Consejos de padre (50): Pedir por pedir

¿Recordáis ese momento, cuando erais pequeños, en el que un catalogo de juguetes caía en vuestras manos y os volvíais locos pidiendo sin parar? Pues ese momento ya ha llegado a nuestra casa. ¡Atémonos los machos! Valkiria ya ha entrado en la fase pedir por pedir, así, modo metralleta. O como diría mi madre: “¡Niña que te ha hecho la boca un fraile!” (Se ve que estos pedir pedían mucho…).

Pero es que eso hacía mucha ilusión, y esta vida sin ilusión no sería igual. Ahora, con 3 años, el binomio Papá Noel/Reyes Magos ya está mas que asimilado. ¿Que hay que haga mas ilusión a un niño que las navidades? La magia de recibir regalos de esos seres que nos observan y todo lo pueden… ¿O no?

Pues hombre… como en todo, esto es algo que en cada casa se afrontará de una manera. Ella por pedir, puede pedir. Es más, esta bien que pida porque así los Reyes tienen orientación para realizar sus compras. Pero también nos gustaría transmitirle que no le pueden traer todo lo que pide, que hay muchos otros niños en el mundo a los que también tienen que hacerles regalos.

Se que conforme se vaya haciendo mayor este argumento irá perdiendo fuerza, cuando entren en juego las comparativas de lo que le han traído a cada uno en el cole. Pero yo no recuerdo que aquello me afectara mucho la verdad. Y si que creo que es importante no fomentar en exceso el consumismo exagerado. Esa sensación de necesitar siempre mas y mas grande.  Sigue leyendo…

La magia de los Reyes

Ahora que ya estamos en plena fase de resaca post navideña y consiguiente cuesta de enero, toca hacer balance de lo que ha sido esta recta final de las navidades. Si la semana pasada os contaba como habían sido la nochebuena y la nochevieja este año, hoy vengo a contaros como fue la víspera y el día de Reyes.

El día 5 llevamos a Valkiria a la guardería hasta las 3, el Papá también trabajaba hasta esa hora y yo aproveche para ultimar los detalles de esa noche y adecentar un poco la casa. A las 5 nos fuimos hacia el lugar acordado para ver la cabalgata de sus Magestades con los abuelos puñeteros, los suegros y la tata. Llegar hasta allí no fue fácil, tuvimos que dar algo de rodeo, ya se sabe como está la calle esos días y mas esa tarde. Una vez allí la cabalgata empezó puntualmente. Buscamos una zona algo elevada aunque un poco alejada del area de impacto de los caramelos. primero porque Valkiria aun es pequeña para caramelos y segundo para evitar llevarnos un caramelazo en toda la jeta. Pero cuando la niña vio que tiraban caramelos y ella no llegaba a coger ninguno, ¡ay madre! Reconozco que la culpa fue mía que se me ocurrió decirle: “mira, tiran caramelos” Y la pobre entró en frenesí gritando: “yo, yo, yo, a mi, a mi“… El Papá Cascarrabias se fue mas alante con ella, pero aquello era misión imposible, así que volvió donde estábamos. Al final fue la Abuela Puñetera la que se fue a la caza del caramelo perdido y cogió tres: uno de Melchor, uno de Gascap y otro de Baltasar. Y Valkiria mas que contenta con sus “cacamelos”. Se pasó toda la cabalgata con cara de asombro absoluto, creo que ni pestañeaba. Y el pobre Papá acabó con la espalda destrozada de tenerla casi todo el rato en brazos, porque solo quería estar con él y no quería subir a los hombros. ¡El año que viene nos llevamos una escalera! Cuando pasaron los Reyes Magos Valkiria no paraba de llamarlos, decirles adiós y tirarles besos. Yo moría de amor viendola decir: “Babasaaaar, estoy aquiiii, soy yoooo, Valkiriaaaaa“. ¡Emoción en estado puro!

Cuando acabó la cabalgata fuimos a tomar algo y luego nos fuimos a casa. No teníamos muchas esperanzas de que esa noche se acostara a su hora con tantas emociones, pero luego fue llegar, bañarse, cenar y a la cama. Eso si, antes preparamos todo para la llegada de sus magestades. Pusimos los zapatos en la puerta del balcón. Ella sus zapatos de princesa, como le llama ella a unos zapatos dorados con purpurina que tiene. Y mamá y papá también pusimos nuestros zapatos de princesa… que eligió ella. Pusimos tres vasitos con cava (que se note que somos una familia medio catalana) y tres trozos de bizcocho que habíamos hecho al salir de la guardería. Valkiria estuvo un rato repasando que no nos hubieramos dejado nada, iba señalando y diciendo: “Este Mechó, este gaspá y este babasar” y así lo repitió como 7 u 8 veces. Una vez en la cama se durmió sorprendentemente rápido mientras le contaba el cuento de los tres cerditos.dia-reyes-2015-01

