¿Que hago si no le gusta la fruta?

Creo que llevo preguntándome esto en modo bucle desde que Valkiria cumplió los 6 meses y empezamos con la alimentación complementaria. ¿Como consigo que tome fruta? Al principio es relativamente fácil, los bebés suelen poner pocos impedimentos y están mas abiertos a probar alimentos. Pero y luego, que pasa cuando hay que abandonar las papillas y pasar a los trozos. ¿Que pasa si de ningún modo quiere probar nada? Ahora os cuento nuestro caso.

Como yo nunca me atreví con el BLW, empezamos con las frutas trituradas, primero de una en una y luego mezcladas entre si. Se las comía pero ya entonces se veía que no le entusiasmaban. Con el paso del tiempo llegaron los primeros dientes, que tardaron en salir, y la alimentación a trozos, que nos costó lo suyo. Nosotros fuimos ofreciéndole fruta a trozos, pero no había manera de que se comiera ninguna, así que seguimos con los triturados.

fruta-no-gusta-niño

A día de hoy nuestros progresos han sido mínimos y eso que hemos intentado casi de todo. Tan solo se come a bocados el plátano y nos cuesta una eternidad de tiempo y de paciencia. El resto de frutas no es que no le gusten, es que ni hemos conseguido que las pruebe. Ella, aparte del plátano, ha probado la manzana y la pera y no le gustan. Realmente de las frutas son de las mas insipidas, pero no se si será porque esas no le gustan nada o porqué, no encuentro la manera de conseguir que cate mínimamente ninguna otra.

Os cuento lo que hemos intentado hasta ahora sin ningún resultado:

  • Comer fruta delante de ella para enseñar con el ejemplo. Nos ve, sabe lo que comemos, le ofrecemos, pero siempre dice que no.
  • Presentarle la fruta de modos divertidos. Si, le hace gracia, pero de comer nada de nada.
  • Hacer zumo… ¡Nanai!
  • Preparar polos de frutas, ¡tampoco funciona!
  • Jugar con la fruta preparando brochetas de frutas o similar. Esto lo hemos hecho en casa y en el cole, a ver si interactuando con la fruta le daba ganas de probarla. Dice que ¡pá tu tía!

Así que ya veis, poco más se me ocurre para que acceda a comer fruta que no sea triturada. Porque si se la doy triturada se la come. No le entusiasma, pero se la come. De hecho, muchas veces seguimos tirando de tarritos de frutas o frutas de esas que vienen en bolsitas de chupar. No son la solución mas saludable del mundo, por la cantidad de azúcares que tienen, pero al menos así se lo come.

Lo que si tengo claro es lo que no pienso hacer. No pienso obligarla a que lo pruebe porque esa no es la solución y solo conseguiremos el efecto contrario. No pienso convertir cada comida en una batalla, ni chantajearla o amenazarla para que acabe cediendo. Se supone que la comida tiene que ser algo agradable, cualquier comida, da igual si es el desayuno, la merienda o la cena.

Sinceramente me da mucha envidia (sana) cuando veo a esos niños que devoran fruta y les encanta. Yo no creo que viva eso con Valkiria, al menos de momento. Y eso que creí que con la llegada del verano y las frutas veraniegas la cosa cambiaría, pero no, oye, que no quiere probar ni medio cacho de sandia.

Se que tampoco pasa nada si no comen fruta, a ver, entenderme, que de no comer fruta no se van a morir, pero creo que es importante criarlos con una alimentación sana y variada y por ello pienso seguir intentándolo. Pero como he dicho antes, sin forzar. En fin, que le vamos a hacer. Contadme vosotros, a ver si me podéis echar una mano.

¿Les gusta a vuestros peques la fruta?

¿Algún consejo?

487C1B3E76F063B9F02F088CFD651C17

Sello de calidad: Productos Hipp Bio

Esta es el primer sello de calidad de Madresfera en el que participamos, entre otras cosas porque, con la intolerancia de Valkiria, no ha habido antes ninguno al que pudiéramos apuntarnos. Por eso, cuando vi que lanzaban una con productos de la marca Hipp no pude resistirme, pues aparte de ser productos ecológicos, son de las pocas marcas que ha podido probar ella con toda nuestra tranquilidad en cuanto a alérgenos y trazas, pues sus envases son de los mejor etiquetados del mercado.

Esta marca alemana, lleva mas de 50 años dedicada al mundo de la alimentación infantil, preocupándose por cada fase del proceso productivo de sus tarritos, desde el cultivo de sus ingredientes, al proceso de elaboración y posterior envasado. Por eso ellos son los únicos que ofrecen un sello de calidad propio que supera con creces las restricciones legales sobre alimentación europeas.

hipp-biologico

En nuestro lote de productos venía lo siguiente:

  • Un tarrito de verduras y arroz con pollo
  • Un tarrito de Manzana y plátano con galletas
  • Un zumo de plátano y manzana
  • Una botella de agua mineral sin gas multifruta

Sigue leyendo…

Potitos de frutas para bebés aplv/iplv

El día que dimos con el diagnostico de IPLV de Valkiria, un montón de dudas se cernieron sobre nosotros. Yo ya estaba metida de lleno en la dieta de exención de lácteos y derivados, que son muchas, muchísimas cosas las que contienen sustancias derivadas de los lácteos. Pero, una cosa es que se me cuele algo que no puede comer ella y me lo coma yo, con la consecuente cagalera, y otra cosa es que se lo coma ella directamente. Se que en el caso de la intolerancia, al menos en la nuestra, lo que sucede, si toma algo que no debe, suele ser diarrea y malestar de estomago. Unas noches y unos días malos e inquietos. Por suerte, nada que nos lleve a urgencias. Pero aun así, todo lo que pueda hacer para evitarle un mal rato lo hago, esta claro. Por eso, cuando ante la aversión de Valkiria por la fruta natural, probamos con los potitos de frutas preparados, me mire mucho las etiquetas de los productos e incluso mande mails a algunas marcas.

No los hemos probado todos, pero si muchas marcas distintas, así que me gustaría compartir con vosotros nuestra experiencia personal en este tema:

tarritos-Bia

Esta marca, Bia, fue la primera que encontramos y probamos. Aunque el etiquetado esta bastante claro, mandé un mail a atención al cliente para que me aseguraran que no contenía ningún derivado lácteo. En seguida me contestaron asegurandome que no. Así que, libres de dudas nos lanzamos a ellos. La textura es bastante parecida a un triturado normal de frutas, pero quizás el sabor tiene un punto ácido (el típico de la naranja y el limón) que a Valkiria no le acabó de gustar. Lo volvimos a probar meses después y tampoco. Ahora hemos vuelto a comprar otro tarrito de esta marca, que lleva granada, y lo probaremos un día de estos a ver que tal. Sigue leyendo…