Primeras veces: Viajando en tren

Casi no recuerdo la última vez que viajé en tren. Parece mentira porque este ha sido mi medio de transporte favorito y lo usé mucho, pero que mucho durante años. Simplemente no habíamos tenido la necesidad de viajar en tren, pues con el coche todo resulta mucho más fácil, casi siempre. Sobretodo después de ser padres. Mas fácil por temas de logística. Aunque como todo, supongo que habrá quien piense totalmente lo contrario.

El caso es que surgió la oportunidad de asistir a un congreso que me interesaba mucho y, como coincidía con el puente de fallas, decidimos huir todos a Barcelona. Para Valkiria ha sido su primera vez en un tren de larga distancia. Ella estaba muy emocionada. Tanto que la noche anterior apenas durmió 3 horas de la misma emoción. A pesar de sus ganas, yo guardaba cierta duda en torno a como íbamos a pasar por esa nueva experiencia.

Creo que la edad que tiene ya hace mucho más sencillo el tema de “todo lo que hay que llevar”. Ya no es necesario ir con el carro a cuestas, ni con mil accesorios. Con la mochila ergonómica, por si se cansaba en algún momento, era más que suficiente. La parte buena, y a la vez mala, de su edad es que, si bien no pagan billete aun, tampoco tienen derecho a asiento. Y un niño de 3 años y medio ya pesa un poquito bastante… Pero mira, la cosa no solo no fue como yo pensaba, sino mucho mejor.

viajar-tren-niños-renfe– Parece que va dormida pero es puro playback… –

A la ida llevábamos preferente. Salíamos super temprano de Valencia, a las 6:30 de la mañana. Así que el tren iba medio vacío. Eso nos benefició porque el revisor, al vernos, nos propuso cambiar de sitio a una mesa para tres donde la niña podría ir sentada en su propio asiento. Aceptamos encantados, por supuesto. Las cosas de pillar una super oferta en preferente, nos trajeron un pedazo de desayuno continental que me puse fina. Ya os enseñé por instagram mi cara de cansada pero contenta jalando. Y Valkiria estuvo todo el viaje la mar de tranquila. También es cierto que íbamos bien cargados de cositas para ella. Libreta y colores, muñequitos, su desayuno, la tablet con juegos y pelis. Al final las 3 horas y poco de viaje se pasaron super rápido y fuimos muy a gusto.

viajar-tren-niños-renfe

Ayer volvimos a otra hora, con un tren hasta la bandera de gente y en turista. La cosa no podía ser igual que a la ida, no había esa posibilidad. Pero aun así todo fue muy bien. Comimos, vio un rato de peli, jugo otro ratito, pintamos y acabó tumbada en el suelo del tren, a nuestros pies, jugando tranquilamente con un muñeco.

viajar-tren-niños-renfe– Otra vez parece que está durmiendo… ¡pero no! –

Sinceramente, con la niñofobia que hay a veces en los transportes, me preocupaba bastante que molestara al resto de los pasajeros, solo por ser lo que es, una niña pequeña. Pero nos dejó alucinados de lo bien que se portó. Esto no abre una puerta a nuevos viajes, ya sabiendo que lo del tren le gusta y lo lleva genial.

¿Como os fue en vuestro primer viaje en familia en tren?

¿Soléis usar los trenes de larga distancia para viajar?

 

P.D: Perdonad por las fotos porque son de móvil, así que están muy reguleras. Y no son nada Pinterest… jejejeje 😉