Llegarón las 7 de la mañana y el Papá, que ya estaba con un ojo abierto, oyó a Valkiria hacer ruido. Así que se fue a por ella. Asomó la cabeza a su cuarto y ya estaba de pie en medio de la habitación. Cuando le preguntó: “¿Han venido los Reyes?” Valkiria respondió con unos saltitos de emoción. Vinieron a por mi y juntos fuimos al salón. Al abrir la puerta alucinó. Vio todo el tinglado montado y se quedó con la boca abierta, luego dijo: “es graaande“, refiriendose al paquete mas grande de todos. Fuimos a ver si los Reyes se lo habían comido todo y siguió alucinando: “Mamá, todo todo el cococho (bizcocho)”. Fue abriendo sus regalos uno tras otro, hasta que se dejó los dos mas grandes para el final. Abrió el mercado y le encantó. Y luego abrió el patinete, lo que llevaba pidiendo todas las navidades y su cara lo decía todo: “mamá patiiiiiin, patin rosaaaa, monta monta papá“.

IMG_20160106_150041

De ahí nos fuimos a hacer la ronda, primero a casa de los abuelos puñeteros y luego a casa de mis suegros. De cada casa se llevo a la siguiente lo que mas le había gustado. De la nuestra se fue con el patin, de la de mis padres con un vestido de princesa de Frozen y de la de mis suegros con unos muñequitos de Ben y Holly. El resto le gustó mucho también, pero eso creo que fue lo que más ilusión le hizo en el momento.

Me quedo con muchos momentos de estas navidades, muchos gestos, sonrisas, y palabras de su lengua de trapo, pero sin duda estos dos días han sido los más especiales para ella y para nosotros. Porque ya nos gustaba la navidad antes, ahora con Valkiria es como revivir nuestra niñez pero desde el otro lado. Ahora creamos nosotros la magia y como dice el Papá Cascarrabias: “Este año es en el que Valkiria ha empezado a creer en la magia de los Reyes Magos” ¡Y que podamos disfrutarlo muchos años!

¿Como fueron los Reyes para vosotros?

 

487C1B3E76F063B9F02F088CFD651C17

 

Las navidades a los 2 años

Después del mini parón que hemos tenido por el puente de año nuevo, volvemos al blog con este primer post, que no es un Consejo de Padre, pero en el que cuento con una viñeta del Papá Cascarrabias, para que no os olvidéis de el. Así me ayuda a ilustrar como han sido estas navidades con una Valkiria en plenos 2 años, muy diferentes a las del año pasado.

Para empezar, el año pasado Valkiria no iba a la guardería y aun tomaba pecho, dos factores clave en las diferencias con las de este año. Para ella, las vacaciones, a pesar de haber ido casi todos los días a la guarde, han sido un trastorno, aunque se lo haya pasado genial, por aquello de romper con las rutinas y ya no saber ni en que día vive. Además, le suele descolocar mucho ver a su padre por casa por las mañanas, pues habitualmente, él ya no está cuando nosotras nos levantamos.

Empezamos las navidades con el festival de la guarde. Iban todos ventidos de mamá y papá Noel y cantaron un villancico junto a su Seño. Valkiria entre que estaba medio malita y que no le gustan nada las multitudes de gente estaba como fuera de lugar, muy muy pocha y diría que no lo disfrutó demasiado. Vino a visitarlos Papá Noel con su ayudante y no quiso acercarse a él mas que para coger un bastón de caramelo que acabó destrozado en el suelo a la primera de cambio.

Luego llegó la nochebuena, que yo la pase enferma después de dos días de fiebre, así que no estuvimos para mucha fiesta. De hecho, la niña a las 9 menos cuarto ya se quería ir a dormir. Yo me veía levantándome a la mañana siguiente a las 6 de la mañana y me daban los siete males. Así que entre todos conseguimos mantenerla despierta hasta las 11 cantando villancicos y bailando Frozen. Si, la locura de Frozen ya ha llegado a esta casa, tenía que pasar mas tarde o mas temprano, y me da la impresión de que la mitad de las niñas de su clase andan igual de locas que ella todo el día por ahí: “sueltaloooo, sueltaloooooo…“. Se durmió en casa de los abuelos y luego ni se despertó al llevarla a casa un par de horas mas tarde. Al día siguiente Papá Noel había pasado por casa y le había dejado un cuento, un muñequito de Pocoyo y un bebé que llora y le das el biberón, al que ella bautizó como Miguelito y del que ahora no se separa.

