Y entonces llegó nuestra Valkiria (I)

El relato de mi parto o «mi día P», no es algo a lo que pueda dedicar una única entrada, así que este será el primero de una serie de posts en los que os contaré como viví ese día tan importante de nuestras vidas, el día en el que nos convertimos en una familia. Mucho antes de pensar siquiera en hacerme un blog, poco tiempo después de haber dado a luz, decidí transcribir como había sido la experiencia, quizá por miedo a olvidarme, con el tiempo, de los detalles. Esta es nuestra historia…

entonces-parto-maternidad(Foto de esa misma tarde, ya con contracciones)

Desde que cumplí la semana 37 de embarazo, estaba en modo cuenta atrás, deseando que la Valkiria decidiera salir cuanto antes, pues yo, entre el bombo gigante y el calor, ya no podía mas. Mi FPP era el 10 de octubre, pero hice todo lo posible para que llegara lo antes posible. Paseitos por la mañana y por la tarde, gimnasia prenatal y amor, mucho amor (que contento estaba el Papá Cascarrabias esos días). Pero la niña no se decidía a salir.

Yo, por si acaso, la iba amenazando con castigarla hasta los 18 sin salir, si tenia la osadía de estar ahí dentro un día mas allá de la fecha limite de entrega. Además, aquí el día 9 de octubre es festivo, y toda mi obsesión era que no naciera en festivo, que en los hospitales la gente esta a medio gas (seguro que en el fondo es una tontería, pero me dio por ahí).

La noche del 8 al 9 ya la pasé extraña, como con dolor de regla y levantandome muchas veces al baño, cada hora u hora y media. El día 9, a pesar de ser festivo, mi marido tuvo que ir a trabajar, así que yo estaba sola y mis padres me propusieron ir a comer fuera. Íbamos a ir a un centro comercial en la otra punta de la ciudad, pero a media mañana mi padre me llamó diciéndome que el coche no arrancaba, que parecía cosa de la batería.

A mi me vino hasta bien porque me levante con dolor de ovarios y estando a un día de salir de cuentas, prefería no irme muy lejos de casa, por si acaso. Mientras comíamos en un sitio a diez minutos andando de casa, le dije a mi padre: «ya seria mala suerte que me pusiera de parto el día que se te ha estropeado el coche» -¡Zas, en toda la boca!- ejem… Bocachancla total.

Después de comer, sobre las cinco, yo me fui a mi casa, y como estaba algo cansada, me acosté a dormir la siesta hasta que llegara mi marido del trabajo. A las seis y veinte me desperté porque me dolía bastante el vientre, fui al baño y se me paso un poco. En cuanto llegó mi marido le pedí que me tocara la barriga, a ver si a el le parecía que estaba especialmente dura. Llamadme tonta, si si, cazurra, yo me tocaba la barriga por los lados, y claro que no estaba tan dura como te dicen. Cuando el Papá Cascarrabias me dijo «toca en el centro» – ¡Vaya si estaba dura! Pues va a ser que esto es una contracción- Es lo que tiene no haber tenido ninguna antes.

Empezamos a controlar los tiempos. Al principio eran cada 45 minutos. Hasta las ocho y media de la tarde, que pasaron a ser cada media hora. De momento eran bastante soportables, así que nos pusimos a hacer la cena, algo ligero, una ensaladita. Las contracciones empezaron durando unos ocho minutos, pero cada vez duraban menos y eran mas intensas. El balón de pilares y las respiraciones aprendidas en las clases pre parto empezaron a hacerme falta para sobrellevarlas. Aun así, friki que es una, ese día era la final de un reality que veíamos » Quien quiere casarse con mi hijo» (guilty pleasure) y ¡por supuesto, no me lo podía perder!

El Papá Cascarrabias se fue a dormir a las once y media, porque al día siguiente «tenia» que ir a trabajar, y yo me quedé a ver terminar el programa. Una hora después, me fui para la cama a intentar dormir, o descansar, pero fue imposible. A la una de la mañana las contracciones ya eran cada 15 minutos. Ahí ya había despertado al Papá sentada en el balón de pilates en mitad del dormitorio, círculos a la derecha, círculos a la izquierda. Él se puso a repasar que todo estuviera listo para ir al hospital, mientras yo trataba de concentrarme en controlar la respiración, ya que quería esperar hasta que las contracciones fueran cada cinco minutos durante al menos una hora para irnos. Quería apurar en casa lo máximo posible.

A las dos de la mañana ya eran cada 3-5 minutos, así que me metí a ducharme. Era gracioso porque las contracciones eran tan puntuales, que él me avisaba cuando quedaba poco para que llegara la siguiente. Yo me acuclillaba en la bañera y respiraba hasta que pasaba.

Ya hacia horas que habíamos avisado a nuestros padres de como estaba la cosa, así que cuando a las tres de la mañana nos fuimos para el hospital, hubo nueva ronda informativa. El camino se me hizo eterno, por aquello de no poder moverme para sobrellevar las contracciones. Por suerte, a pesar de que el hospital queda bastante lejos de casa, como a media hora en coche con trafico normal, al ser de madrugada no había nada de trafico y llegamos en apenas 15 minutos.

-continuará…-

26 Comentarios

  • Lydia - Padres en Pañales at

    Eres igual q tu avatar! Jo fuiste super.puntual en tu fpp. Me has recordado a mi, nosotros veíamos un príncipe oara Corina y fue la.noche de fin de temporada q rompí aguas, eso si yo iba con 5 días d retraso! Bss

    Deja un Comentario
    • Mama Puñetera at

      Siii, jejeje, es que me lo hizo mi hermana que es una crack y supo captar mi esencia, jajaja…
      Y la Valkiria, puntual, puntual, no se yo a quien habrá salido, porque a mi no! jajaja
      Oye, ¿no sera que los realitys tróspidos provocan el parto?
      Besos!

