasamos mal por dejarlos allí porque si no reforzaríamos ese sentimiento de miedo en ellos. Además debemos desterrar la culpa de nuestra mente. Hay muchos padres que se sienten culpables de tener que llevar a sus hijos a la guardería y aunque no lo creamos los niños también perciben esas cosas y pueden llegar a utilizar ese sentimiento nuestro para conseguir que no les dejemos allí.

Cosas que podemos hacer para ayudarles en el periodo de adaptación

Son muchas las cosas que podemos hacer para intentar ayudarles en este proceso, pequeños hábitos saludables que harán que la situación mejore día a día:

  • Es conveniente que el niño conozca el centro antes del primer día de clase, así el lugar no será del todo extraño para él.
  • Desde unas semanas antes podéis empezar a hablarle de la guardería, de como será esta nueva rutina familiar y las cosas tan divertidas que hará allí. Todo debe enfocarse de manera positiva.
  • Siempre y esto es inamovible hay que despedirse del niño, eso si, la despedida debe ser corta, con un mensaje directo y positivo que el niño entienda y le calme, algo como: “Cariño, te quedas aquí a pasártelo bien, mamá vendrá a por ti a la hora de comer. Te quiero” – un beso y adiós.
  • Además es conveniente que los niños entren por su propio pie al centro, o si se empeñan en que los llevéis en brazos, o son muy pequeños, que seáis vosotros los que hagáis el gesto de entregar al niño.
  • También puede ser positivo para ellos que los hagáis participes de los preparativos para el clase: ir a comprar la mochila, el babi, la bolsa de la merienda, etc… siempre que ellos quieran participar claro.
  • Debemos mantener una constancia a la hora de llevarles al cole, no es bueno para ellos que en pleno periodo de adaptación pensemos que por un día que no lo llevemos no pasa nada. Si no es porque están malitos y tienen que quedarse en casa, no debemos romper la rutina que estamos estableciendo.
  • Lo mismo pasa con la hora de dejarlos y recogerlos. Los niños asimilan muy pronto los horarios y eso les da estabilidad y seguridad. Si cada día le llevamos a una hora y le recogemos a otra el niño nunca sabrá a que atenerse.
  • También sería conveniente que durante ese periodo de adaptación fueran los padres los que lleven y recojan al niño del centro, pero como eso no siempre es posible, al menos si debería ser siempre la misma persona.
  • Hay niños a los que les funciona llevar lo que se llama un objeto de transición: una mantita, un dudu, un peluche… cualquier cosa que les haga sentir seguros, siempre que el niño lo reclame.
  • Y por último, a la salida esta bien interesarse por que han hecho ese día, pero muchas veces los niños no cuentan demasiado. Es mejor no agobiarlos a preguntas y dejar que sean ellos los que nos cuenten lo que nos quieran contar cuando se sientan con ganas de hacerlo.

consejos-periodo-adaptación

Cosas que debemos intentar evitar en la medida de lo posible

Hay una serie de cosas que si tendríamos que evitar hacer durante este periodo:

  • Entiendo que a muchos padres les cuesta más casi que a sus propios hijos el momento de la separación durante esos primeros días, pero creerme si os digo que una despedida llena de drama y lágrimas por vuestra parte no va a ayudar en nada a vuestro hijo. El bastante tiene con entender que esta pasando, si os ve llorar o con cara de preocupados entenderá que lo estáis dejando allí en contra de vuestra voluntad y lo que es peor, que es un sitio malo y por eso lloráis. Ellos no distinguen si lloráis de pena, de miedo o de alegría, así que lo mejor es que no os vean llorar. Luego en casa cada uno que haga lo que quiera. Yo fui la primera a la que se le saltaron las lágrimas, pero no delante de Valkiria, yo soy su pilar y debo ser fuerte para que ella este bien.
  • Que nos arranque la profesora al niño de los brazos. Esto no solo es desagradable para el niño y para los padres, sino también para la pobre maestra que participa de ese momento de drama familiar. No podemos ponerlas a ellas en la tesitura de ser las malas de la película, así que debemos intentar ser nosotros los que entreguemos al niño.
  • Sentir culpa o inseguridad, como he dicho al principio son sentimientos que debemos desterrar de nuestra cabeza. El periodo de adaptación es duro pero debemos ser firmes en nuestra decisión, siendo conscientes de que es lo mejor para todos y será positivo para toda la familia.
  • Nunca debemos intentar compensar esos malos ratos del periodo de adaptación con regalos o chucherías. Los niños deben acostumbrarse a que eso es su nueva rutina, algo normal, así como mama y papa van a trabajar, ellos van al cole. Si siempre que vamos a por ellos les llevamos un regalo lo tomarán como norma. Existen otro tipo de refuerzos positivos que ayudarán mas al niño que los regalos materiales.
  • Lo más importante, NUNCA y cuando digo nunca es bajo ningún concepto os vayáis de la guardería sin despediros de ellos aprovechando que están despistados o entretenidos. Eso es egoísta por vuestra parte y desconsiderado con ellos. Vosotros os vais bien porque no los veis llorar pero ellos, cuando se dan cuenta de que no estáis, no entienden nada y así solo reforzaréis el sentimiento de abandono.

cosas-evitar-periodo-adaptacion-guarderia

Con todos estos consejos conseguiréis que este periodo de adaptación sea lo mas suave posible para todos. Habrá niños a los que les cueste más y niños a los que les cueste menos, esto es como cualquier otra cosa, cada uno lleva su ritmo, pero al final todos se adaptan. Nosotros llevamos poco más de una semana y haciendo todas estas cosas parece que Valkiria ya empieza a sentirse a gusto yendo a la guardería. Hemos dejado los llantos atrás y todos estamos asimilando esta nueva rutina. Al fin y al cabo, la vida no dejan de ser constantes cambios.

¿Como lleváis el periodo de adaptación?

¿Añadiríais algo más?