Hemos tenido días para todo, aunque hayamos estado rodeados de mocos y viruses. Hemos ido a centros comerciales a rebosar de gente, a montarnos en atracciones navideñas y pasear cogidas de la mano de amigas. Visitamos a Papá Noel y vimos de refilón a Los Reyes Magos. Hemos ido a ver espectáculos de marionetas de los que ha disfrutado el Papá Cascarrabias tanto o mas que Valkiria (de hecho hemos ido dos veces). Y también hemos ido al teatro a ver una obra para bebés, Volcán Azul, que es poesía visual para los más peques. ¡Sin duda hemos estado entretenidos!

Collage-navidades-maternidad-como-puedas

Llegó la nochevieja y nos juntamos todos como cada año en nuestra casa. Nosotros somos de celebrar la nochevieja en familia, aunque aquí en Valencia no haya mucha tradición de ello. A mi sinceramente, salir en nochevieja es algo que me agobia bastante desde mucho antes de ser madre, así que no me supone ningún esfuerzo quedarme en mi casa esa noche. A diferencia que en nochebuena, Valkiria estuvo despierta hasta que no se fue la última persona de casa, que no era ni la 1 de la madrugada. Iba de su cuarto al salón jugando a ratitos sola y a ratitos con nosotros y cuando sacamos el cotillón se lo quiso poner todo todo y ¡venga a darle al matasuegras! Me comí las uvas con ella en brazos, así que no pude entrar el año mejor.

Ahora ya solo queda la recta final. Ella va contando los días que faltan para la llegada de Los Reyes Magos y explicando a diestro y siniestro que ha sido muy buena a la vez que recita todo lo que le ha pedido a sus magestades de oriente. Mañana iremos a ver (o mas bien a intentar ver) la cabalgata y luego ya veremos quien duerme a Valkiria con la emoción que llevará en el cuerpo. Aquí los pajes reales ya lo tienen todo listo para ser entregado, así que esperamos poder acostarnos a una hora decente, que sin duda el día siguiente será largo e intenso.

Viñeta 32

¿Como se os han dado las navidades con los peques?

¿Habéis notado alguna diferencia del año pasado a este año?

 

Papá Noel llegó para quedarse

Otras navidades han llegado y con ellas otra vez el dilema Papá Noel Vs Los Reyes Magos, pero este año la cosa ya ha cambiado. Si el año pasado os contaba que nosotros eramos de Los Reyes Magos de toda la vida y que intentaríamos dejar fuera de nuestras vidas al abuelito barrigudo todo lo que pudiéramos, con el factor guardería todo esto se ha ido al traste y, definitivamente, Papá Noel ha llegado para quedarse.

Sin ir más lejos el pasado lunes tuvimos el festival de navidad en la guarde y ¿de que iban vestidos los niños? pues de Papá y Mamá Noel, aparte de que la guardería esta decorada con un gran Papá Noel gigante en la puerta y les deben de haber hablado de él en más de una ocasión porque, sin nosotros decirle nada a Valkiria, ella lo reconoció en un centro comercial. Nos acercamos a ver si quería pedirle algo y hacerse una foto con él. Al principio no estaba muy convencida, me pongo en su lugar y debe de imponer bastante un señor tan grande con el pelo blanco y vestido de rojo, pero al final se sentó y pudieron hacerle la foto. Papá Noel le dio unos caramelos y ella se fue tan feliz. El resto de la tarde y hasta la hora de dormir se lo pasó diciéndome: “mamá, papa noél ha dado caramelos“.

maternidad-como-puedas-noel-Mi hija es única poniendo caras, ¡mira que sacarle la lengua al fotógrafo!-

(me he estado riendo un rato al ver la foto)

Entiendo que esto es algo que tenía que pasar, es inevitable y casi imposible huir de todo esto, aparte de que tampoco me parece necesario. Solo hay que fijarse en lo siguiente: a ver quien es el listo que encuentra unos Reyes Magos con los que hacerse fotos antes del 26 de diciembre en cualquier centro comercial. ¡No están! ¡Cero patatero! Solo hay Papás Noeles por doquier, mejor o peor caracterizados o mas o menos cutres porque en según que sitios no es ni una persona física. Si tuvieras que negarle a tus hijos la existencia de Papá Noel, mas te valdría irte a vivir a una isla desierta porque, de otro modo, eso es misión imposible.

Pero oye, que si hay que celebrar Papá Noél, ¡pues se celebra!, que como dije con Halloween, en la vida todo lo que sea celebrar y pasarlo bien es bienvenido. Eso si, estableceremos unas pautas. De este modo, Papá Noel, al ser solo uno, traerá solo uno o dos regalos pequeños, que no queremos que se hernie el pobre hombre que está muy mayor. Y los Reyes Magos traerán todo lo demás, que para eso son tres y llevan camellos. Así nos reservamos la ilusión hasta el último momento, como cuando nosotros eramos pequeños.

¿Papá Noel ya se instaló en vuestras casas?

¿Como gestionáis vosotros el binomio Papa Noél vs Reyes Magos?

 

Carta a los Reyes de Valkiria

Un año mas tenemos aquí las navidades y con ellas llega el momento de escribir la carta a los Reyes Magos de Oriente. Como es obvio, los últimos dos años esto fue una tarea exclusivamente nuestra, pero ahora que Valkiria ya ha sobrepasado los 2 años, empieza a ser capaz de decir y elegir lo que quiere, por lo que este año ella nos ha dictado la carta y nosotros la hemos escrito.

En realidad con un niño de dos años es bastante fácil hacer la carta, solo hay que fijarse unos meses antes en lo que más llama su atención o lo que más le motiva a jugar. Para ello nosotros a veces vamos a algunas tiendas de juguetes, de estas en las que lo que predomina suele ser el juguete de madera (vamos porque nos encantan a nosotros, pero ella se lo pasa pipa) y nos damos una vuelta viendo lo que tienen y observando como interactua con cada cosa. De estas excursiones sacamos varias ideas y cuando nos hemos puesto con la carta hemos acertado con todas.

Otra cosa curiosa es como con tan solo dos años ya conocen el termino Reyes Magos y Papá Noel (¡como no!). No creo que entienda su significado, pero si lo más básico que es que se les piden regalos y los traen si eres bueno, aunque esto último tampoco se si lo entiende del todo. Este tema da para largo, así que lo trataré próximamente.

De momento vamos con la carta:

Cocinita de madera

Esto es algo que nos encanta y que teníamos claro que Valkiria acabaría teniendo en un momento u otro. Así que, hace un par de meses, en una visita a Ikea, cuando vimos que la niña se fue corriendo a la cocinita de juguete esta tienda sueca y se paso un buen rato jugando allí, pensamos que ya había llegado el momento de pedirla a los Reyes. No traerán esa en concreto, pero si alguna similar.

61ipply5dHL._SL1000_

Mercado

Esto es un poco complemento a lo anterior y fruto de nuestro interés por reciclar un viejo mueble que teníamos para la televisión. Pero combina con la cocinita y con ello tenemos el area de juego simbólico más que cubierta. ¡Lo que no se es donde meteremos tanto cacharro! Aun no hemos tenido tiempo de ponernos manos a la obra con ello, pero prometo tutorial DIY cuando lo tengamos.

mercados-juguetecollage

Bebé con pelo

Valkiria ya tiene una bebé, de esas blanditas, calva calva, con la que duerme y a la que hace poco bautizó como Lola en honor a la vaca de la canción. Pero desde que a ella le hago pirris (coletitas) para ir a la guardería dice que quiere un bebé con pelo para hacerle pirris, así que otra cosa más para la carta.

61Zka43CtgL._SY355_

Complementos para el bebé

Alguna cosa tipo una cunita, las de madera son muy monas, pero la preferimos plegable por aquello del espacio, modo cuna de viaje. Una trona, una bañera, un orinal o algo de ropa.complementos-bebe-juguete

Pizarra

Una pizarra grandota para poder colgar en su cuarto a su altura y que ella pueda pintar a su antojo. Ya veremos si dentro o fuera de la pizarra.

pizarra_large

Un patinete

No se el tiempo que lleva queriendo un patinete, por lo menos 6 meses, antes si quiera de saber usarlo. Recuerdo que en el parque al que ibámos el año pasado una niña mayor lo llevaba y ella se subía encima, pero ahí se quedaba, quieta como un palo. Ahora ya tiene edad de saber usarlo. El lio viene con el tema del color. Primero lo quería amarillo, luego pasamos a verde y al final dice que lo quiere rosa… espero que no cambie de opinión una vez encargado.

zoom_52f54e2389ea41b4b9bac91059626f4d

Un paraguas

A esto también le tiene echado el ojo desde hace tiempo y puede que ya tenga edad de tener uno y aprender a usarlo. A poder ser de Peppa Pig o Minnie.

$_35

Playmobil 123

De esta serie ya tiene varias cosas, pero puede que caiga algo más. De momento en la carta va el zoo, en cualquiera de sus dos versiones.zoo-playmobil-123

Muñecos Ben y Holly o Tickety Toc

Algo de merchandaising de sus series de televisión preferidas nunca falla.

benyholly-ticketytoc

Libros, puzzles y demás juguetes educativos

Esto es un básico en cualquier wishlist para un niño pequeño bajo nuestro punto de vista. Nosotros hemos pedido varios de la serie de Pepe y Mila y algunos más. Así como puzzles de madera más adecuados a su edad.

collage-libros-puzzles

Y esto es todo, ¡que no es poco! De hecho es más de lo que podemos almacenar, como he dicho antes, no se donde meteremos todo lo que traigan los Reyes Magos.

¿Vuestros peques ya han hecho su carta?

¿Cual es su regalo estrella?