      Deja un Comentario
  • batallitas at

    Yo creo que aun no se lo que es una contracción, en los dos partos rompí la bolsa sin tenerlas y luego ya fueron provocadas por la oxitocina… Lo del coche estropeado era una cosa que a mi me asustaba un poco, eso y quedarme en el ascensor al ir al hospital,jaja. Un bso

    Deja un Comentario
    • Mama Puñetera at

      Yo no lo sabía hasta el mismo día del parto, por eso me costó reconocerlas, jejeje
      A mi me atormentaba pensar en ponerme de parto un día que mi marido estuviera trabajando y mis padres en el pueblo, ya ves! como si ponerse de parto fuera cosa de cinco minutos! jajaja
      Besos

      Deja un Comentario
  • cuchimu at

    Que barrigota! Me quedo esperando la continuación de la historia!

    Deja un Comentario
  • mamablogger1 at

    Que chula la foto con la barriga a punto de estallar!!!! Mi hija mayor estaba tan bien en mi barriguita que tardó casi dos semanas a salir de la FPP. En cambio la peque solo se retrasó 3 días.
    Un abrazo!

    Deja un Comentario
    • Mama Puñetera at

      Literalmente, a punto de estallar!!! jejejeje
      Uf, yo si se llega a quedar dentro otras dos semanas, mando a los GEOS a desalojar! jajaja
      Besos

      Deja un Comentario
  • Piezecitos at

    MAdreeeee! eres igualita que en tu avatar 🙂 Que foto bonita! y que recuerdos de historia! La verdad que mi parto fue rápido y las contracciones fuertes las tuve todas en el hospital… pero me quedo a la espera de tu próxima entrada!! Me has dejado con las ganas de mas!

    Deja un Comentario
  • mamitanita at

    Pero a guapisima! Con contracciones y todo, q máquina!

    Deja un Comentario
  • creciendoconmicachorro at

    que guapa! que emocionante-……….

    Deja un Comentario
  • diasde48horas at

    Estoy deseando leer el siguiente post, me encantan las historias de partos, será porque yo nunca tuve un momento así, lo mío fue una inducción que acabó en cesárea.
    A ver qué nos cuentas en la próxima entrega 🙂

    Deja un Comentario
    • Mama Puñetera at

      La verdad es que cada historia de parto es distinta, a mi también me encanta leer este tipo de posts!
      Muy pronto la siguiente entrega!
      Besos! 😉

      Deja un Comentario
      • Nueve meses y un día después at

        Qué guay! Yo el momento contracciones en casa me lo perdí y mira que me «apetecía». Si quieres cotillear de mi parto llevo tres entradas ya. Jajajaj! Es que fue el parto de la burra. Jejeje.

        Deja un Comentario
  • remorada at

    qué guapa! igualita al avatar pero con BARRIGÓN!!! O_O

    a mí los partos me ponen muy nerviosa, y no he tenido ninguno… no sé cómo podías estar tan tranquila! xD

    Deja un Comentario
    • Mama Puñetera at

      Gracias!!! Barrigón enorme, yo me sentía ballena varada total! Jajaja
      En el avatar tengo barriguita, de esa que aun es adorable, jejeje
      Lo de la tranquilidad no me lo explico ni yo porque soy un manojo de nervios!
      Besos

      Deja un Comentario
  • yderepentesomos3 at

    Jejejeje pero que guapisima!! Yo también tengo foto de justo antes d irnos para el hospital, yo si parí en festivo y la verdad es que fue super bien porque no había ni el tato en el hospital, solo estábamos otra chica y yo de parto. Yo contracciones si tuve de esas de mentirijillas pero que me llevaron a una visita al hospital de novata total! Quedo a la espera de la siguiente entrega!! Besos!

    Deja un Comentario
  • Reloj de madre at

    Yo también me quedo a la espera de la siguiente parte, de momento parece que te lo tomabas con calma y ahora me quedo con la intriga de si seguirás así.

    Deja un Comentario
  • Y entonces llegó nuestra Valkiria (II) | Maternidad como puedas at

    […] Nos habíamos quedado de camino al hospital en la primera parte de este post… […]

    Deja un Comentario
  • Baberos Y Claquetas at

    Que tripaaaa tan bonita!!!! sigo leyendo que me he esperado a que pusieras la segunda parte jeje. Besos.

    Deja un Comentario
  • Y entonces llegó nuestra Valkiria (III) | Maternidad como puedas at

    […] de comenzar el expulsivo. Si os perdisteis las dos primeras partes de este post, las podéis ver aqui y […]

    Deja un Comentario
  • Las etapas del embarazo | Maternidad como puedas at

    […] Dos semanas antes de mi FPP decidí colaborar todo lo posible para desalojarla lo antes posible. Hicimos todo lo que recomiendan. Volví a andar por las noches cuando ya no hacía tanto calor. Incrementamos las relacciones sexuales. Todo menos lo de la comida picante, porque no puedo con el picante. Y parece que funcionó porque el mismo día que salia de cuentas llegó nuestra Valkiria. […]

    Deja un Comentario

¡Los comentarios son bienvenidos!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » Ana Latorre Ortiz.
Finalidad » Gestionar los comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios »Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de MaternidadComoPuedas) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Webempresa. (https://www.webempresa.com/aviso-legal.html).
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: